Inicio » Puerto Rico

Matanzas


El trato cruel y despiadado a los animales es legal y está institucionalizado en Puerto Rico; las agencias de gobierno lo avalan y lo incitan, lo financian y lo realizan. Las matanzas de cientos de primates rhesus y patas lo evidencia. Estas especies, que integran la nueva fauna puertorriqueña y enriquecen la biodiversidad de la Isla, están en peligro de extinción…

Desde los años setenta y a la sombra de la industria biomédica estadounidense, Puerto Rico se convirtió en el principal suplidor de la demanda de éstos primates, ideales como objeto experimental por sus similitudes fisiológicas y psicosociales con la especie humana. Durante este periodo, por avaricia y mediocridad administrativa de las autoridades responsables, algunos escaparon y migraron a la zona suroeste y boscosa de la Isla.

Una línea muy fina separa las necesidades económicas de los intereses lucrativos involucrados en el negocio de cosechar primates para los mataderos de la Ciencia…

Desde 2007 el Gobierno de Puerto Rico declaró estas especies “invasivas” y “peligrosas”, y ordenó su exterminio. $1.8 millones del erario se destinaron a la macabra empresa, contando con la complicidad, asesoramiento y aval de “expertos”, “profesionales” y “científicos” nacionales y federales.

El consenso, desde la óptica antropocéntrica dominante, fue que el excedente en la producción de primates no-humanos (los que no son rentables al negocio de la industria biomédica), fuera sacrificado. El Gobierno incluso legisló para “conceder permisos especiales de caza no deportiva” a sus matadores.

Depurado de tecnicismos y artimañas retóricas, el proyecto para “controlar” estas especies se reduce a la orden de utilizar “técnicas mortíferas” para sacrificarlas. Según el ex-secretario del DRNA, “las autoridades determinaron que balearlos era un final más humanitario que una inyección letal”. Capturadas las criaturas, una a una son asesinadas a balazos calibre 22.

Estos primates, nacidos aquí, son víctimas de gatilleros del Estado y de aficionados a matar por placer (cacería deportiva), autorizados por Ley. Según informes del DRNA, entre 2008 y 2010 el monto de la masacre fue de 1,432 rhesus y patas. A mediados de 2011 el conteo ascendía a 1,639.

Ambas especies, sin embargo, se destacan por su formidable predisposición para adaptarse y coexistir sociablemente entre los seres humanos…

Los rhesus y patas son descendientes de los primeros fugitivos del cruel cautiverio de las corporaciones biomédicas locales y federales. Los que hoy habitan en la Isla nacieron aquí. Igual que la mayor parte de nuestra fauna nativa, son especies descendientes de inmigrantes, como las vacas y los caballos, los perros y los gatos. No son especies “exóticas invasoras”, ni una “plaga que amenaza la vida humana y silvestre”, ni “afectan la calidad de vida de los ciudadanos”, como insisten los discursos neuróticos que animan las matanzas.

Por el contrario, estas especies hacen de nuestra Isla un espacio de vida más interesante y agradable. Principios de tolerancia, comprensión y disfrute común de nuestra diversidad ecológica (que por su propia naturaleza mutante el cambio le es condición invariable), deben regular cualquier política de “control” de especies.

Aprender a coexistir, inteligente y sensiblemente, con las diferentes especies que habitan esta tierra que llamamos nuestra, ese es el gran desafío ético que enfrenta la ciudadanía, los gobiernos y la ciencia…

  • Pingback: home improvement contractors queens ny()

  • Pingback: Pharmapex Medical Devices & Consumables()

  • funny animals, just like oa Java that I see in Ciwidey

  • Karen

    Me parece muy interesante los comentarios… La manera de muchos aquí hablan en contra de un animal que no planificó su llegada a la isla… Las personas, por las razones o intereses que sean, han sido las que por puro capricho han traído a los monos Puerto Rico. Es un acto que se debe afrontar, con acción y no con cobardía, por que solo los cobardes, ineptos, irresponsables y perversos son los que atentarían contra una criatura inocente, recurriendo a la tortura y al asesinato.

  • Edgardo

    pobres monos con lo graciosios que son, si asi fuera el estado para erradicar a todos esos sicarios que se la pasan ametrellando a diestra y siniestra otro seria Puerto Rico.

  • braulio quintero

    hay que eliminar  a los monos

  • Rhesus

    Lo único que faltó es decir que somos descendientes evolutivos de los monos y por tanto les debemos respeto (son nuestros ancestros).  Javier me hiciste reír; excelente respuesta. Lo de la diversidad culinaria atiende la preocupación de Gazir, pues al menos diversifican el paladar “puertorriqueño”. Comerse a un mono nacido en Puerto Rico es como practicar el canibalismo, práctica que todavía no exploramos. Irónicamente las Ciencias Naturales no dejan de aportar a otras disciplinas y artes. 

