Inicio » 80grados, Balance Electoral 2012, Elecciones 2012, Puerto Rico

Lo cogieron bajando


En esa pequeña joya que es De la mano dura a la cordura (Río Piedras: Ediciones Huracán, 1999), Fernando Picó propone que debemos revaluar el ¡ay, bendito! boricua como algo más que una expresión folklórica. Esta manera tan nuestra de expresar compasión debe ser historizada en más detalles, propone Picó, ante la sospecha de “que tantas veces ha desarticulado los embelecos disciplinantes de los grandes” o ha servido como “ficha que los débiles movilizan en sincronía con la susceptibilidad del poderoso a las intercesiones colectivas” (p. 53). Del mismo modo que la fascinante historia del ¡ay, bendito! aguarda en algún tintero por una ingeniosa pluma, quiero proponer una historia paralela y un tanto afín: la de la justicia popular boricua o el proverbial “yo te cojo bajando”.

No sé cuántas, no sé si todas, pero las últimas elecciones –las del martes pasado que más bien parecía domingo por las visitas que nos hicimos y por el lento fluir del tiempo que Ángel Cintrón casi detiene– son un capítulo de ese particular modo de ajusticiamiento popular que son las urnas. Hoy, que ya les pasó el tantrum a los perdedores y que al fin se convencieron que los famosos maletines que guardaban el voto de los presos y los encamados no los salvarían de su destino, la Comisión Estatal de Elecciones ha certificado la derrota de Fortuño a pesar de los 858,361 votantes que lo privilegiaron con su confianza. Se trata de un verdadero fracatán de gente que debe tener la sana costumbre de no enterarse de nada de lo que ha ocurrido en este país en los últimos años. Es, no obstante, un fracatancito si uno lo compara con el 1,025,965 que votó por Fortuño en el 2008. La teoría de muchos, que comparto, porque además tiene el mérito de ennoblecer a esos 167,604 electores que se apearon de la otrora llamada “guagua de Fortuño”, es que estos últimos sí sintieron el escozor genuino del ¡ay, bendito! y lo trastocaron por aquello del yo te cojo bajando. Los de talante menos colérico mínimamente musitaron: de mi maíz ni un grano. Y así, por esa letanía de refranes, obtuvimos el esquivo y reñido resultado de un gobernador derrotado que amaneció hoy aparentemente restablecido del último capítulo de su vertiginosa carrera política y sin más planes futuros que volverse a casar con su esposa, la primera notaria del país con su maquinita de hipotecas de oro. Es todo un cuento de hadas kitsch sino fuera por el mal sabor que nos queda en la boca, la resaca de lo vivido y la anticipación de lo que nos queda por enfrentar.

Quizás para que nos olvidemos de sus tropelías o porque son tan malos perdedores que en algo tienen que ganar, les ha dado con celebrar una mal llamada victoria histórica de la estadidad que le añade exactamente 13,883 votos a los resultados que logró esta fórmula en el plebiscito del 1993, hasta ayer el mejor de sus resultados en los últimos veinte años. Si examinamos los porcientos obtenidos en las dos últimas consultas sobre el status, las del 1998 y 1993, nos percataremos que la estadidad obtiene casi exactamente el mismo resultado en los tres comicios: 46.3 (1993), 46.5 (1998) y 46.3 (2012).1 El 61% que ha producido tanto algarabía es el resultado de dividir los 802,179 favorecedores de la estadidad entre el universo de electores (1,311,727) que escogieron entre el ELA soberano, la independencia o la anexión, dejando convenientemente fuera los 468,478 votantes que participaron de la primera pregunta –permanecer o no bajo la actual cláusula territorial– pero dejaron en blanco esta segunda papeleta plebiscitaria. Si se toma en cuenta, como habría que hacerlo en cualquier mesa de negociación política, los electores que dejaron la segunda papeleta en blanco, la estadidad arroja los mismos resultados que ha obtenido desde finales del siglo pasado.

¿Victoria? ¿Cuál victoria? La pregunta es obviamente retórica porque no puedo más que imaginar cuánto le tomaría a Angel Cintrón elaborar una respuesta digna del mejor de los merolicos. Como poco nos va a dar tiempo para romper el cerco electoral y seguir abriendo paso a lo que sí fue novel en las pasadas elecciones.

