Inicio » 80grados, Elecciones 2012, Puerto Rico

¿Deja vu?: apuntes sobre las elecciones del 2012


 

Romero en los años ochenta: el gobierno más terrible que ha conocido Puerto Rico. Hay que tumbarlo pues nos lleva a la destrucción. -Voto útil.

Rosselló en los noventa: el gobierno más terrible que ha conocido Puerto Rico. Hay que tumbarlo pues nos lleva a la destrucción. -Voto útil.

Fortuño 2012: el gobierno más terrible que ha conocido Puerto Rico. Hay que tumbarlo pues nos lleva a la destrucción. -Voto útil.

I.

Sé que toda memoria es selectiva y fragmentaria. Pero parecería que hace falta una elaboración de una memoria crítica de los procesos políticos electorales en la Isla. ¿Por qué algunos sectores que se consideran de “izquierda” (reconociendo la indeterminación actual de este nombre) insisten en continuar una política fracasada que se lleva repitiendo hace décadas, es decir, el llamado “voto útil” o votar por “el menos malo”? Habría que reconocer o al menos reflexionar si el saldo de esta política de siempre votar para “tumbar” al más “malo” ha sido un factor importante (sin dudas hay otros) que ha entorpecido y sigue evitando el desarrollo y fortalecimiento de una alternativa política de izquierda (nuevamente, habría que hilar fino sobre lo que es izquierda, pero igual vale el argumento).

Me parece que la política del “voto útil” ha contribuido decisivamente en estas décadas a la imposibilidad de una alternativa electoral efectiva con un programa social y político de izquierda, con la posible consecuencia de un recrudecimiento de las políticas más conservadoras y el avance de un conservadurismo que se cuela aún más allá de los partidos políticos. Todo esto a falta de fuerzas políticas contundentes que planteen claramente posibilidades distintas y plataformas menos homogéneas que las que se encuentran en los dos partidos de alternancia. Es sorprendente la ausencia de balance crítico de esta ¿táctica? política y la falta de elaboración de una memoria política crítica. Es como si cada cuatro años descubriéramos el fuego o nos inventáramos la rueda. La ahistoricidad parece ser lo que prevalece a la hora de las elecciones. Es difícil argumentar en contra del saldo de esta política de décadas: una “izquierda” fracasada, movimientos laborales, comunitarios y sociales debilitados, y un horizonte e imaginario político empobrecido y achatado. Peor aún, una reducción prácticamente total de lo que se llama la esfera política que ha sido sustituida por un simulacro de sistema político cada cuatro años.

Otro factor, vinculado a este primero, es el paradigma tradicional de la política puertorriqueña, esto es, el paradigma del “status”. Este paradigma, más bien esta jaula, reduce “lo político” y la “política”, particularmente las elecciones, a la cuestión “ideológica” del status. De modo que las elecciones, tanto para los que votan como para los que se abstienen, han tenido un carácter plebiscitario ficticio en el que supuestamente se juega “el destino político de la isla”, es decir, la definición jurídica de nuestra relación con Estados Unidos. Como ha argumentado Emilio González Díaz, en Puerto Rico la reducción de lo político y la política a una cuestión que gira de manera casi exclusiva en torno a la llamada cuestión del status ha tendido a invisibilizar cualquier otra definición de lo que se pueda entender por política. De ahí que sea prácticamente imposible referirse a cualquier asunto que pudiera considerarse político fuera del encuadramiento que fija la cuestión del status. Es decir, si no tiene que ver con el status –con la independencia, la estadidad o la autonomía– no es político. Siguiendo esta lógica, si son asuntos que no tienen que ver con el status no se consideran asuntos políticos hasta que se subordinan al discurso del status. Más aún, la cuestión del status tiene un efecto refractario también ficticio y es que a partir de ésta es que se define lo que es la “izquierda”, la “derecha” y el “centro” en Puerto Rico.

La lógica del paradigma del status se constituye de este modo en un bloqueo de procesos políticos que pudieran articularse en torno a una perspectiva de radicalizar y pluralizar “la democracia realmente existente”. El status es una suerte de black hole que se traga todo en el espacio político de la isla. Esto a pesar de que consistentemente las encuestas de opinión indican que la mayoría de los electores no consideran el status un asunto crucial o prioritario. En estas encuestas de preferencias, el status siempre queda relegado ante asuntos como la criminalidad, el narcotráfico, la salud, la educación y otros. Es el paradigma del status uno de los factores fundamentales que obstaculiza proyectos democráticos alternos; y la discusión de temas de vital importancia y extrema urgencia. Más aún, en esta dinámica, perversamente se invisibilizan las posibles distinciones o absolutas similitudes entre los partidos con más poder en términos de políticas públicas sociales y económicas. Esto, entre otras cosas, ocasiona un dominio entre los dos partidos principales que excluye la dinámica necesaria para que haya un verdadero proceso político en que haya debate para una posible elección de nuevas alternativas y propuestas, más allá del bipartidismo imperante.

II.

Mientras en distintos foros intelectuales y políticos internacionales se discute sobre la crisis del Estado-nación y la declinación de la soberanía, y se debate de forma intensa qué es eso de la soberanía hoy, en Puerto Rico lo que está en discusión es si la soberanía radica en el Congreso o en el “pueblo” puertorriqueño. El siglo XX se acabó, pero en la isla el debate político sigue centrado en las alternativas político-jurídicas –independencia, autonomía, anexión– del siglo XIX, como si éstas tuvieran plena vigencia en el mundo globalizado contemporáneo. En tal sentido, lo que existe en la isla son dos variantes del soberanismo nacional: la variante del nacionalismo independentista-autonomista y la del nacionalismo anexionista. Los discursos políticos de ambas variantes, a pesar de sus diferencias, tienen como referente central la figura de la soberanía nacional, ya sea en el reclamo de un Estado nacional o de uno autónomo, o ya sea en la aspiración de completar la anexión al Estado Federal estadounidense. De ahí la terrible miseria y el achatamiento del horizonte e imaginario político en Puerto Rico. Habría que preguntarse: ¿qué alternativas proponen las fórmulas tradicionales del status, en tanto imaginarios políticos anclados en el siglo XIX, al mundo del siglo XXI? ¿Es acaso que alguna de las alternativas de status va a resolver el asunto del narcotráfico o la crisis ecológica (en cuyo caso, procede preguntar ¿cómo y mediante qué propuestas?), por mencionar sólo dos problemas que articulan lo local con lo global?

III.

A mi juicio, independientemente del resultado electoral, el fenómeno más interesante e importante de la campaña del 2012 es el surgimiento del Partido del Pueblo Trabajador (PPT). A pesar de que me distancio de su retórica “obrerista”, la cual me parece desfasada con respecto a las transformaciones capitalistas contemporáneas, y de su apego todavía —a pesar de su esfuerzo para moverse en otra dirección— a ciertas tradiciones independentistas y “antiimperialistas”, pienso que el PPT ha logrado articular con una eficacia inesperada una propuesta política progresista que intenta romper con el paradigma del status. En vez de sumarse a este paradigma tradicional (por lo cual ha sido criticado por independentistas y soberanistas), el PPT ha centrado su discurso político en lo que solía llamarse “la cuestión social”. Es decir, en el problema de la desigualdad social que sin dudas es uno de los asuntos claves de nuestra época dominada por el capitalismo neoliberal. Los intentos de nuevos imaginarios políticos, como el que podría decirse representa el PPT en estas elecciones, sin embargo, se ven limitados por la política del status, o por a “última hora” el “voto útil”, sin un proceso de reflexión política a largo plazo y que reúna una mirada a lo ya acontecido a lo largo de nuestras últimas tres o cuatro décadas.

