Inicio » 80grados, Columnas, Recomendados, UPR 2017

EL FUTURO DE LA UPR


foto por gazir sued

Para cada problema complejo existe una respuesta que es simple, pulcra y equivocada”.
–L. Mencken

He publicado muchos artículos en 80grados y algunos han tenido tres o cuatro comentarios. Sospecho que habrá unos cuantos más por éste y ese es el propósito. Es que el silencio en cuanto al futuro de la universidad me aturde. La falta de acción concreta me desespera, porque es obvio que necesitamos cambios, pero nada cambiará si seguimos haciendo lo mismo.

Pongo estas ideas “sobre la mesa” no porque yo crea tener las mejores, ni todas, pero sí creo que pueden inspirar un diálogo y quizá algunas repuestas a los problemas que enfrenta nuestra universidad, que como señalé hace un tiempo, es un tesoro para Puerto Rico. Sin ella seremos Puerto Pobre.

Pocos tendrán problema con la idea de que la UPR ha sido y es un importante promotor de la cultura y generador de conocimiento, y provee a la comunidad la oportunidad de construirse una vida digna y plena por medio de la educación superior. Podemos diferir en si lo hace bien o no, pero eso no es lo que me interesa discutir ahora. Además, se me ocurre que hay cosas que hace bien y otras que hace mal. Pero tampoco me interesa ser más específico. Cada uno tiene su historia.

Lo que me inspira a escribir esto son las noticias de un importante corte al presupuesto universitario, que ya ha sufrido en los pasados años importantes pérdidas. Seguimos con el estribillo de que “la universidad es una inversión y no un gasto” pero a la hora de la verdad parece que no cuenta.

Estaremos de acuerdo que un corte como el propuesto de 300 millones de dólares acabará con la UPR como la conocemos, pero ojo, que si luego de mucho “tira y afloje” se nos dice que “solamente” serán 150 millones algunos celebrarán la bondad y no se darán cuenta del viejo truco. Necesitamos fondos y más inversión para mejorar la calidad y actualizar la oferta académica de la UPR y transformarla a tal punto que al menos estemos entre las primeras 100 del hemisferio. Si no, olvídese del ilusionismo de atraer a estudiantes extranjeros (que pagan más), como han indicado algunos, y de copiosas entradas por pago de patentes.

No dudo que podemos hacer más desde un punto de vista académico (que es el que importa) con lo que tenemos de presupuesto, y hasta con algo menos.  Pero hemos desperdiciado años negando la realidad que se veía venir y lo único que se le ocurrió a los que estaban al mando fue congelar plazas y sustituirlas con profesores por contrato, quitar sabáticas y otros beneficios, y reducir al máximo donde se pudiera, y ya casi ni hay tiza. Pero estas medidas no son suficientes, ya estamos en la precariedad a todos los niveles y es hora de pensar que podemos hacer a corto plazo para rescatar el tesoro.

A los profesores por contrato se les paga mucho menos, pero tampoco pueden contribuir al progreso académico ya que no pueden obtener fondos federales de investigación o creación ni contribuyen al plan de retiro, y ni tiempo tendrían para hacerlo, teniendo que dar clases en varias instituciones para sobrevivir. Se les trata como profesores de tercera categoría y no serán ellos forjadores del futuro de la UPR. Apenas puedan, se van. (Vea el artículo de Carmen Rabell del 21 de agosto de 2015 en esta revista: ¿Qué acepta la U.P.R. al admitir 13,000 estudiantes más?)

Una congelación de plazas ahorra fondos, cierto, pero también lleva a la destrucción de la universidad, que ya ha disminuido su profesorado en cientos de plazas, por lo cual es una respuesta simple y errónea. Luego escuchamos que se desarrollarán patentes para allegar fondos. Sin talento nuevo no veo quien va a hacer esto, con una facultad que cada año es un año más vieja, y que no se retira para hacer espacio, ya que muchos no pueden.

