Inicio » 80grados, Economía, Puerto Rico

Keynesianismo boricua


La aplicación del keynesianismo en Puerto Rico es insuficiente para sacarnos de la depresión económica que sufrimos desde hace más de cinco años. Las medidas keynesianas estimulan la demanda que a su vez estimula la oferta y la producción. El problema es que la oferta que genera la demanda en Puerto Rico es principalmente en el exterior, particularmente en Estados Unidos. Las leyes federales de libre comercio entre estados de la unión han promovido en Puerto Rico el monopolio de capital multinacional estadounidense. Puerto Rico actualmente importa de Estados Unidos el 60% de los productos que consume. A su vez, Estados Unidos compra el 90% de las exportaciones de Puerto Rico. Ni siquiera en los tiempos del monopolio comercial con España hace siglos atrás, Puerto Rico dependía de esa manera de la metrópolis. Al menos en aquella época el contrabando servía de válvula de escape al monopolio. Hoy en día hasta el contrabando nuestro es con la metrópolis. Además, el modelo de desarrollo económico implantado en Puerto Rico desde hace más de 60 años ha promovido la creación de empleos a través de empresas estadounidenses con sedes fuera de Puerto Rico. Dado que la sede de la empresa es donde se concentra el capital, ese modelo no genera suficiente capital puertorriqueño.

Cuando los puertorriqueños aumentan sus gastos, los mayores beneficiarios son trabajadores en el exterior debido a la dependencia en las importaciones. Puerto Rico necesita medidas de substitución de importaciones. El nuevo gobierno debe ser creativo y buscar maneras de proteger a las empresas puertorriqueñas sin violentar las leyes federales que prohíben el discrimen comercial entre estados de la unión. En primer plano, ciertas regulaciones que puedan parecer particularmente dañinas para la creación de capital en Puerto Rico se pueden retar en foros judiciales con el alegato de que los casos insulares establecieron que no todas las leyes federales aplican automáticamente a Puerto Rico. Segundo, la Asamblea Legislativa y el Gobernador deben promover legislación y órdenes ejecutivas que mejoren la competitividad en el mercado puertorriqueño de las empresas nativas frente a las multinacionales. Claro que las limitaciones son muchas por la relación política subordinada de Puerto Rico con Estados Unidos, que genera el monopolio económico. Sin embargo, la creatividad ha rendido frutos en el pasado. Hace apenas una década la industria cervecera puertorriqueña aumentó sustancialmente sus ventas por la legislación proteccionista que le impuso un impuesto adicional a su competidora, sin violar las leyes federales.  En el pasado, durante la década de 1940 se estableció en Puerto Rico un plan de desarrollo de empresas públicas y privadas que crearían nuevos empleos y ayudarían a estimular la demanda, pero también crearían capital al generar una mayor oferta de los productos puertorriqueños. Algunas de las empresas que se crearon en esos tiempos sobrevivieron durante varias décadas. Sin embargo, esa estrategia se abandonó para remplazarla por el fomento de capital externo con la expectativa de crear muchos empleos a corto plazo.  Esa estrategia redujo el desempleo y generó riqueza, pero la mayor parte del capital no se reinvirtió en la economía de Puerto Rico.  Ese problema se evidencia en la diferencia tan grande que hay entre el Producto Interno Bruto de Puerto Rico y su Producto Nacional Bruto. Uno es la riqueza total que se genera en un país y el otro es la riqueza que le pertenece al país. En Puerto Rico, la primera es mayor que la segunda.  A ese fenómeno se le conoce como la desnacionalización de la economía puertorriqueña. Considero apremiante que el gobierno entrante aprenda la lección de la historia y combine el estímulo de la demanda con el fomento de la acumulación de capital puertorriqueño.