No obstante, al enfocarse en la cuestión social y en las vulnerabilidades de ciertos sectores frente a otros, y no en el asunto del status, el PPT crea la posibilidad para abrir un espacio más amplio para que el problema de la desigualdad social y otros relacionados, como el avance vertiginoso de ciertas políticas moralistas de corte conservador, dejen de ser una cuestión silenciada e invisibilizada en Puerto Rico. Esto, junto a sus posturas en torno al matrimonio gay, la legalización de las drogas, y otros asuntos que tienen que ver con las “guerras culturales” del presente, crea una posibilidad para oxigenar el aire tóxico y miserable de la política puertorriqueña. Esa posibilidad (y es solo eso), constituye para mí, el fenómeno más significativo de estas elecciones. Habría que preguntarse si una vez más el llamado “voto útil” o el tema del status sepultarían esa posibilidad futura para dejarnos otra vez en el mismo Deja Vu.

  • Pingback: Business

  • Pingback: Wp Weekend Phoenix

  • Pingback: Amddram

  • Pingback: click here

  • Pingback: MEZO

  • Pingback: Eloop

  • Pingback: Omen Interactive Florida

  • Pingback: Financial

  • Pingback: Fashion

  • Pingback: Tech

  • Pingback: Camp

  • Pingback: Sarasota Catering

  • Pingback: homepage des autors besuchen

  • Pingback: Business

  • Pingback: DUI Attorney Colorado Springs Colorado

  • Pingback: Trading

  • Pingback: Smestaj Beograd

  • Pingback: raspberry ketone reviews

  • Pingback: Finance

  • Pingback: Health

  • Pingback: Lawsuit

  • Pingback: Luxury Car Rental Dubai

  • Pingback: Technology

  • Pingback: Seo

  • Pingback: car games online

  • Pingback: Sudoku Game

  • Pingback: skin whitening

  • Pingback: Info

  • Pingback: binary options

  • Pingback: mailbox yellow

  • Pingback: body lotion

  • Pingback: Ideas

  • Pingback: Learn

  • Pingback: Collecting

  • Pingback: Climate

  • Pingback: Movie

  • Pingback: Blog

  • Pingback: Net

  • Pingback: Blog

  • Pingback: Times

  • Pingback: Teacher

  • Pingback: Blog

  • Pingback: Success

  • Pingback: Information

  • Pingback: Health

  • Pingback: Movie

  • Pingback: Learn More

  • Pingback: buy vine followers

  • Pingback: how to last longer in bed

  • Pingback: bad credit loans

  • Pingback: loans for people with bad credit

  • Pingback: http://nhcps.com/acls-certification-recertification

  • Pingback: horse racing system

  • Pingback: Loans for Bad Credit

  • Pingback: vakantiehuis duitsland

  • Pingback: Loan For Bad Credit

  • Pingback: dorian

  • Pingback: http://www.youtube.com/watch?v=9GfFzlTcia8

  • Pingback: electrician melbourne

  • Pingback: Advanced Cardiovascular Life Support

  • Pingback: discover this link if you can't wait to see a roulette system that is effective

  • Pingback: talk to her

  • Pingback: fantasy football

  • Pingback: eine lustige Methode von Geld verdienen im Internet immer

  • Pingback: click here

  • Pingback: Susan Florian

  • Pingback: phentermine pill

  • Pingback: Mascotas y productos

  • Pingback: WP Affiliate Builder

  • Pingback: foods that burn fat

  • Pingback: Und noch eine Volksabstimmung über die politische Situation in Puerto Rico · Global Voices auf Deutsch

  • Pingback: Yet Another Political Status Referendum in Puerto Rico :: Elites TV

  • Pingback: Yet Another Political Status Referendum in Puerto Rico · Global Voices

  • Carlos Pabón

    Parece  que sí: Deja Vu.

  • Carlos Pabón

    “[la] democracia no puede sobrevivir sin ciertas formas de consenso –que han de apoyarse en la adhesión a los valores ético-políticos que constituyen sus principios de legitimidad y en las instituciones en que se inscriben-, pero también debe permitir que el conflicto se exprese, y eso requiere la constitución de identidades colectivas en torno a posiciones bien diferenciadas. Es menester que los ciudadanos tengan verdaderamente la posibilidad de escoger entre alternativas reales…ha habido un desplazamiento hacia una “república de centro” que no permite emerger la figura –necesaria por demás- del adversario; el antagonista de otrora se ha convertido en un competidor cuyo lugar se trata simplemente de ocupar, sin un verdadero enfrentamiento de proyectos”. (Chantal Mouffe, El Retorno de lo Político: comunidad, ciudadanía, pluralismo, democracia radical, 1999).

  • Kique Cubero

    “que se puede articular un espacio político diferente al que define el
    status, un espacio transversal, que define lo político a partir de
    cuestiones sociales, económicas, y política y culturales que podemos
    llamar (por poner algún nombre) “progresista”, de “izquierda”,
    “alterno”, “democrático-radical”

    Ante
    este planteamiento de Carlos Pabón traigo a colación estas palabras del
    muñeco Muñoz Marín que sentó las bases de nuestra “democracia realmente
    existente” para que no quede dudas de quién ejerce el poder político,
    económico y social en nuestra isla-archipiélago invadida. Los paréntesis
    son míos: “Siempre
    habrá un área de autoridad que delegaremos dentro de la reforma del
    convenio que serán: la defensa, la legislación inerente a la común
    ciudadanía (entiéndase el derecho y lo político), la legislación
    inerente a la moneda (entiéndase la economía) y algunas otras cosas por
    ese estilo (entiéndase lo social).”

    Aquí les dejo el video donde el muñeco Muñoz Marín se enreda en su propia explicación…

    http://www.youtube.com/watch?v=gVwiv-g7KiI

  • Malena Rodriguez Castro

    Coincido en términos generales con los planteamientos de Pabón, incluso con sus diferencias. Anadiría un comentario adicional que, no por su materia, es intrascendente. La negativa de participar en La Comay. Con tan pocos espacios públicos de información y polémica ese gesto, dignifica las posturas del PPT. Que quede claro, me encanta el cine, la televisión, U Tube y otros medios de comunicación. De igual manera la muñeca y su titeritero, y la influencia que ejercen, empobrece nuestra cultura política. Peor, cuando ya ninguna figura, o que aspire a serlo, se atreve a negarse, o peor aún, aspira a su chabacanería.  