Es un problema auto infligido, o mejor dicho al cual nos condenó el pésimo manejo de la información respecto al retiro de la UPR.  Algunos que desean acogerse al retiro no lo pueden hacer cuando se les informa (luego de una cita con retiro que tarda muchos meses) que deben aportar decenas de miles de dólares porque no se les informó debidamente en su momento que debían solicitar un cambio (me refiero a topes y relación con el seguro social), en vez de ser un cambio automático como debería haber sido. (Vea la tribuna invitada de la profesora retirada Ángela López Borrero, publicada en El Nuevo Día, el 30 de octubre de 2016). Lo menos que podrían hacer es ofrecer una amnistía, quitando los onerosos intereses que llevan a esos impagables resultados.

Otros piensan que cerrar recintos es la solución, el cuco para muchos, pero lo cierto es que el presupuesto de los recintos menores apenas suman a lo que se pretende cortar, y existen otras consideraciones que hacen de esta opción algo bastante indeseable, que dejaría a muchos en la calle. Por otro lado, es cierto que no se pueden justificar múltiples programas que son esencialmente la misma cosa, (¿realmente necesitamos 450 programas?) y que se debería poner sobre la mesa la función de todos los recintos, sus fortalezas y debilidades y actuar de acuerdo a lo que sea mejor para la institución a largo plazo. Y eso también vale para los “grandes”.

Visualizo una transformación de recintos en recintos especializados, únicos en la UPR, cada uno ocupando su nicho. (Al fin y al cabo, si alguien quiere estudiar ingeniería se va a Mayagüez y no se queja). No se hace de un día para el otro, pero se debe comenzar por algún lado. Consolidación y uniformidad llevan a ahorros administrativos, y a mayor eficiencia. El estribillo decía: Once recintos, una Universidad”, pero actuamos como once universidades.

Para no quedarme en lo abstracto, presento lo siguiente a modo de ejemplo. Lo mencioné hace unos tres años cuando participé del circo presidencial, pero nadie escuchó, o escuchó, pero no oyó. Primero considere a Rio Piedras y el recinto de Carolina. Están casi al lado uno del otro. ¿No sería más eficiente unificarlos en una sola unidad, el recinto de Rio Piedras-Carolina? UPRRPC. Carolina tiene algo que ningún otro recinto tiene: La Escuela Hotelera. Agréguele el Programa de Nutrición y Dietética de Rio Piedras y convierta ese programa en el mejor del Caribe. Quizá comience entonces a tener clientela extranjera.

Luego tome el recinto de Bayamón. En ese recinto hay muchos programas similares a los de Río Piedras. ¿No sería beneficioso examinar estos programas (en ambos lados) y decidir si hace sentido la duplicación? ¿Por qué tenemos física en los tres recintos? Ponga todo en uno y habrá ahorros, eficiencia y una facultad y estudiantes menos aislados y con más alternativas. El tren urbano que no sirve para mucho, al menos conecta Bayamón con Rio Piedras. ¿Sería factible un recinto UPRRPCB?

Imagino que usted tendrá sus ideas dependiendo de donde venga. Seguramente habrá a favor y en contra, pero si no se discute honestamente y dejando la política (interna y externa) de lado, seguiremos en la inacción que es la peor alternativa.

En general, pongamos a todo estudiante como estudiante de la UPR sin distinción de recintos y que tome los cursos necesarios dónde le convenga sin traslado ni burocracia alguna. Estamos de acuerdo que es una Universidad. Aparte de los recintos consolidados, dejemos los que queden bajo una sola administración, llámele como quiera, y ya que estamos considerando dónde cortar, un buen comienzo sería examinar el rol de la administración central, que muchas veces solo representa un estorbo. Al mismo tiempo no costaría mucho implementar cursos a distancia entre recintos, de forma que un estudiante pueda matricularse en el curso que le interese pero que no se ofrece en su recinto. Así un profesor podría servir a más estudiantes. Se necesitaría implementar algunos salones con los equipos adecuados y contratar localmente a asistentes de cátedra. Pero no es “rocket science”. Un primer paso para insertarnos en el negocio de cursos a mayor distancia.

