Inicio » 80grados, Arte, ¿Qué Hacer?, Cultura

En-cierro de Awilda Sterling, una pieza que se abre a lo esencial


img_3144

fotos por Leonor Jaume

Ver a Awilda Sterling es siempre una experiencia. Recientemente la vi colaborar con Hincapié en la Campechada y su presencia es siempre elocuente; hay una fuerza en su porte, una candidez en su mirada y una exploración consistente e interesante del movimiento escénico, que es precisamente lo que me llevó a estar en la Sala Experimental Carlos Marichal en uno de los ensayos de En-cierro. Esta pieza presume ser otro acierto valiente y exquisito que debe ser visto por todos los que la seguimos, así como aquellos amantes de las Artes. Se presentará a partir de este jueves, 27 de octubre hasta el domingo, 30.

Una plataforma cuadrada negra con unas líneas blancas que me recuerdan a Piet Mondrain me recibe en el centro del escenario. Descubro en la pieza una conversación con el claroscuro, los tonos grises, la luz, el sonido y el silencio, el movimiento y el reposo, y con la mirada misma −los ojos de Awilda en una de las imágenes que se proyectan y que sirven de afiche a la actividad lo confirma. Justamente la mirada como espacio de búsqueda es una coordenada con la que enfrento el concepto del encierro, de lo cerrado. Así también el concepto de lo fragmentario en la definición que tenemos sobre nosotros mismos: en-cerrados en un cuerpo, solo podemos ver fragmentos de nuestro propio ser: manos, pies, piernas… El pietaje de la pieza de video muestra así pedazos corporales de Awilda, quien mientras lo audiovisual va enunciado un discurso del movimiento, la mirada y el entorno, dibuja en un cuaderno la experiencia del espectador.

img_3133Performance, movimiento escénico, danza, animación y arte sonoro, son parte de la propuesta de la artista en su Programa de Residencias Artísticas del Centro de Bellas Artes. Aunque el concepto es de Sterling, ella visualiza su pieza como una de carácter colectivo, puesto que se nutre de la colaboración en danza experimental de Perla Alverio, Edwin Muñiz y Edalis González, de la labor de Wendel Agosto en el diseño de la escenografía, así como del video de Laura Patricia Rodríguez. Precisamente es el video el que sirve de ventana por la cual como espectadores ampliamos la mirada sobre lo que discurre en la escena, aunque a veces las tomas se vuelvan borrosas y fragmentadas; y es que desde el título se nos convoca a ver los fragmentos.

En-cierro, con el guión, nos motiva a deconstruir el concepto de lo cerrado y a percatarnos del tránsito que se da en la escena; el ciclo de bailarines que circundan la plataforma. El espacio escénico converge mediáticamente con los videos y a su vez, se problematiza con los elementos sonoros que nos recuerdan lo industrial, lo mecánico, pero al mismo tiempo, lo sublime de la experiencia estética. En este proyecto artístico, un cuaderno funge como elemento simbólico y se refuerza también por el video que proyecta unas escalas tonales alusivas al dibujo básico y que se subrayan con la animación de trazos aleatorios. Todo esto supone la construcción de algo, la experiencia que resulta de una interacción de la que somos testigos. Sin embargo, es una correlación que discute las preconcepciones del espacio: la apertura, el encierro. La también profesora de Artes Plásticas me explicó que el título supone la búsqueda en el momento, y el “cierre de un ciclo”. Me animó a verlo como un lapso en el que debatimos la percepción que tenemos de nuestro transitar en la vida misma, de lo concreto a lo abstracto, de lo interior a lo exterior. Ella me mencionó el libro The Laws of Simplicity (2006) de John Maeda por el cuestionamiento sobre lo esencial que lleva a que uno repiense el espacio, sobre todo el principal: el apartamento. ¿Cuán libres y abiertos estamos en medio de tanto encierroimg_3030

En-cierro provoca que repensemos aun nuestro cuerpo y los cuerpos de todos como espacios cerrados o abiertos que conjeturan una búsqueda hacia lo esencial y lo simple como mecanismo de vida. Nuevamente Awilda Sterling nos provoca con una pieza inteligente y honesta que nos lleva a meditar sobre el movimiento y el encierro del cuerpo. Puedes conseguir boletos para las funciones en Ticketcenter y en la boletería de Bellas Artes.