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=584122809 David Gregory

    “reconocer que las elecciones
    generles no son plebiscitarias”…TAN OBVIO y sin embargo, parece no serlo!..interesante art. y estoy de acuerdo, …por primera vez alguien menciona el absurdo que izquieras y derechas se definan por status…solo me pregunto, dada la realidad actual de PR, de q forma es posible lograr los cambios sociales que nos aquejan atados a las leyes federales?…en la misma pregunta q me hago sobre las propuestas del PPT….no que todo se vaya a solucionar con un status fuera de esas limitaciones (hay otros problemas y contradicciones) pero sigue siendo una pregunta ante el deseo de superar “esta vaina” del status

    • Manuel Domenech

      Sobre este tema opiné. Además, hay asuntos que pueden tratarse y no es necesario que vayamos a elecciones. Por un lado, está el tema del ambientalismo. ¿Hay que hacer leyes nuevas para proteger el ambiente o es mejor hacer consciente a gente de la necesidad de cuidar el ambiente? No son pocas las veces que he oído a personas que tuvieron que cortar un árbol porque le molestaban las hojas y no tenía tiempo para limpiarlas. El cemento era necesario (Alabanza de ciudad y desprecio de aldea). Me fijé que en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras, quitaron los contenedores de reciclaje. Hace tiempo que había uno para reciclar baterías en la Biblioteca General. Ese fue el primero en irse. Quizás está la UPR-RP en la misma onda de aquel presidente de la UPR que le contestó a la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes que se oponía al Centro de Cuidado Diurno porque la UPR no estaba para cuidar niños. Y ahora que menciono a la Hermandad, y en reconocimiento al los que creemos que los trabajadores y asalariados tenemos mucho que decir ante la situación que tenemos, ese logro como como el Plan Médico y otros en el sector universitario (que reciben los profesores por chamba y güira), se logró por la lucha de trabajadores. ¿Qué ha dicho el Senado Académico del asunto del reciclaje y demás logros de la Hermandad? Oh, creo que no está para esas cosas de simples mortales. Por ahí es que me imagino que anda el Partido de Pueblo Trabajador.

  • Carlos Pabón

    Un par de aclaraciones ante varios comentarios:Mi postura no equivale a
    ignorar “la realidad de la cuestión del “status”. Se trata de: (1)
    proponer que el status que deje de ser el “black hole” que se traga
    todo lo político y la política en PR; (2) reconocer que las elecciones
    generles no son plebiscitarias; (3) reconocer que el “staus” define falsamente las diferencias “ideológicas” del país (“izquierda=independentista/soberanistas; “derecha”=estadistas”; “centro=ELA;
    y bloquea así otos posibles imaginarios alternos que no encajan en esta
    lógica; (4) que se puede articular un espacio político diferente al que define el status, un espacio transversal, que define lo político a partir de cuestiones sociales, económicas, y política y culturales que
    podemos llamar (por poner algún nombre) “progresista”, de “izquierda”,
    “alterno”, “democrático-radical”; (5) que el llamdo “voto útil”
    contribuye a bloquear esta posibildad ya que se basa fundamentalmente en
    criterios “ideológicos” del “status”; (6) que el PPT, no empece las
    diferencias que tengo con este partido, abre una posiblidad para articular ese imaginario político
    “democrático-radical”; (6) que se puede y debe atender la cuestión del
    “status” de una forma que no sea lo fundamental ni lo que defina lo
    polítco y la política en PR; con discusiones y mecanismos que rompan
    la lógica tradicional de este asunto y que estén en correspondencia con
    los tiempos que corren.

  • Carlos Pabón

    Un par de aclaraciones ante varios comentarios:Mi postura no equivale a ignorar “la realidad de la cuestión del “status”. Se trata de: (1) proponer que el status que deje de ser el
    “black hole” que se traga todo lo político y la política en PR; (3) reconocer que las elecciones generles no son plebiscitarias; (3)
    reconocer que el “staus” define falsamente
    las diferencias “ideológicas” del país
    (“izquierda=independentista/soberanistas; “derecha”=estadistas”;
    “centro=ELA; y bloquea así otos posibles imaginarios alternos que no encajan en esta lógica. (4) que se puede articular un espacio político diferente
    al que define el status, un espacio transversal, que define lo político a
    partir de cuestiones sociales, económicas, y política y culturales que podemos llamar (por poner algún nombre) “progresista”, de “izquierda”, “alterno”, “democrático-radical”;  (5) que el llamdo “voto útil” contribuye a bloquear esta posibildad ya que se basa fundamentalmente en criterios “ideológicos” del “status”; (6) que el PPT, con todas y mis diferencias, abre una posiblidad para articular ese imaginario político “democrático-radical”.(6) que se puede y debe atender la cuestión del “status” de una forma que
    no sea lo priortario ni lo que defina lo polítco y la política en PR; y con discusiones y mecanismos que rompan la lógica tradicional de este asunto y que estén en correspondencia con los tiempos que corren.

  • Manuel Domenech

     No hemos inventado la rueda. Parece que los partidos que controlan el poder buscan perpetuarse haciendo malabarismos “democráticos”. Ayer domingo 28 de octubre fueron las elecciones municipales en Chile. Se estrenó una nueva ley electoral que abolió el voto compulsorio y estableció la inscripción automática y no voluntaria. Las listas electorales estaban llenas de muertos y desaparecidos, entre ellos Salvador Allende. Tampoco se permitió el voto de los que residen en el extranjero por lo que Michelle Bachellet, la ex presidenta, se quedó sin votar. Hubo un 70% de abstención, pero la abstención real no se sabe por las irregularidades en las listas de votantes. La oposición, como aquí, fue dividida. Aun así ganó las capitales de Santiago y Providencia. “La victoria en Providencia de Josefa Errázuriz, líder surgida desde los movimientos sociales y ciudadanos, fue de hecho símbolo de los comicios por romper el bipartidismo que domina a Chile desde el retorno de la democracia en 1990.”
    http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-206608-2012-10-29.html

  • José Felipe González Pabón

    Una mirada fresca a las vertientes anacrónicas (y anquilosadas?) que se esgrimen en el escenario “de lo político” en nuestro país. Inscritas en un discurso que no responde a la situación contemporánea, los posicionismos clasicos tienen el efecto de afianzar mentalidades en prácticas y tradiciones que estancan y confinan la visión. Me parece clave el señalamiento del factor neocolonial y cómo esto incide en diluir sinó reducir la esencia de lo soberano, lo cual debe girar el debate hacia la interdependencia negociada entre estados-países y desligarla de nociones esencialistas de estatus.