No solo debemos pensar en reducir y consolidar. Pensemos al mismo tiempo en expandir lo que ya es excelente y tiene demanda para captar más estudiantes. Muchos de nuestros estudiantes se van a estudiar medicina a México o a República Dominicana. ¿No dice esto que debemos expandir el recinto de Ciencias Médicas? ¿No quisiéramos que vengan de allá para acá para educarse y pagar buena matricula? Podemos expandir programas para ponernos al día y atraer estudiantes y nueva facultad.

También hacen falta cursos cortos profesionales, no todo el mundo quiere ni necesita un bachillerato, y ese puede ser un buen nicho para algunos de los recintos menores. Una perita electricista gana más y vive mejor que un cajero con bachillerato. Hablando de bachillerato, podríamos considerar un bachillerato de cinco años, para preparar al estudiante para los cuatro siguientes, y mejorar la tasa de retención, que es un grave problema que no se ha atendido. No se trata de reclutar más estudiantes, se trata de retener los que tenemos.

Hablando de los estudiantes, muchos vienen mal preparados. Una colaboración masiva entre el departamento de Educación y la UPR para poner al día a los maestros, redundará en beneficios para todos los implicados, y podría transformarse en una importante fuente de ingresos para la UPR.

Todo lo anterior no se hace de un día para el otro, y aunque supongo ahorrará fondos, no creo que llegue cerca de lo que se propone (o impone). Mientras pensamos esas cosas para hacerlas bien, y considerando que la mayor parte del presupuesto se va en nómina, al menos a corto plazo no queda de otra que reducir salarios (sin despedir empleados), quizá reducirlos por un tiempo limitado, como si fuera un donativo de todos por todos, hasta que se puedan implantar otras medidas de ahorro. Pondrán el grito en el cielo por lo que acabo de escribir, pero peor es perder la UPR. Quizá sirva de ejemplo para otras dependencias del gobierno.

Por último, expreso mi oposición a la idea de una matrícula ajustada a los ingresos familiares, o a lo que sea, como se ha propuesto. Otra idea fácil y equivocada. Primero porque creo es injusto, ningún otro servicio es ajustado por ingreso, todos pagamos lo mismo por una licencia, o por la gasolina. Imagínese un restaurante en el cual haya que presentar la planilla para decidir cuál menú le toca. Pero, además, todos ya pagamos una “matricula ajustada” cuando pagamos los impuestos, hasta si no tenemos hijos en la UPR. Si se decide un aumento debe ser igual para todos, y de tal forma que existan recursos para dar ayudas a los que realmente no pueden. (pero no becas “presidenciales”). Conociéndonos, me imagino una avalancha de casos de hijos legalmente emancipados, si no se quitan esa tonta idea de la cabeza.

Para salir de la crisis fiscal y social que parece no acabar, necesitamos nuevas ideas, y para eso es esencial una excelente universidad. Para hacer investigación que lleve a alguna patente que realmente deje ingresos para la universidad necesitamos una excelente universidad. Para atraer a estudiantes extranjeros que deseen estudiar en al UPR, quizá como preámbulo a estudios graduados en EEUU, necesitamos una excelente universidad de renombre internacional.  No tendremos una excelente universidad si no reclutamos nuevos y excelentes profesores, y facilitamos el retiro de los que deseen hacerlo. No tendremos una excelente universidad si no fortalecemos los buenos programas, eliminando aquellos menos buenos, duplicados o quintuplicados. La alternativa es la mediocridad. ¿Qué esperamos?

  • Lilliam Rivera

    Muy buen análisis. Probablemente esas sugerencias caerán en oídos sordos, porque las alternativas que se proponen desde la universidad, rara vez se toman en cuenta. Pero es nuestra responsabilidad difundirlas para que luego no digan que no hay alternativas viables y que la UPR no quiere cooperar con el pago de la deuda. Yo soy profesora de jornada parcial y le garantizo que estopy muy preparada para contribuir al mejoramiento de nuestra UPI. Me pagan poco, es cierto, pero cuando yo acepté trabajar a tiempo parcial, sabía que la paga era ínfima. Eso no me exime de dar lo mejor de mí para contribuir a la educación de mis estudiantes. No solo he comprado tizas, borradores y materiales, también compré un proyector para dar mis clases y no pude usarlo porque el salón donde se supone dictara mis cursos, no tenía ni conexión a la Internet, ni enchufes que sirvieran. Pero lo hice porque mi compromiso es con mis estudiantes.

