Inicio » 80grados, Comunicación

Código abierto y beta para manejar la crisis


opensourcefinal

Llevo algunos años trabajando y presentando modelos y estructuras de equipo para desarrollar ideas y convertirlas en proyectos reales, medibles y tangibles. En el nivel teórico no presento nada nuevo ni específico; mayormente, juego con el lenguaje de programación para explicar mi manera de encarar cualquier reto. Los términos que uso constantemente en mi trabajo son “código abierto o fuente abierta” y “beta permanente”.

El código abierto (o fuente abierta) se explica por sí solo. Se califica así (open source) a los programas informáticos que permiten el acceso a su código de programación, lo que facilita modificaciones por parte de otros programadores ajenos a los creadores originales del “software” en cuestión.

“Beta permanente” puede tener distintas definiciones. Dos de las mejores que encontré en línea son de la autoría de Juanco Caba, quien afirma que “beta permanente” puede referirse al estado inmaduro de un proyecto o programa informático, a que está por concluir, a que su funcionamiento no es del todo correcto y que aún puede ser mejorado. Beta permamente supone también la asunción del inconformismo militante, de la mejora continua, de la negación de los estados estáticos y de las metas definitivas. La gran ventaja de la “beta permanente” es que es un fundamento para la mejora, para la experimentación y para la evolución.

¿Cómo se relaciona esta terminología con la situación del país?

Puerto Rico, al igual que cualquier país o proyecto con alguna intención de éxito, tiene que operar dentro de los modelos definidos anteriormente. Hay muchas ideas, iniciativas y talento que se quedan entre un pequeño grupo, ya sea por su necesidad de protagonismo, por diferencias de opinión o porque las fuentes de auspicio obstaculizan la colaboración. Esto es evidente cuando vemos cómo un cambio de gobierno implica, invariablemente, empezar desde cero proyectos muchas veces similares a los iniciados por una administración anterior. El resultado es que nunca serán consumados o que se darán como terminados por fecha de entrega y no porque realmente hayan alcanzado una condición óptima, madura o que hayan resuelto o atendido el problema o necesidad original.

Estas situaciones se dan por una actitud infantil de competencia, ya sea por diferencias ideológicas o por intereses secundarios de quienes “apoyan” la iniciativa. El código abierto no solo se trata de colaboración, sino de utilizar todo aquello que pueda mejorar el producto, incluyendo lo que ya estaba (reutilización) y obviando por completo lo que no aporta, haciendo la estructura más ágil y, por tanto, más eficaz. En otras palabras, lo que no suma no es tomado en cuenta. Así la satisfacción y el crédito es de quienes dan vida a las ideas y no del “arrimao”, el pariente o el jefe de turno que solo quiere hacer relaciones públicas.

El operar en beta permanente es igualmente necesario, sobre todo en un país donde todo se ejecuta sin pensar en un futuro cercano, sin planificación, al menos en el nivel macro. Funcionamos haciendo lo que un programador criollo definiría como “parchos”, sin soluciones a largo plazo y sin la flexibilidad de reaccionar o responder a las necesidades y comportamiento del “usuario” o del ciudadano. El beta permanente supone un estado de constante evolución desde el comienzo. Es una licencia para hacer mejoras en cualquier momento sin la camisa de fuerza de cumplir justa y solamente con lo que se prometió o lo que se “vendió” en el compromiso de horas. El proceso de resolver un problema nos puede presentar tanto otros problemas como otras posibles y nuevas soluciones que solo son bienvenidas si se entiende desde un principio que tanto la estructura como la metodología pueden ser y son maleables.

Actualmente, en Puerto Rico hay muchos grupos que entienden y ponen en práctica estos modelos y terminología con resultados positivos y tangibles. La mayoría de ellos no cuentan, dependen ni están a la espera de ningún tipo de apoyo gubernamental. Hay que aplicar, más que nunca, la actitud de pedir perdón antes que pedir permiso. Tenemos que convertirnos en “hackers” del sistema.

Sin ir más lejos, esta publicación (80grados) es un ejemplo de lo que describo. En el arte tenemos ejemplos como 787 Studios, Hello-Again, Trailer Park Proyects, La Respuesta, Galería Yemayá, 20/20, y muchos otros responsables de eventos como Santurce es Ley, Las Fiestas de la Calle Loíza, La Verbena de la Calle Cerra y todo lo que estos proyectos significan para un área histórica de San Juan. Una zona que ha sido reactivada por estos proyectos, que a diferencia de lo que se estilaba históricamente, son inclusivos, “open source”.

En el “performance”, la comedia, la improvisación y la actuación tenemos tantos o más ejemplos que cuando había una industria de televisión “saludable”. Grupos como Y no había Luz, Agua, Sol y Sereno, Teatro Breve, El Circo Nacional de Puerto Rico y Los Mocosos son solo algunos de los que ponen su talento para hacer proyectos de manera constante dentro y fuera de la isla.

También tenemos las microempresas de agricultura orgánica que se unen para presentar sus productos en mercados que cada vez son más frecuentes, y proyectos admirables como El Departamento de la Comida de Tara Rodríguez y compañía, que hacen posible la distribución de estos productos a la vez que rescatan la costumbre de cocinar como una actividad colectiva, entretenida y en la que se pueden compartir y generar grandes ideas.

Tenemos a nuestra disposición gente muy buena al momento de combinar grupos con ideas e iniciativas similares para hacerlas realidad. Equipos como Seriously Creative, Startups of Puerto Rico y empresas de financiamiento colectivo (“crowdfunding”) como AntRocket, por mencionar algunos, facilitan la colaboración y ofrecen herramientas para guiar, recibir insumo y conectarnos con quienes pueden sumar a nuestras ideas con su ingenio, su entusiamo y su ánimo de exploración.

Todos tenemos ideas y teorías de cómo mejorar las cosas. A veces lo que hace falta es arrancar, escribirlas a ver si nos parece que tienen sentido y compartirlas de manera desprendida y con la mente abierta para recibir sugerencias y opiniones. La parte más difícil es dejarlas salir y explicarlas por primera vez. Nos pone nerviosos que se nos ocurren cosas fuera de nuestra área de peritaje, o que es una variación de algo que ya se ha hecho o se ha tratado.

Las ideas pueden venir de cualquier lugar, y es normal que perdamos mucho tiempo sobreanalizando; al menos ese es mi caso. Así que te invito a que compartas al menos una idea, porque mucho análisis lleva sólo a la parálisis* y nada es 100% original. (*Paul Austin / Made Thought)