  • Héctor

    Papo, tu continua clasificación de ciertos planteamientos y discursos como “conservadores” me parece problemático. Me gustaría que clarificaras que quieres decir con eso de “conservador”. Creo que al igual que Bernabe que tiene una concepción exagerada y desfasada del protagonismo “obrerista”  en el proceso de cambio social en este contexto de “posfordismo”/”taylorismo sangriento”, tu al no explicar tu entendimiento de eso que llamas “conservador” corres el mismo riesgo de afirmar un “liberalismo” igual de desfasado que el “obrerismo” de Bernabe.  Por ejemplo, una de las personas que escribió un comentario a tu artículo ha señalado tu aparente alabanza o apoyo a la posición del PPT en cuanto al matrimonio gay como problemática -aunque su crítica ha sido bastante light hacia ese aparente apoyo-.  En mi opinión, el apoyo al matrimonio gay se inscribe en última instancia y contradictoriamente en la  perpetuación conservadora de un tipo de relación  amorosa que se justifica a partir de las premisas articuladas por el “establishment”  “moral” del Occidente americano que busca conservar los valores de la ortodoxia judeocristiana blanca y burguesa. 
    Finalmente, me gustaría recomendarte que sobre este asunto de problematizar el  asunto del “conservadurismo” consideres, si aun no lo has hecho, los trabajos del teólogo político británico de la Universidad de Nottingham , John Milbank.  Milbank desde lo que él ha llamado su “Radical Orthodoxy”  contribuye a una redefinición de la noción de conservadurismo.  Desde lo que él y otr@s consideran una concepción “cristiana ortodoxa socialista” ilustrada critica y  de “izquierda”, cuestiona la concepción moderna de la nación-estado, del capitalismo neoliberal de tipo “taylorista sangiento”, de la ideología  liberal euronorteamericano, de los fundamentalismos islámicos, de las ciencias sociales y modernas, entre otras dimensiones de la Modernidad liberal humanista.  Interesantemente, estos asuntos relacionados a la crisis de la Modernidad que Milbank cuestiona desde su “Radical Orthodoxy”  (que dicho sea de paso se nutre de reflexiones posestructuralistas y deconstruccionistas, entre otras corrientes filosóficas clásicas y teológicas escolásticas), han sido cuestionados por ti también desde algunas posiciones teóricas posestructuralista que Milbank comparte.  Dicho sea de paso, dos de las obras en que Milbank lleva a cabo esta redefinición del “conservadurismo” son  con Slavoj Zizek.  (2008). The Monstrosity of Christ.  Massachusetts: MIT Press y Theology and Social Theory: Beyond Secular Reason.   Cambridge, MA: Basil Blackwell, entre otras.
    A pesar de que pienso que resulta valioso acercarse a la obra de Milbank para estar mejor informados a la hora de concebir con responsabilidad eso que tu y otr@s llaman “conservadurismo”,  yo tengo serias críticas a algunos planteamientos de Milbank por considerarlos anglocéntricos, restauradores de una Cristiandad Política Agustiniana  exclusivista y de una concepción de la teología como “reina de las ciencias” que debe rechazar radicalmente a las ciencias humanas modernas sin considerar las reformulaciones que dichas ciencias han experimentado en los pasados recientes años  a partir de las perspectivas transdisciplinarias y de la complejidad.  Pero estos son asuntos para explorarse en otro contexto de dialogo académico.
    Héctor

    • Héctor

      Sólo para aclarar: mis apellidos son López Sierra

       

  • Gabcosspr

    No veo como el voto útil pueda sepultar “la posibilidad para abrir un espacio más amplio para que el problema de la desigualdad social y otros relacionados, como el avance vertiginoso de ciertas políticas moralistas de corte conservador, dejen de ser una cuestión silenciada e invisibilizada en Puerto Rico”, frente a una realidad más contundente, la división de la izquierda que se va a tener que repartir en cuatro o 5 partidos, si queremos. El PPT no tiene posibilidades de poner a ninguno de sus candidatos en el gobierno, ni de quedar inscrito, ni el PPT ni ninguno otro partido emergente. Si lo que queremos es tener una voz que sirva para “oxigenar el aire tóxico y miserable de la política puertorriqueña” vasta con inscribirlo cada vez que pierda, como lo ha hecho el PIP y como lo harán todos los partidos emergentes después de estas elecciones. Para mí no es el voto el que define si se entierran o no las posibilidades. En cambio, pienso que es la incapacidad de la izquierda en Puerto Rico de unir fuerzas y hacer alianzas estratégicas. Hay que abrir ese camino.  Queremos ser una fuerza política o una voz política cada 4 años?  Es al otro día de votar es que enterramos las posibilidades. 

    • Gabcosspr

      Al otro día de votar es que enterramos las posibilidades.

    • Carlos Pabón

       No digo que el “voto útil” puede sepultar esa alternativa, digo que: “Habría que reconocer o al menos reflexionar si el saldo de esta
      política de siempre votar para “tumbar” al más “malo” ha sido un factor
      importante (sin dudas hay otros) que ha entorpecido y sigue evitando el
      desarrollo y fortalecimiento de una alternativa política de izquierda
      (nuevamente, habría que hilar fino sobre lo que es izquierda, pero igual
      vale el argumento)….
      Me parece que la política del “voto útil” ha contribuido
      decisivamente en estas décadas a la imposibilidad de una alternativa
      electoral efectiva con un programa social y político de izquierda, con
      la posible consecuencia de un recrudecimiento de las políticas más
      conservadoras y el avance de un conservadurismo que se cuela aún más
      allá de los partidos políticos.

      • Gabcosspr

        “Me parece que la política del “voto útil” ha contribuido 
        decisivamente en estas décadas a la imposibilidad de una alternativa electoral efectiva….”
        El voto útil, de castigo, el principio del “lesser of two evils”, como queramos llamarle se da en el contexto del voto mixto, o me equivoco. Votar por un gobernador o votar íntegro por un partido emergente lo que consigue es meramente inscribirlo, y tal vez mandar un mensaje simbólico que diga, aquí hay otra gente!. Pero para inscribir un partido, gracias al PNP, ahora es mucho más fácil. Así que como tal el partido que quede fuera, puede volver a inscribirse y no pasa nada. No sólo eso, un partido que no quede inscrito, puede tener legisladores sirviendo en el gobierno, o me equivoco.

        “alternativa electoral efectiva con un programa social y político de izquierda,…”

        Una alternativa electoral efectiva es una que llegue al poder. Para ese partido de izquierda, que tendremos que inscribir por años, sería efectivo poner gente en la legislatura, primero. Y para eso hay que votar por esos candidatos a la legislatura, no necesariamente por el candidato a gobernador. ¿Qué mensaje más contundente que lograr tener una fuerza considerable en la legislatura? Debemos primero ganar el voto mixto y la confianza de la gente que milita en otros partidos. El PIP lo ha hecho, mucho mejor que la izquierda realenga, sus legisladores por acumulación están entre los primeros a nivel nacional. Pero claro, el PIP perdió la confianza hace tiempo de esa izquierda (sabemos todos por qué),  y obviamente por ser un partido de estatus excluye a todo el que no es independentista, aunque sean de izquierda. Pero la realidad es que el PIP para muchos fue una alternativa efectiva por mucho tiempo. Pero ahora, el PPT entra al juego y nos olvidamos de la experiencia del PIP. Esa experiencia le aplica por ser partido de minoría, y más, cuando compite con cuatro partidos con agendas muy similares. Todos partidos de las nuevas super minorías.

        Podemos votar estratégicamente por el menos malo y a la vez fortalecer a un partido de izquierda. Es lo que siempre hemos hecho, pero ahora no hay uno, si estiramos el chicle de la izquierda, hay cuatro. No me parece muy efectivo.

        Por otro lado no votar por el “lesser of two evils”, es efectivo, muy efectivo en la medida en que posibilita y potencia “la posible consecuencia de un recrudecimiento de las políticas más conservadoras y el avance de un conservadurismo que se cuela aún más allá de los partidos políticos”…  

        Hablamos de 4 años y muchos más sin una pared que frene el avance destructivo, sin un contrapeso efectivo. Y el PNP gobierna como un Partido Republicano, con todo lo que eso implica.

        Pienso que siempre el “lesser of two evils” es la mejor opción cuando hablamos de política partidista. Las pregunta es cómo podemos convertir a un partido de izquierda minoritario en un partido de poder, que se convierta en el “lesser of two evils” del teatro político partidista de este país.

        • Gabcosspr

          de hecho, perdona que siga, pero un movimiento efectivo que consiga conquistas políticas de i no tiene que ser necesariamente un partido primero. 