  • Juan Lopez Lopez

    Que en una isla que importa 85 a 90% de lo que consume la columna de Sued en defensa de una plaga agricola y el comentario de Cabidloreina en cuanto al problema de los susodichos agricultores y sus prioridades (supongo que se refiere a la ridicula prioridad de producir nuestros alimentos) resulta altamente irresponsable y dañino.

  • Javier

    Este artículo es ideología ambientalista pop, un machacado post flower people de éticas light para la era descafeinada que nos asola. Si en 40 años un científico de marquesina lograra sintetizar el gen del velociraptor con alguna especie de lagarto, incubarlo, criarlo y soltarlo en lo quede para entonces de las montañas de Adjuntas, el Sr. Sued, ya anciano y museificado como Venerable de las Letras puertorriqueñas, sería el primero en escribir un opúsculo en defensa del “gentil” depredador que expande la maltrecha biodiversidad de la Isla. “Nuestra diversidad ecológica”, uno tiene que estar bien arrebatao para escribir un disparate como ese -nada en contra de la santa mota que importantes revelaciones ha traído a la conciencia, al contrario le recomiendo al Sr. Sued que se concentre en esos temas canabinoides que son mas urgentes para NUESTRA sociedad, que estos artículos de seudo tolerancias diuréticas. Los rhesus son especies altamente territoriales y con una gran capacidad de adaptación, en comparación a otros primates. Mamíferos sumamente inteligentes, los rhesus no tienen depredadores naturales en Puerto Rico, salvo, por razones obvias, el humano. Dejados a su libre voluntad, desplazarían especies nativas y asolarían la precaria industria agrícola. La selección natural ha predispuesto su hábitat en grandes extensiones tropicales asiáticas, donde muchas comunidades de monos se han adaptado a la proximinidad humana quizá por la conveniencia de los focos alimenticios que las comunidades humanas generan. La reducción territorial y la expansión urbana, convierten a Puerto Rico en un pésimo candidato para experiementos (accidentales) biodiversificadores, antes bien habría que ensayar técnicas de fortalecimiento de las especies nativas… Propongo que se publique y se divulgue en las zonas afectadas con los rhesus el siguiente texto de cocina: “Rhesus, un manjar desconocido”. Aparentemente la carne de mono es apetitosa, disfrutada por algunas culturas del medio oriente y del amazonas, muy parecida a la del cerdo -quién sabe si por su similitud genética con el humano. Se podría fomentar la caza de los rhesus promoviendo platos como “Guiso de filete de rhesus  con apio y anís”, “Pernil al carbón. Adobo de romero, comino y canela”, “Tortilla de hígado con vinagre balsámico”, “Arroz de mono ahumado”,  y para fiestas más sofisticadas, “Rhesus entero asado a la bara con orégano y ajo”. Todos los platos se complementan muy bien con Medalla. Así se estaría diversificando la cocina puertorriqueña.

  • Francisco López

    Hay que ser muy cínico para decir que los monos enriquecen la biodiversidad de nuestra isla. Tal comentario podría esperarse de un ejecutivo de Monsanto, o tal ves del Gobernador de Puerto Rico, pero de un académico? A pensado el autor en el daño irreversible que éstos causan a nuestras especies endémicas? Los monos son una plaga que destruye lo que es propio de aquí y deben ser erradicados. Otra cosa son los métodos utilizados, pero no podemos esperar que nuestra sociedad provea a los monos mejor trato que a los presos de de Arecibo.  La UPR tiene responsabilidad parcial por esta catástrofe ambiental. Ya es hora de que actúe. 

  • Cabidloreina

    En respuesta al comentario arrogante e insensible de René Cruz Vélez… ¿No se le ha ocurrido que la plaga real podrían ser los susodichos agricultores y sus “prioridades? ¿Que la real plaga sean los humanos con actitudes similares?

  • Rene Cruz velez

    Si fueras tu un agricultor de la zona oeste , donde esta plaga ha diezmado sus cosechas.Obligando a cambiar su frutos y hortalizas, por heno, pasto para ganado .No digo yo Los matarias a palo limpio. Y. No es cuestion de crueldad, Es cuestion de prioridades , estos primates nada tienen que hacer en esta isla. Por nuestros agricultores que siempre. Han estado cruzando el Niagara en una palangana. Es justo y obligatorio eliminar esta plaga tan peligrosa, No debemos. Ser hipocritas y pecar de humanistas, estos animales son portadores de una variante de sindrome de inmunodeficiencia adquirida, muy parecida a la humana. Ademas ,son agresivos y una mordida de ellos transmite la enfermedad. De que otra forma piensas que se puede solucionar el problema .Si Los responsables de la debacle, viven comodos, en sus negocios y no van a aceptar su responsabilidad.

  • Interesado en el tema

    Protejamos a NUESTROS monos!!!

    • jason

      estos primates nada tienen que hacer en esta isla. Por nuestros agricultores que siempre. Han estado cruzando el Niagara en una palangana. Es justo y obligatorio eliminar esta plaga tan peligrosa, No debemos. Ser hipocritas y pecar de humanistas, estos animales son portadores de una varia telecharger films dvdrip francais gratuit