    En el año 2000 entré al Recinto de Río Piedras a estudiar una segunda maestría en traducción. Con una maestría en inglés con un promedio de 3.50 y otra en traducción con un promedio de 4.0 año tras año traté infructuosamente de que se me diera una beca para estudiar el doctorado en PR o en EU, y así mismo año tras año vi como a mí se me denegaba lmi solicitud porque no había fondos, mientras se la daban a personas extranjeras o porque tenían conexiones en la alta administración de la Universidad. Me fui a la empresa privada, pero he regresado porque es en un salón de clases donde me siento como pez en el agua, soy maestra por vocación, no por un sueldo. Ahora estoy estudiando mi doctorado y mi intención es contribuir a mejorar nuestra universidad, pero la burocracia no me lo hace fácil. No necesito financiamiento de nadie para hacer trabajos de investigación, solo necesito que no me pongan tantas trabas para llevarla a cabo. Sabe, entre la facultad a tiempo parcial habemos muchas personas comprometidas. No se necesita traer a nadie de afuera, solo necesitamos que se nos dé la oportunidad de demostrar nuestra valía.

  • Cecilio Barrios

    Buen esfuerzo. Pero me temo que estas y cualquier otra sugerencia caerán , como ha sido lo usual, en oidos sordos. No veo razón para ni siquiera un optimismo reservado cuando la raiz del problema reside en ver la UPR como otra corporación más sujeta al poder del mercado. Mientras esa visión institucional prevalezca no existe la más mínima posibilidad de encaminar la UPR por el sendero de la excelencia. La rentabilidad, el lucro y la prioridad al STEM serán los principios guías de la UPR a menos que se den reformas radicales y nos salgamos del modelo USA de educación avanzada al servicio del capital.

    • daniel r.

      De acuerdo. Debe ser la.educacion al servicio del pais.

  • J. Alejandro

    Los que se inventaron la nocion de que la UPR podia ser una sociedad paralela, un enclave ideologico aparte de la sociedad pero mantenida por esta, ahora saben que hay una “realidad” y la realidad real.

    La universidad no debe ser una colonia del gobierno central. No se puede hablar de resolver un problema usando conceptos que han creado el problema. No se puede hablar de “inversion” y “costo” como si fueran la misma cosa.

    • daniel r.

      Digo “inversión” en el sentido de capital humano, que es lo mejor que puede producir PR. El pago que recibimos es una mejor sociedad.

  • ernesto otero

    Un comentario que hiciera en otor momento está en la linea que describes. La UPR debe agilizarse en la administracion de fondos de investigacion y a eso añado en los procesos de facilitar la inclusion de nuevas ideas. Como mencionas, la cantidad de profesores temporeros debiera ser un tecurso se investigacion sometiendo ideas. No veo por que un docente sea catedratico o investigador con tarea temporera no puede someter propuestas propias, aparte de los reglamentos caducos. De igual manera se debe aumentar los cursos tecnicos, como mencionas, asi como el servicio a las agencias gubernamentales y sectores privados. Todo dentro de la vision y mision universitaria. Despues de todo, la UPR alberga un recurso humano sin igual en PR.3

    • daniel r.

      No se trata solamente de reglamentos. Obligados a dar cursos donde puedan para poder sobrevivir no queda tiempo para hacer investigación entre otros problemas ….

  • ManuelDomenech

    Se me quedó algo en el tintero. Una vez, cuando la presidencia de Almodóvar, si no recuerdo mal, vi en su oficina una extraordinaria mata de orquídea. Es mi pasatiempo favorito su cultivo. Le hice algún comentario y me preguntó cómo sacarle dinero “a eso.” La colección de orquídeas fue una donación de Estados Unidos, una de las más importantes. Le contesté que se puede hacer una clonación con tejido meristemeado y reproducir miles de plántulas idénticas. Le dije que ese es un negocio lucrativo y que a nosotros nos saldría más barato porque no tenemos invierno. En invierno hay que mantener las plántulas con calefacción. Además, que allí mismo, por ser ese jardín parte del Recinto de Mayagüez, tienen el laboratorio necesario para reproducirlos. Cayó en oídos sordos.