        • Manuel Domenech

          Ahora es mucho más fácil inscribir un partido, pero mucho más difícil mantenerlo inscrito, gracias ambas cosas, al PNP. Es un doble juego de los astutos que están en el gobierno. Me pregunto si es adecuado o ético, pedir y dar firmas para partidos que no vamos a apoyar en las elecciones. Me refiero apoyar en el sentido de darle un voto aunque no sea íntegro. Esto a sabienda que se les va a dar fondos públicos.

  • Kotodama77

    Me parece un artículo muy valioso y pertinente de cara a las elecciones. Coincido con algunos de sus planteamientos. Ahora bien, cuando señala que se distancia de la retórica “obrerista” del PPT, la cual le parece “desfasada con respecto a las transformaciones capitalistas contemporáneas”, ¿a qué se refiere concretamente? ¿Qué la hace ser, a su juicio, “desfasada en relación con las transformaciones capitalistas contemporáneas”? 

    • Carlos Pabón

       Me refiero a que en el capitalismo contemporanéo han surgido nueva formas de subjetividad o de indentificación que no pueden ser subsumidas por la “identidad” classista “obrera” o “pueblo trabajador”. Tal categoría tiene un efecto reduccionista, pues no incopora a esa multiplicidad de subjetividades, que también pueden estar encontradas y golpeadas por el capitalismo neo-liberal. Reconozco que en la campaña del PPT se han atendido el reclamos de algunas de estas subjetividades (por ejemplo, la comunidad LGBTT, estudiantes, jóvenes, mujeres, etc.), pero la centralidad de la figura “pueblo trabajador” me parece problemática. Este es un debate más amplio y lleva ya bastante tiempo, pero sigue siendo pertinente.

      • Sa. Rivera

        Entiendo. Lo he pensado también. 

  • Manuel Domenech

    Papo, estoy en casi todo de acuerdo contigo. Sin embargo, hay asuntos entre los problemas sociales que aqueja a la gente, que tienen que ver con el estatus. Algunos para bien, otros no tanto. No podemos comprar petróleo a Venezuela, por “más malo” como dices, que me caiga Chávez aunque podríamos conseguir mejor precio. Por otro lado y por lo pronto, se ha conseguido desarticular parte de la legislación homofóbica del sistema judicial puertorriqueño por una decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos. Me refiero a la despenalización de las llamadas, gracias al lenguaje bíblico, relaciones sodomitas (entiéndase entre personas adultas del mismo sexo). Lo irónico es que estaba el debate en la legislatura puertorriqueña si se mantenía en el nuevo código o no cuando llegó la decisión. Pesos a morisquetas que el nuevo Tribunal Superior puertorriqueño lo hubiese dejado y, es más, hubiese aumentado las penas por ese delito. En estos días el gobernador Fortuño le prometió a los fundamentalistas religiosos una enmienda constitucional definiendo el matrimonio como el heterosexual. Parece que Fortuño no sabe que el Tribunal Supremo de EUA va a emitir una opinión vinculante al respecto. Esa decisión, la que sea, nos va a afectar a los puertorriqueños para bien o para mal. Y ya que hablas de las transformaciones capitalistas recuerda que una corporación norteamericana que se vaya a la quiebra aplica también a los territorios aunque esa sucursal esté generando buenas ganacias. Es de triste memoria la suerte de Borders en Plaza las Américas. Su partida no solo afectó la economía puertorriqueña, sino al espacio cultural que ofrecía. 

    • Manuel Domenech

      Debí decir el Nuevo Tribunal Supremo puertorriqueño, no Superior como escribí.

    • Paisciego

       ¿Y por qué PR no puede comprarle petróleo a Venezuela si Massachusetts lo hace?  Borders cerró en PR territorio USA y en Singapur soberano.  No cerró en Nueva Zelanda porque otro compró la marca local y la tienda.  En Pto Rico se trató de comprar pero la negociación no prosperó. La cadena tenía que liquidar sus haberes para cumplir con la ley de quiebras.

  • Luis G. Santiago Buitrago

    Carlos, gracias por este articulo. No voy a entrar en la discusión de la relevancia del estado-nacion en estos tiempos, debate que se ha dado en otros medios y que, aunque relacionado, no me parece el punto central este articulo, que tiene que ver con la necesidad de un proyecto político progresista que rebase el tema del estatus y no se quede estancado en el tira y jala del estatus político.

    Lo que quisiera es comentar unas ideas sobre el llamado “fenómeno del PPT”, ya que me parece que se ha perdido un poco de perspectiva histórica y quizas se este alimentando una ilusión mas de lo que la experiencia reciente amerita. No lo hago en animo de desalentar, ni ningún modo, a los que ven en el PPT interesante e importante. Solo un poco de cautela que creo es necesaria:

    1) El PPT no es el primer partido en la historia reciente de Puerto Rico que puso el estatus político en un segundo lugar, y la lucha social contra la desigualdad como la prioridad. Ya en el 2008, el PPR, el “partido de Rogelio”, había propuesto que el tema del estatus era uno que dividía a los puertorriqueno/as y que por tanto, había que concentrar primero en la lucha contra el clasismo, la desigualdad y la pobreza. Podemos decir muchas cosas de Rogelio y el PPR, que tiene muchísimas limitaciones. Pero es un hecho que fue el PPR el primero que trato de romper la conexión ideología-status político en el escenario político de la Isla en tiempos recientes, haya sido o no exitoso.

    2) El 90% de las propuestas democráticas y económicas del PPT han sido avanzadas anteriormente por otros partidos, específicamente el PIP. Quizas lo habrá hecho de forma arrogante o en un lenguaje difícil de entender para la mayoría, una deficiencia crónica de los tradicionales portavoces pipiolos (aunque Juan Dalmau ha hecho una excelente labor y lo felicito). En asuntos sociales respecto a la mujer, los derechos de la comunidad LGBTT (valga aclarar que no todo el mundo en la comunidad LGBT es partidario del matrimonio gay, que algunos vemos como una posición esencialmente conservadora que promueve la domestificacion del deseo y la heteronormatividad – pero este es un asunto separado), la despenalizacion y medicalizacion de la droga, los impuestos a las corporaciones foráneas, el impulso al cooperativismo, y muchas otras, ya estaban en el programa del PIP desde hace muchísimo tiempo. Con todas las criticas posibles a Maria de Lourdes Santiago, en muchas ocasiones ella ha expresado firmemente su apoyo y solidaridad con la comunidad LGBT, y no es Rafael Bernabe el primero en ese asunto.

    3) Comparto contigo la preocupación por un “partido de los trabajadores” en el escenario de la sociedad post-industrial. Tampoco, en este aspecto, el PPT ha sido el primero en los últimos tiempos. Recordemos la experiencia del PSP e los 70 y 80, que hasta llego a tener como candidato a Pedro Grant, líder sindical. Un esfuerzo que fracaso, en gran medida producto del descalabro del socialismo “realmente existente” es decir, del sovietismo, junto con la mogolla de un partido de “trabajadores” cuyos líderes y militantes eran mayormente nacionalistas de las clases medias. Por lo que he podido ver, y reconozco que mi conocimiento es limitado, la gente que esta mas activa en el PPT son independentistas, universitarios, clase media. Hay claramente una diferencia en términos del énfasis del PPT en la democracia (vs. centralismo democrático) y en el tema del estatus. Pero también hay muchas cosas similares; no se cuanto apego tenga en los sectores populares el discurso del PPT, algo que todavía esta por verse.