La crisis fiscal hará muy difícil aumentar el gasto del gobierno para generar demanda a través de empleos nuevos.  Sin embargo, puede tomar medidas redistributivas del ingreso, que también sirvan para estimular la demanda. Países como Brasil, Uruguay y Chile aplicaron exitosamente esa estrategia a principios del siglo 21 y demostraron que la reducción de la pobreza enriquece al país completo porque aumenta la cantidad de gente que participa de actividades económicas productivas. Algunas de esas medidas incluyen un sistema tributario verdaderamente progresivo, mayores impuestos a las empresas foráneas y la reducción significativa de la evasión contributiva.

La creación de capital puertorriqueño, tanto para el mercado nuestro como para las exportaciones, será posible con medidas de substitución de importaciones. Todos los países industrializados del mundo pasaron por una etapa proteccionista. De hecho, todavía lo hacen, a pesar de la retórica de mercados libres y economías abiertas. Estados Unidos, la Unión Europea y Japón les imponen cuotas de importación a sus socios comerciales. Además, subsidian muchas empresas nacionales, particularmente en la agricultura y la minería. Eso lo hacen con creatividad e impunidad dentro del marco de tratados de libre comercio que ellos mismos le imponen al mundo entero. Rechazan el proteccionismo de sus socios pero promueven el propio. El restrictivo marco legal de Puerto Rico provoca el monopolio de los productos importados de Estados Unidos y la supremacía de las megatiendas, también estadounidenses, que los venden. Sin embargo, hay ciertos espacios legales expuestos a interpretación que, dada una voluntad política favorable en Puerto Rico y en Washington, podrían aplicarse para beneficio del capital puertorriqueño.  Precisamente la voluntad política para atender de lleno el problema de modelo de desarrollo ha brillado por su ausencia entre los Gobernadores de Puerto Rico. Esperemos, por el futuro de Puerto Rico, que la nueva administración la tenga.

  • http://luisabelardoperez.wordpress.com/ Luis A Pérez

    Aunque este status es asfixiante en muchas otras formas, cuando leo propuestas como las que se ofrecen en este artículo me doi cuenta de cuan peor pudieran estar las cosas si las leyes federales no existieran y detuvieran propuestas como estas. Con un botón basta, en Florida puedo comprar 6 plátanos grandes por el mismo precio que puedo comprar uno aquí en Puerto Rico. Si tratáramos de salvar todo aquello que se puede manufacturar aquí, através de leyes restrictivas para proteger estas industrias, nuestras vidas serían mucho mas pobre y miserable que lo que es hoy. De alguna forma es bueno para la economía que hayan agricultores de plátanos vendiéndonos el mismo a un precio carísimo aún cuando esto nos hace a la mayoría del pueblo que consume este farináceo mas pobre. A nadie se le ocurre que el precio extra es un impuesto para mantener a los agricultores de esta industria convirtiéndolos así, de forma subrepticia, en empleados del “gobierno”.

    http://wp.me/p2INDS-d5

    En cuanto a la idea de subirle los impuestos a las foráneas lo único que puedo decir es que aún con lo mala que es la idea la misma es tan mala de erradicar como lo es la mancha de plátano.

    http://wp.me/p2INDS-4D

  • Pingback: nameserver setup

  • Pingback: microsoft office 2010 download

  • Pingback: hentai

  • Pingback: Lennox CA

  • Pingback: bail bonds york county

  • Pingback: youtube.com

  • Pingback: Chain Link Fence - Install

  • Pingback: Buy cosmetics, Buy Carbon products, Buy Books, Buy baby products, Buy Babies & Kids prodcuts, Buy Body Care, Buy Candles, Buy Cleaners, Buy Pets Products

  • Pingback: Get More Info

  • Pingback: what does my name mean youtube videos

  • Pingback: Sarah

  • Pingback: watch the video

  • Pingback: Pia

  • Pingback: AYLESBURY TAXI

  • Pingback: geschenkideen freundin weihnachten

  • Pingback: Interior Design Boston

  • Pingback: Recommended Site

  • Pingback: Loans for Bad Credit

  • Pingback: Loans For People With Poor Credit

  • Pingback: does vigrx work

  • Pingback: chirurgie genou paris

  • Pingback: viral marketing

  • Pingback: linkedin.com/company/advanced-medical-certification

  • Pingback: NHCPS Facebook

  • Pingback: fantasy football asia

  • Pingback: Jurken Online

  • Pingback: Cigarette electronique

  • Pingback: seo bangkok

  • Pingback: silver ira

  • Ramón, quién mas?