  1. Datos tomados de Manuel Álvarez Rivera, www.electionspuertorico.org. 7 nov. 2012 []

  • Pingback: how to get a divorce

  • Pingback: banana blue

  • Pingback: xlovecam generateur de code gratuit

  • Pingback: cozy cove

  • Pingback: Information

  • Pingback: Elite

  • Pingback: Glass

  • Pingback: Helpful resources

  • Pingback: Chicago Limo

  • Pingback: engine cleaning in granite bay ca

  • Pingback: Loan Bad Credit

  • Pingback: Adipex

  • Pingback: poor credit loan

  • Pingback: bad credit loans

  • Pingback: Web designer hk

  • Pingback: horse betting system

  • Pingback: look at this web-site

  • Pingback: Cigarette Electronique

  • Pingback: Apply Personal Loan Bad Credit

  • Pingback: sales courses

  • Pingback: Watch on youtube

  • Pingback: jeux gratuits en ligne

  • Pingback: Extra Educational Resources

  • Pingback: Useful Content

  • Pingback: http://www.youtube.com/user/AdvMedCertification

  • Pingback: premier league fixtures

  • Pingback: australian designer formal dresses

  • Pingback: Camfrog Hosting

  • Pingback: click reference

  • Pingback: Belleza y salud

  • Pingback: Best RO Filter

  • Pingback: payday loans 24/7

  • Pingback: how to increase website sales

  • Lydia Martinez

    Tremendo. Que bueno el re-conocer que en nuestros refranes y cultura hay mucha sabiduría…parece que en nuestro pueblo queda inteligencia…

  • http://twitter.com/wdsanchez Waldo D. Sanchez

    Me gustó muy buenos los comentarios. 

    Waldo D. Sánchez 

  • http://pulse.yahoo.com/_O66OUDBVRGCUIHM46AZ3IBXQRI D.L.

    Me encantó, muy acertadas sus observaciones y comentarios, Anayra Santory Jorge.

  • Paula

    Gracias por el excelente articulo que nos aclara el famoso resultado de 63% a favor de la estadidad.

  • Manuel Domenech

    ¡Ay, bendito, lo que pasó con esos 200 mil votos fue que cogieron la juyilanga pa los niuyores! A Fortuño se le escapó ese detalle cuando se ufanaba de los miles de puertorriqueños que emigraba para Estados Unidos a causa de la crisis económica en Puerto Rico. Parece que le salió el tiro por la culata.

    • http://www.facebook.com/profile.php?id=100002728436973 Eneida Molina Casanova

      Es lo que siempre he pensado sobre los estadistas, …si les gusta tanto la idea de vivir en un estado, ¿por qué no se van a los Estados Unidos? Si tuviera una puruchada de dinero, yo misma le pagaría un billboard cerca del aeropuerto invitándolos a que se fueran. Mi titular favorito sería: “Estadista, vente pa’l Bronx. En Nuevayol, todo es mejol”.

  • http://www.facebook.com/Carmen.Alicia.Morales31 Carmen Alicia Morales

    AY BENDITO! ESTAMPAS DEL VIEJO SAN JUAN

    Es un análisis y evocación del dicho popular puertorriqueño.  El libro está compuesto por una colección de 50 estampas y 30 
    fotos de San Juan basadas en la vida cotidiana, cantos de verduleros, la nieve de doña Fela,personajes populares y el devenir cultural del viejo San Juan en los años ’50.  El prólogo está dedicadopor el profesor José Ferrer Canales.  Las fotos de la arquitectura de San Juan pertenecen a mi colección personal, otras cortesía de comerciantes, y la colección de Patrimonio Histórico Edificado del Instituto de Cultura.    

    http://www.amazon.com/Ay-Bendito-Estampas-Viejo-Spanish/dp/1477539077/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1350969732&sr=1-1&keywords=carmen+alicia+morales

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=614190622 José Luis Rosado Santiago

    Comentaba los resultados del referendo los muchos amigos extranjeros que no han cesado hoy de expresarme su perplejidad ante la “noticia”, entre ellos un amigo periodista catalán que me recordó–no sé cómo pude olvidarlo–el “Ensayo sobre la lucidez” de Saramago. Por un momento me hizo feliz la ilusión de que finalmente una parte considerable del país haya empezado a cuestionarse ese electoralismo simplista que equipara democracia con votación y hayan actuado en consecuencia. ¡Ojalá!

  • Alejandra

    Retracto mi comentario anterior, ya que siendo residente en otro país no pude votar en PR y no había entendido el proceso de las dos preguntas (me lo explicó mi mamá hace unos minutos por internet). Por lo que puedo entender siempre queda el ELA en primer lugar? Agradezco si alguien me aclara esta duda…

    • Anayra

      Hola Alejandra,

      Gracias por tus comentarios. Hay varias maneras de agrupar los diversos resultados del plebiscito.

      Estas son algunas de las conclusiones a las que llego mirando los números disponibles.

      1) A juzgar por la respuesta del “no” hay más electores dispuestos hoy a renegociar el status de Puerto Rico que a dejarlo intacto.