    Si yo pudiera decir lo que creo es mas innovador del “fenómeno PPT”, diría que son dos: 

    1) El énfasis en la democracia, en la necesidad de lograr mayor justicia social sin comprometer sino, al contrario, expandir los derechos individuales. Yo mantengo mis reservas de que esto no se un discurso que en realidad representa las ideas democráticas del llamado “socialismo del Siglo XXI”, que tienen en si una problemática muy compleja, dada la experiencia del chavismo (desdén por los derechos democráticos una vez están en el poder, política de confrontación constante con el empresariado y poco esfuerzo en buscar políticas de consenso, aparte de su apoyo incondicional al régimen autoritario en Cuba). Pero por el momento mantengo mi optimismo de que sea una política genuina de compromiso con la democracia.

    2) La grata y sorpresiva aparición de un líder carismático en la figura de Rafael Bernabe. Esta claro que este individuo ha sido capaz de lucir con excelencia en todos los debates en los que ha participado. Sencillamente, a la gente le gusta Rafael, como habla, como explica. Piensen si esa hubiese sido la recepción por parte del pueblo, de haber seleccionado el PPT cualquier otro de sus líderes para dicha candidatura.

    Repito que lo que apunto son asuntos que me parecen importantes tener claros, y que de ninguna manera tienen la intención de limitar el entusiasmo por el PPT y la candidatura de Rafael Bernabe. Espero que abran paso, entendiendo el contexto y la historia en la que surge el partido.

    • Carlos Pabón

       Luis:

      1. Es cierto que el PPR fue el primero
      que intentó romper la centralidad de la cuestión del status y promover una
      agenda que atienda el problema de la desigualad social. (De hecho el mejor
      turno de Rogelio en el último debate fue el de la cuestión del status.) Pero
      ese partido, como bien tu dices, para ser ante todo “el partido de
      Rogelio”. Sus propuestas crecientemente se caracterizan por su falta de
      coherencia y rigor. Dan la impresión de estar constantemente improvisando y sacándose
      de la manga “propuestas” políticas. Creo que su aportación fue la que
      tu destacas, pero también creo que perdió razón de ser y eficacia como Partido.
      En cuanto al MUS se trata de un partido que se fundamenta en la centralidad
      absoluta del asunto del status. Se inscribe claramente en el paradigma y la
      lógica del status. De ahí, que para mi no representa como partido una
      alternativa para la creación de un nuevo tipo de política. Mientras que el PPT
      si representa esa posibilidad. Todavía es temprano y habrá que ver en que
      dirección se mueven estos partidos de reciente creación. Pero pienso que el
      asunto es más complejo que proponer una alianza entre estos partidos que
      algunos llaman “emergentes” pues hay diferencias estrátegicas claves entre ellos.

      <!–
      /* Font Definitions */
      @font-face
      {font-family:Cambria;
      panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4;
      mso-font-charset:0;
      mso-generic-font-family:auto;
      mso-font-pitch:variable;
      mso-font-signature:3 0 0 0 1 0;}
      /* Style Definitions */
      p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal
      {mso-style-parent:"";
      margin:0in;
      margin-bottom:.0001pt;
      mso-pagination:widow-orphan;
      font-size:12.0pt;
      font-family:"Times New Roman";
      mso-ascii-font-family:Cambria;
      mso-ascii-theme-font:minor-latin;
      mso-fareast-font-family:Cambria;
      mso-fareast-theme-font:minor-latin;
      mso-hansi-font-family:Cambria;
      mso-hansi-theme-font:minor-latin;
      mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
      mso-bidi-theme-font:minor-bidi;
      mso-ansi-language:ES-TRAD;}
      @page Section1
      {size:8.5in 11.0in;
      margin:1.0in 1.25in 1.0in 1.25in;
      mso-header-margin:.5in;
      mso-footer-margin:.5in;
      mso-paper-source:0;}
      div.Section1
      {page:Section1;}

      2. El PIP ha asumido muchas de la posiciones que tu
      destacas, pero toda su razón de ser y sus propuestas están centradas en el
      independencia. Esta postura es lo más alejado a la propuesta política que
      apoyo: desvincular los asuntos sociales y económicos de la cuestión del status.
      Además, me consta que muchos pipiolos son conservadores en materias sociales
      como el aborto, la cuestión de los derechos de la comunidad LGBT y otros. Solo
      basta ver su reciente denuncia moralista y conservadora al asunto  del llamado  “mantengo”. El PIP perdió la oportunidad de
      transformarse en un partido social demócrata o democrático socialista durante
      la crisis de 1972, en la que salieron de este partido su susctores más
      progresista y prevalecieron los sectores más tradicionales y conservadores.

      3. Lo de Lausell se debió a lo que tu señalas y a que en efecto el PSP lo
      abandono y sus miembros y simpatizantes se desbordaron votando por el PPD, esto
      es ejerciendo el “voto útil” contra el PNP. Ese fue un momento de
      inflexión política muy importante, al igual que el desenlace de la crisis del
      PIP del 1972.

      4. Las reservas con las posturas del PPT son válidas. Yo he tenido diferencias
      muy importantes con Bernabe en un sin número de cuestiones políticas. Pero, a
      pesar de esto, creo que el esfuerzo y el discurso del PPT durante el proceso
      electoral ha sido una grata sorpresa. Y constituye, reitero, el fenómeno más
      importante y positivo de las elecciones del 2012 de cara a la posibilidad de
      crear una alternativa política de izquierda que se emancipe de la jaula del
      status.

    • Carlos Pabón

      (Editado) 

      1. Es cierto que el PPR fue el primero
      que intentó romper la centralidad de la cuestión del status y promover una
      agenda que atienda el problema de la desigualad social. (De hecho el mejor
      turno de Rogelio en el último debate fue el de la cuestión del status.) Pero
      ese partido, como bien tu dices, parece ser ante todo “el partido de
      Rogelio”. Sus propuestas crecientemente se caracterizan por su falta de
      coherencia y rigor. Dan la impresión de estar constantemente improvisando y
      sacándose de la manga “propuestas” políticas. Creo que su aportación
      fue la que tu destacas, pero también creo que perdió razón de ser y eficacia
      como Partido. En cuanto al MUS se trata de un partido que se fundamenta en la
      centralidad absoluta del asunto del status. Se inscribe claramente en el
      paradigma y la lógica del status. De ahí, que para mi no representa como
      partido una alternativa para la creación de un nuevo tipo de política. Mientras
      que el PPT si representa esa posibilidad. Todavía es temprano y habrá que ver
      en que dirección se mueven estos partidos de reciente creación. Pero pienso que el
      asunto es más complejo que proponer una alianza entre estos partidos que
      algunos llaman “emergentes” pues hay diferencias estrátegicas claves entre
      ellos.

      2. El PIP ha asumido muchas de la posiciones que tu destacas, pero toda su
      razón de ser y sus propuestas están centradas en la independencia. Esta postura
      es lo más alejado a la propuesta política que apoyo: desvincular los asuntos
      sociales y económicos de la cuestión del status. Además, me consta que muchos
      pipiolos son conservadores en materias sociales como el aborto, la cuestión de
      los derechos de la comunidad LGBTT y otros. Solo basta ver su reciente denuncia
      moralista y conservadora al asunto 
      del llamado 
      “mantengo”. (Ver el anuncio grababo por María de Lourdes
      Santigo.)