  • ManuelDomenech

    La presidencia universitaria es innecesaria. Se puede hacer un grupo presidencial que incluya a todos los rectores, se reúnan mensualmente y roten entre ellos la “presidencia”. Por otro lado, la universidad produce, por ejemplo, café, pero no se mercadea ni siquiera entre los recintos. Si el museo de la UPR-RP pudiera ampliarse con tantos objetos que tiene guardados porque el espacio es muy pequeño, se podría cobrar la entrada. Se haría como se hace en otros países que los choferes llevan a los turistas a los museos. Esos museos tienen una buena cafetería auto sostenible. De hecho, cuando la universidad pide préstamos pone también, como garante, esas propiedades artísticas.

    • daniel r.

      De acuerdo que se puede hacer más y hay buenas ideas. Pero muchas iniciativas requieren inicialmente una inversión (dices ampliar el museo) y con millones menos serán imposibles. Bien organizado quizá al final te de algunos fondos adicionales, pero no millones.

      • ManuelDomenech

        No hablo de que el museo puede dejar millones. Hablo de que sea auto sustentable. Últimamente se dio un concierto con Haciendo Punto para mejoras del museo. Los boletos no eran nada de baratos y fue todo un éxito. Haciendo Punto no cobró nada. Los estudiantes pagan una cuota para las mejoras de la planta física de la universidad. La parte en el entorno de la Torre de la universidad fue remodelada y al techo le pusieron ladrillos nuevos. El teatro de la universidad también fue remodelado y se le entregó a una compañía que lo maneja. Lo mismo con Plaza Universitaria. Se le dio a una compañía a la cual la universidad le paga arrendamiento.

        • daniel r.

          De acuerdo, y así muchas otras cosas que podríamos hacer si hubiera el liderazgo para implementarlo, pero poco podremos hacer si cortan el presupuesto por lo que proponen. De paso, parece curioso que el corte que se propone sea mas o menos el costo de los 8 recintos más pequeños. Crea suspicacia ya que en ningún sitio se explica ese número.

  • Carmen Rabell

    Estoy de acuerdo con que la idea de que asignar pagos estudiantiles de acuerdo al presupuesto familiar puede aumentar una tendencia ya existente: independisarse para obtener ayuda federal. En USA se aumenta la matrícula igualitariamente pero existen becas para estudiantes que se destacan académicamente y pertenecen a familias con bajas entradas económicas. De hecho, los estudiantes talentosos pueden recibir trabajos ayudando en la eseñansa de niños de las escuelas públicas. En el cenado y la cámara les saldría mucho mas económico darle trabajo a estudiantes de la UPR en lugar de a políticos que no fueron electos por su mediocridad.

    La idea de permitirle a los estudiantes tomar clases en diversas universidades de la UPR es excelente. En algunos estados de USA los estudiantes pueden tomar clases en diversas universidades, incluso públicas y privadas.

    Se puede economizar bajando la cantidad de rectores y uniendo departamentos. Tal unión debe realizarse sin quitarle los puestos ni a trabajadores ni profesores.

    Por otra parte, la UPR es legalmente dueña de todos lo vienes sin herederos. Me pregunto por qué no se emplean para realizar inversiones. ¿Qué ha sucedido con estas herencias de la UPR?

    • Jose l. Rivera

      Llama la atención el hecho de que la profesora de literatura española Carmen Rabell, quien posee dos doctorados en la materia, desconozca cuándo usar los plurales (darles, permitirles, quitarles), así como la diferencia entre bienes y “vienes.” Es decir, escolaridad no necesariamente implica educación.

      • KaLeSa

        Ahí está el horror ortográfico que llueve. Raro.

        • Carmen Rabell

          Por si te interesa, olvidé el español y el inglés. Al operarme del lóbulo temporal izquierdo que controla el lenguaje solo recordé el francés y reaprendí el español y el inglés. Perfecto no es, pero a diferencia de las personas que son monolingues, pude recuperar las lenguas. Lo único que no perdí fue la matemática.