      2) Si interpretamos las papeletas en blanco como expresando algo (por ej., “no me interesan ninguna de las opciones que tengo para escoger, pero vine hasta aquí a participar”) tenemos un grupo de 469,148 electores cuyo voto en blanco dice algo. Si a esos se le suman los que prefieren el ELA soberano y la independencia, tenemos, en efecto, más electores (907,506) con una preferencia distinta a la estadidad que estadistas (802,179).

      3) El grupo que a mi me parece más novel es el que representan los soberanistas (nunca habían sido contabilizados). Si a esos 438,358 que seleccionaron el ELA soberano le sumamos los independentistas (quienes creen tambien en la soberanía) tenemos 511,259 electores que preferirian renegociar el status en la dirección de mayores poderes que los que permite la cláusula territorial.

      Esto quiere decir que por cada 10 estadistas hay 6.3 soberanistas y 5.8 descontentos con las alternativas formuladas. Deberíamos tomarlos en cuenta, no crees?

      Saludos a tu mamá.

      Anayra

      • Alejandra

         Gracias Anayra!

        Sí, ahora tengo todo claro. Definitivamente los números son bastante elocuentes.

        Un fuerte saludo,

        -A.

        P.D. Qué sería de mí sin mi madre!!??? jejejeje

  • Alejandra

    Hola Anayra, aunque estoy muy de acuerdo con tu visión de la situación, hay algo que me incomoda: cómo debemos interpretar a quien se queda callado y decide desperdiciar una oportunidad para decidir el futuro del país? En realidad non son muchas las opciones para nuestra isla, no creo que continuar a elaborar una situación diferente a la anexión o a la independencia cambie  lo que tenemos en este momento, este estado colonial. Parece que entre quienes sí decidieron expresar su parecer votando, ganó la estadidad. Ciertamente no por eso se debe atribuir una victoria al partido PNP, sería una cosa infantil viendo lo poco que educan a la población los partidos principales. Pero los puertorriqueños no son ciegos, viendo la sangre corrupta que corre por las venas de nuestros políticos locales no dudaría que cada vez más puertorriqueños votasen por la estadidad por miedo a continuar bajo el dominio de la mafia que nos ha gobernado localmente por décadas. Y no los culpo. En estos momentos los Estados Unidos prometen cambios futuros, su actual presidente inspira a muchos países del mundo aún con sus defectos. De otra parte, los cambios con el sistema actual se ven cada vez más lejanos. Y tanto el crimen como la sangre están cansando… no veo a la mayoría de los puertorriqueños dispuestos a empezar “from scratch”.

    • Alejandra

       … y viendo la cantidad de puertorriqueños que se están mudando a los Estados Unidos tal parece que en este caso sí “the grass is greener on the other side of the fence”.

    • http://www.facebook.com/profile.php?id=614190622 José Luis Rosado Santiago

      Al plantear la pregunta ya estás partiendo de una interpretación sobre el voto en blanco. Dices que el que votó en blanco “decide desperdiciar una oportunidad para decidir el futuro del país?”. En realidad la pregunta es ¿Cómo se interpreta el voto en blanco? Y hay muchas posibles respuestas. Es imposible conocer la voluntad de cada uno, pero no hay que ser inocente para darse cuenta de que el PPD pidió precisamente el voto en blanco. También hay que entender que el voto en blanco puede constituir un acto de protesta contra un proceso electoral que se entiende viciado, y este también es el caso de mucha gente. Ese voto en blanco es un derecho, al igual que lo es el ni siquiera acudir a votar, por más que la campaña diga que si no vatas te quedes calla’o. Lo que no se puede hacer es ignorar que una cuarta parte del electorado se tomó la molestia de ir a la caseta a votar y emitió un voto en blanco. Hacer eso es antidemocrático y falaz.

      • Alejandra

         Sí, José. Tienes razón. De hecho, en un comentario que escribí después me retracté de la premisa ya que viviendo y teniendo residencia en el extranjero recibí la noticia en manera distorsionada. Al inicio no tenía claro el formato de las preguntas y no sabía que ambas estában correlacionadas.

        Lo que había entendido inicialmente es que la segunda pregunta estaba en una papeleta aparte. Totalmente errónea, así que les agradezco la paciencia por mi torpe comentario!

        Saludos!

  • MartaRamos53

    Oiga, compadre, usted escribe y cito:  “Se trata de un verdadero fracatán de gente que debe tener la sana costumbre de no enterarse de nada de lo que ha ocurrido en este país en los últimos años”, refiriéndose a  los que votamos ayer por Fortuño. Pero yo le pregunto: ¿Y los que votaron por el PPD (porque por Alejandro no votaron, claro), dónde han vivido desde el 2000 hasta el lunes?  ¡Qué mamey, ah! La ley del embudo.

    • Alejandra

       La escritora se llama Anayra, no compadre. Comencemos por respetar si pedimos respeto, no? Just saying!