       

      El PIP perdió la oportunidad de
      transformarse en un partido social demócrata o democrático socialista durante
      la crisis de 1972, en la que salieron de este partido su sectores más
      progresista y prevalecieron los sectores más tradicionales y conservadores.

      3. Lo de Grant ( y también Lausell) se debió a lo que tu señalas y a que en
      efecto el PSP lo abandono y sus miembros y simpatizantes se desbordaron votando
      por el PPD, esto es ejerciendo el “voto útil” contra el PNP. Ese fue
      un momento de inflexión política muy importante, al igual que el desenlace de
      la crisis del PIP del 1972.

      4. Las reservas con las posturas del PPT son válidas. Yo he tenido diferencias
      muy importantes con Bernabe en un sin número de cuestiones políticas. Pero, a
      pesar de esto, creo que el esfuerzo y el discurso del PPT durante el proceso
      electoral ha sido una grata sorpresa. Y constituye, reitero, el fenómeno más
      importante y positivo de las elecciones del 2012 de cara a la posibilidad de
      crear una alternativa política de izquierda que se emancipe de la jaula del
      status.

  • Edgardo Daviú

    El sentido general de lo que se propone explicar el autor sobre el voto útil me parece importante señalarlo como tema de discusión del proceso político puertorriqueño. Sin embargo, quisiera referirme a varios puntos que se plantean como supuestos por el autor del artículo…
     
    1ero, en lo relacionado al paradigma del estatus,y cito:
    “La lógica del paradigma del estatus se constituye de este modo en un bloqueo de procesos políticos que pueden artícularse en torno a una perspectiva de radicalizar y pluralizar “la democracia realmente existente”
     
    Bueno… esta idea de democracia que el autor define como “realmente existente” se parece más a la definición de los que proponen un sistema representativo de gobierno,donde se le da un cheque en blanco cada cuatro años a unos partidos políticos que en la práctica ejercen la función de intermediarios del gran capital, que a un sistema de democracia participativa en donde el ciudadano pueda ejercer y defender sus derechos democráticos cobijados por una constitución y un estado derecho donde los valores humanos primen sobre los valores de los grandes intereses económicos…En otras palabras, como dijo quién lo dijo, es un problema de déficit de democracia…
     
    2do, en lo relacionado a lo que se discute en los foros políticos e intelectuales internacionales sobre el concepto de estado-nación y la declinación de la soberanía, y cito:
    “El siglo XX se acabó pero en la isla el debate político sigue centrado en las alternativas político- jurídicas – independencia,autonomía y anexión- del siglo XIX, como si éstas tuvieran plena vigencia en el mundo globalizado contemporáneo”
    Me parece que el planteamiento del autor de que el debate para definir el destino político de Puerto Rico no tienen “plena vigencia” en el mundo globalizado en que vivimos según lo que se debate en los foros políticos e intelectuales internacionales demuestra una falta de entendimiento sobre como el devenir histórico incide en los problemas de las naciones para desarrollar un sistema político-económico que responda a sus particulares realidades nacionales y como desde esas realidades particulares nacionales es que se debe insertar en el orden geo-político-económico internacional.

    3ero y para finalizar, utilizando uno de los ejemplos que expone el autor del artículo,el problema del narcotráfico en Puerto Rico. En el caso de un país que quiera poder artícular una política sobre el control de las fronteras y de las zonas del mar territorial como lo define el derecho internacional, como una estrategia para poder abordar el problema del narcotráfico de acuerdo a sus intereses nacionales tiene que ser un estado soberano y reconocido como tal por la comunidad internacional de estados soberanos.

    Entonces, aunque si es cierto que la estrategia del voto útil ha sido  importante en el proceso de estancamiento político en que vive Puerto Rico, no es menos cierto que el colonialismo en nuestro país, que está diseñado por el poder imperial para que surjan estos procesos de división y estancamiento en el que nuestro pueblo está sometido, es la gran agenda inconclusa que hay que resolver.  
         
     

  • Claudio Raúl Cruz Núñez

    El  problema del status está ahí.  Eso es innegable.  Ese discurso posmodernista de que la globalización difumina todo y discutir sobre nuestro destino político es arcaico; me parece ofensivo.  Aquí se puede resolver nuestra crisis económica y social junto con el asunto del status.  No olvidemos que todo esto está concatenado.  Hoy más que nunca, en este mundo globalizado, la cuestión de la soberanía esta en ascuas.  Cuántos nuevos Estados han surgido a la luz depredadora del capitalismo neoliberal y salvaje.  Por qué hay que invisibilizar a la clase obrera.  Mire amigo, los obreros siguen siendo explotados en diferentes escenarios globales.  Esas transformaciones capitalistas contemporánea, son eso, transformaciones que ocultan la explotación.  La razón de ser  del PPT son la clase obrera. Hay está el meollo de la cuestión aquí en la colonia,  en la China, en España y en Grecia. 

    • AOR

      Hablar de postmodernidad sin definirlo, utilizarlo como concepto defensivo y peyorativo, para cancelar el argumento del punto dos, -el cual puedes ver una elaboración mucho más específica, en el texto, de este mismo autor, la Nación Postmortem(La nación en los tiempos de la globalización, pág. 359-392), estigmatigzado con el “carimbo” de la postmodernidad; la connotacion de la esclavitud es pertinente no por el africano esclavo, sino por la esclavización y reducción del texto a un concepto “posmoderno”- es una reducción simplista. Entiendo que la crítica va más allá. El estado nacional está en crisis con las entrada al siglo corto de 1914-1991, es decir, los sueños, las expectativas, las metas, vigentes de periodo moderno, de los derechos humanos, de la libertad de todos los hombres, del progreso imparable, entró en contradicción con el conflicto belico de la primera guerra mundial. Las grandes migraciones pusieron en conflictos los intereses nacionales, con el respeto de los derechos universales. El apatrida, el emigrate, el que no tiene indentidad juridico nacional es el verdadero portaestandarte de los derechos humanos. Es decir, que la crítica a lo nacional, rompe los límites impuestos por la misma definición, la cual romper, corta de raiz, los ideales de la modernidad. Si los derechos son de todos los hombres y mujeres, y las demás catalogación del presente (trageneros, gay, lesbianas, etc) es para todos, no sólo para aquellos que posean una identidad nacional. LA teorica política judeoalemana Hannah Arendt los explica muy bien en su ensayo “Nosotros, los refugiados”, y el filosofo italiano Giogio Agamben en el Poder soberano y la nuda vida”. Por ende, si hay una manera de trabajar el problema del status, no es reducirlo político a sólo eso, es vincularse con la contigencia de lo político en la convivencia social. Es ese caso el PPT es el partido que más se vincula a ese tipo de polemos en Puerto Rico. En cuanto a la globalización como bien dices, ha difuminado mucho de las certezas preteritas. La velocidad, bien estudiada y pensada por el filosofo arquitecto frances, Paul Virilio, es importantisima para entender la globalización, no sólo en terminos economicos, siendo el termino globalismo más a meno, para describir, a las políticas neoliberales vigentes, como un periodo de grandes cambios, políticos, culturales economicos, etc. La velocidad de estos cambios nos dejan perplejos, no hay tiempo para simentarse y entender, el sentido no se logra, se pierde en el deletéreo dromológico. Las comunicaciones intantaneas, el intercambio de información, la concatenación de millardos de imagenes, videos y noticas sin sustancia, han cambiado nuestras formas de pensar y de relacionarnos con nosotros y con el “otro”. El libro de Bauman Miedo Líquido muestra de manera extraordinaria este fenomeno. 