    Buen artículo. Podría ser mas amplio pero no como las tesinas de antes de 80º, por favor. La colonia es el problema definitivamente, pero peor que eso es la mentalidad colonizada que no nos permite ni siquiera tratar de romper con ese esquema. Hace años escuche a un analista estadolibrista, José Arsenio Torres, decir que el ELA tiene mas poderes de lo que los gobernadores se atreven a poner en práctica. Decía que si el Congreso Federal se oponía a una medida de justicia social y economica en gobernador de turno tenía que decirles: “lo voy a hacer, vengan a arrestarme”. O sean dentro o fuera del ELSA hay que saber tener cojones.

    Por otro lado me saca de quicio que dis que “economistas” como Gustavo Vélez sigan con el discurso lambón de que hay que seguir quitándoles derechos a los trabajadores para ser un país “eficientes”. Me dan pena sus empleados, deben tener un grillete y estar felices de ello, según él.

    Este pais necesita una concertación de todos los sectores sociales y económicos donde cada cual se ponga para su número. Ya ha sucedido en otros paises. El riquito que no le guste que se largue, después de pagar un buen toll-tax por todos los beneficios que este país le dió para guisar mas allá de los demás. Ya lo dijo el presidente Mujica, lo importante es la felicidad, el que vive solo para acumular objetos es un infeliz. Y los demás no tenemos que jodernos para complacerlo.

  • http://twitter.com/luisriddle Luis Riddle

    Tal vez la respuesta no esté la “substitución de importaciones”, como propone nuestro columnista Schmidt. Esta misa estrategia ya se aplicó en los 40′s y cuando se logró un crecimiento económico gracias al Ron (fabricando en Puerto Rico mismo las botellas de vidrio y las cajas de cartón para almacenaje en lugar de importarlas desde los Estados Unidos). Talvez la respuesta no esta en repetir un modelo, talvez baste con expandir el mercado puertorriqueño hacia otros países y lograr una mayor soberanía en materia de acuerdos comerciales.

  • Manuel Domenech

    Hay una constante entrelías que se lee en el artículo, pero el autor no se atreve expresarla abiertamente: la colonia nos asfixia y nos ata las manos para poder quitarnos el paño que tenemos en nuestras narices para poder respirar bien. Nos propone que juguemos un poco el juego de levantarnos el paño que cubren nuestras narices para inhalar aire y no morir. Los países que da de ejemplo: Estados Unidos, Brasil, Uruguay y Chile son países soberanos y no soberanos de juego como algunos llamados soberanistas en este país proponen coquetear.

  • http://www.facebook.com/victor.carmona.79 Victor Carmona

    Cuando el autor alega que en los tiempos de España al menos el contrabando servía de válvula de escape, parece que no toma en consideración el mercado negro y el narcotráfico, ninguno de los cuales no aportan nada al Estado ni a la sociedad.

    • Ian J. seda-Irizarry

      Bueno, creo que el mercado negro de por si no es algo malo. En muchos casos le da oportunidades a personas que el sistema no puede acomodar para que puedan subsistir. Por otro lado, resolver el problema colonial es necesario pero no suficiente para poder “inhalar aire”. Si no conectamos el problema colonial con como opera el capital, no vamos a llegar lejos.

  • Elsa Rios

    Creo que hacen falta propuestas concretas al gobierno de Pueto Rico sobre que medidas de sustitución de importaciones se pueden implementar en este momento histórico. No solo recomendarle que lo hagan sino dirigirlos a las acciones específicas que deben tomar para lograrlo. Esto luce difícil, pero con tanto talento intelectual que poseemos no es imposible.