Inicio » 80grados, Poesía

Las bestias negras


moonassi

Obstinado en mi mudez inútil
reviso la lista de relojes
elijo rechazo
voz simple
medida doble fatal
de despiadado delirio
llamada multitud semejante
tropel, es decir yo mismo
y cuento los signos y suspiros
de tantas mañanas desgarradas
abiertas perdidas
tendidas al vacío
ineludible
de la tierra
laxitud de tu rodilla.
El miedo aún me nombra
y ya no importa
porque no valen
las dudas y su pasión violenta.

Heme aquí completo
a pesar de las piezas torcidas
mis palabras bestias
fugadas furtivas furiosas
gratuitas esforzadas
buscándose equivalentes objetivas
con disposición autoritaria

¿quién las anuncia
y quién las aguada?