  • Luis Negrón

    Lúcido, y muy útil a la hora de decidir. Gracias por publicar tan iluminador artículo.

  • Pedro

    Interesante.  Recuerdo cuando más joven (porque todavía soy joven, jeje) me tildaban de conservador, colonialista, muñocista, por pensar que resolver el centenario asunto del status político (creo que mejor sería decir relación política) de Puerto Rico con la metrópolis nos distraía de atender los asuntos importantes, sobre todo por voces de la izquierda independentista.  Luego de 25 años, por arreciarse la guerra ideológica sobre el status, paradójicamente he cambiado de parecer. No porque piense que resolviéndo el status –la historia nos enseña que, no importa la latitud, los debates sobre las relaciones politicas entre identidades nacionales nunca se acaban, ¿Unión Europea, Tibet/China?– se resuelven los problemas sociales y económicos que nos  aquejan, sino que 100 años de debates y pugnas sobre el status han impedido que la política puertorriqueña se organice entorno a políticas sociales o económicas de izquierdas o derechas que son las que mejor atiendes estos problemas, según el color del cristal con que se observe la vida.  Como sociedad no nos podemos decantar si creemos que la solidaridad y la igualdad nos sirve mejor que el individualismo y el ánimo de lucro.  Y si no caminamos en una misma dirección, no llegaremos a ninguna parte.

  • Alejandro Carpio

    El “voto útil” es una táctica efectiva, pero no es la única táctica.
    Otra táctica as aprovechar que ha ganado el menos malo y organizar una oposición que convenza. Esa otra táctica no se ha considerado seriamente luego de las tumbadas de Romero o Roselló.

    El problema no es A, sino que A no ha venido acompañada de B.

    • Carlos Pabón

       Claro que el “voto útil” puede ser una táctica efectiva. La pregunta es “útil” para qué?, ¿”útil” para quien?

    • Lizandra Torres Martinez

      El “voto útil”
      sirve para perpetuar el bipartidismo y mantener a unos sectores en el poder
      (indistintamente el  PNP o el  PPD). Con el pretexto de elegir al menos malo,
      perpetuamos el continuismo. Desde mi punto de vista, entre los mensajes que nos
      envían los colegas que han participado en este dialogo,  provocado muy asertivamente por Pabón, uno de
      los que me parece más importante es que, en vez de seguir promoviendo a los
      partidos tradicionales, nos dirijamos a buscar una división al interior de dichos
      partidos. En vez de seguir perpetuándolos, bajo el entendido de que hay que
      elegir “al menos malo”, deberíamos buscar hacer nuevas alianzas para
      fraccionarlos. Lo que definimos como “lo más malo” no necesariamente significa  lo mismo para todos(as).  En nuestra historia política ha habido toda
      una serie de intentos de búsqueda de alianzas y coaliciones,  que a veces han dado resultado y en otras ocasiones,
      no han sido tan efectivas.  Esto supone
      todo un análisis… ¿cómo abordaran el issue
      del estatus?, ¿a quiénes pretenden
      representar? y sobre todo,  ¿para logar qué? y ¿para favorecer a quiénes? y ¿cuánto
      tiempo nos tomaría?  En mi carácter
      personal, no coincido con la idea de dar un “voto útil” pues entiendo que lleva
      a la gente a seguir “rajando” la papeleta y debilitando la participación democrática.
       

  • Pedro L. San Miguel

    Carlos, hay algo que te falta decir sobre el PPT –bueno, si alguien lo ha escrito yo no lo he leído todavía. Y es que su política es similar a la que implementó el Partido Popular Democrático en aquellos remotos años finales de la década de 1930 cuando fue fundado. Entonces, adoptó una estrategia de enfatizar los problemas sociales de Puerto Rico y de poner al status “en suspenso” –citando a nuestros “acadestrativos univertitarios”. Como ves, en esto también nuestra memoria colectiva es muy corta. No obstante, pienso que Bernabe, que escribió junto con César Ayala un buen libro sobre PUerto Rico en “el siglo americano” debe tener consciencia de ello. Bueno, de todas tu artículo es muy incisivo, como siempre, razón por la cual te “caerán chinches”, como siempre, pero por mi parte sabes que pasas el “avalúo” –citando nuevamente a los susodichos.

  • Ivan Diaz Merced

    Muy buen articulo,Carlos. Solo un par de comentarios de mi parte. Concurro con tus planteamientos en las secciones 1 y 3 de tu articulo,particularmente tu analisis sobre el llamado voto util y su efecto sobre la izquierda puertorrique~na.Ese voto “util”, que de util no tiene nada, es el responsable de una izquierda fracmentada,enana y que no crece ni se proyecta como alternativa viable a nuestrso multiples problemas. Cabe preguntarse si lo veremos aparecer de nuevo dentro de apenas dos semanas.Tambien concurro con tu analisis del PPT incluyendo que me siento esperanzado por este proyecto que busca aglutinar a los puertorrique~nos bajo una nueva bandera que no sea el estatus.Lo mas tentador para mi de ese partido es que desea reconocer que podemos articular soluciones a problemas actuales,apremiantes,gravisimos, sin tener que esperar a la solucion del estatus. Es decir,coordinando voluntades para enfrentar problemas concretos de nuestro diario vivir y obviamente las lecciones de esa estrategia:somos capaces de parir nuestras propias soluciones si tenemos voluntad:no hay que esperar resoluciones de estatus ni ayudas desde afuera.En cuanto a la seccion 2, pienso es tema aparte de por si dado su gran complejidad, tanto en Puerto Rico como en el ambito internacional.Desde mi perspectiva no esta en crisis el estado-nacion, sino el modelo capitalista y neo liberal que muchos estados nacionales abrazaron tras el derrumbe del socialismo (alternativa fracasada que cayo por su propio peso).En Europa no esta en crisis las identidades nacionales de los paises miembros de la comunidad, no se ha borrado lo que distingue lo frances de lo italiano por ejemplo. Lo que si esta en crisis es el modelo financiero del capitalismo europeo. Por tanto, regresando a Puerto Rico, el concepto de estado nacion si tiene vigencia en este atribulado siglo xxi nuestro.De hecho, es nuestro asidero en momentos que que la emigracion se convierte en un fenomeno que cobra fuerza de nuevo, gracias a la crisis economica y social del pais.Saludos.  

    • Carlos Pabón

       Gracias, Iván. A mi modo de ver el tema II no es que sea uno aparte, sino que se presta a una elaboración y discusión más profunda que lo que proveee este espacio y que va más allá de la intención del mi artículo. He trabajado sobre ese temas en otros textos. Pero sí, me parece que debe ser parte de la discusión sobre el paradgima del status y su lógica política. 

  • Luis

    Interesante que  donde se discute el estado-nación y la soberanía ya son estados-naciones y tienen soberanía.  No vemos por ningun lado que se este planteando su sustitución mas bien su transformación conforme a las fuerzas del mercado en un mundo “globalizado”  También le falto decir al columnista como el PPT transformaría la situación económica y política sin podres.  Creo que en cuanto al voto útil tiene toda la razón.