          • KaLeSa

            Mis disculpas. Llegué a pensar que era otra persona haciéndose pasar por usted. Espero que se recupere pronto.

      • Carmen Rabell

        Si. Tengo un tumor en el cerebro y a veces cometo errores al escribir en el celular. De hecho, a penas puedo emplear mi mano derecha.

  • Marie Louvre

    Estoy de acuerdo contigo compañero. Soy estudiante de Microbiología en la UPR en Humacao, trasladada de la UPR en Carolina ( por que no tiene bachilleratos en Ciencias). En primer lugar, concuerdo en que se debe ampliar la admisión de estudiantes al RCM, no solo de extranjeros sino también de los locales. Las admisiones a los programas del RCM son limitadas, y en muchísimos casos, estudiantes no pueden entrar a estudiar al RCM y terminan pagando más en una universidad privada. En mi caso, entré a la UPR de Carolina procedente de un programa vocacional, específicamente Distribución y Mercadeo (DECA), al comenzar mis estudios en Biología llegué solo con álgebra (10mo grado) y trigonometría(11mo), sin haber tomado los cursos de química ni física, demás está decir que no se me hizo fácil pasar esas clases. Al año siguiente de graduarme de escuela superior se modificó el programa de clases de los estudiantes de programas vocacionales para que tomaran esos cursos. Al no tener la preparación previa en escuela superior y entrar a tomar cursos de química general y precálculo, también está demás decir que me di de baja de esos cursos por que no tenía idea de lo que hablaba el profesor. No obstante, al ser Biología lo que quiero estudiar, específicamente quiero ser tecnóloga médica, tuve que tomar tutorías para pasar mis clases, y aunque no pude entrar al programa de tecnología médica en RCM por mi promedio ( en ese entonces 3.30) me tuve que trasladar a Humacao. Es decir, estudiantes que no entran al RCM se tienen que ir a otros recintos de la UPR, a universidades privadas en PR o al extranjero. En segundo lugar, le faltó destacar del recinto de Carolina que tiene el único programa de bachillerato de Justicia Criminal ( Ley y sociedad y Psicología forense) en la UPR, siendo el recinto de Ponce quien tiene un bachillerato en Ciencias con concentración solamente en Psicología forense. Estoy de acuerdo con la idea de utilizar los recintos pequeños como Carolina para dar cursos cortos. Y para finalizar, la UPR tiene mucho talento seguimos siendo una universidad de excelencia con escasez de recursos por el derroche de fondos de las pasadas administraciones, estoy de acuerdo en crear alianzas entre el Departamento de Educación ( que todos los años comienza con falta de maestros) y los estudiantes de educación de la UPR. Tenemos tanto que podemos hacer, pero es necesario que los recursos existentes no sigan cayendo en bolsillos rotos.

    • Reinaldo Pacheco

      Muy buenas sugerencias y comentarios. Sin embargo, tengo una pregunta: dada la actual situación política, social y económica de PR, ¿existen las oportunidades de empleo para los miles y miles de estudiantes que se gradúan anualmente de todas las universidades en PR? ¿Existen estudios o información sobre las carreras en demanda y la cantidad de estudiantes que logran conseguir empleo en su campo de estudios?

      • daniel r.

        Buena pregunta. La universidad no ha dado seguimiento a sus egresados para poder ajustar su oferta. Por otro lado no se trata de educar solo para conseguir un empleo, necesitamos egresados que desarrollen sus propias empresas, que puedan insertarse en el mundo global. Cierto que muchos se van por que “afuera” hay oportunidades, pero eso no tiene que ser así para todos y algun dia podremos revertir el éxodo, pero llevará su tiempo. Pero sin una educación de primera Puerto Rico se hundirá.

        • María T Narváez

          Me parece que la Universidad pública no debe utilizar como criterio para cerrar programas las “carreras en demanda”, o el número de estudiantes matriculados en determinada facultad o departamento.Como bien señala el Dr. Altschuler, n”no se trata de educar solo para consseguir un empleo”, se trata de ofrecer una oferta curricular que forme en diversas disciplinas a nuestros estudiantes.