Inicio » 80grados, Cultura, Música

Puerto Rico: la fábrica de la música


Brenda Hecho en Puerto RicoUna vez más queda comprobado que la música es uno de nuestros productos más notables y mejor cotizados a nivel internacional. Y no es así porque lo diga yo. Recientemente estuve en Costa Rica. Al visitar varios establecimientos me percaté de que mucha de la música que se escuchaba era precisamente de Puerto Rico. Además escuché nuestra música en la radio de los carros que me pasaban por el lado y los televisores.

Mi última noche en Costa Rica fui al Jazz Café de San Pedro. Allí me encontré con una noche de pura salsa interpretada por la 110st Orquesta, grupo compuesto por talentosos jóvenes costarricenses. No exagero cuando digo que el 99% de las canciones que tocaron eran de Puerto Rico. Había casa llena. Me llamó la atención ver que los asistentes se sabían las letras y bailaban con gran entusiasmo.

Mi experiencia en Costa Rica no fue la primera ni será la última. Incluso me hizo rememorar mis dos años en Granada, España. Tengo muy grabados en mi memoria varios lugares a los que fui mientras viví allí como El Salsero Mayor y Mi Habana. Irónicamente, prácticamente el 99% de las canciones que se escuchaban en Mi Habana también eran de Puerto Rico.Salsero Mayor b

Cada vez que viajo lo compruebo: la música es nuestro producto nacional. La música nos distingue. ¡Puerto Rico es música! Cuando estoy en otro país y digo que soy puertorriqueña de lo primero que me hablan usualmente es de nuestra música y nuestros artistas. Aquí lo sabemos. Por algo decimos que en Puerto Rico encuentras un músico “en cada esquina” o “debajo de cualquier piedra”. Estamos hablando de músicos de la más alta calidad. Y por supuesto no son solo nuestros músicos los que se destacan. También sobresale el talento de nuestros reconocidos ingenieros de sonido, luminotécnicos y artistas gráficos entre otros. Ya lo dije antes, el petróleo puertorriqueño es nuestro recurso humano.

Sucede que mientras países como Estados Unidos inundan el planeta (incluyendo a Costa Rica) con sus películas de Hollywood, Walmarts y Mc Donald’s, Puerto Rico lo hace desde hace muchísimo tiempo con su música. Obviamente la diferencia en dimensión, tamaño de la población y poder económico y político entre ambos es considerable. Sin embargo puedo decir sin temor a equivocarme que ahora, en este preciso momento, hay alguien escuchando música puertorriqueña en algún lugar del mundo. Entonces pregunto: ¿debe la música puertorriqueña ser considerada como un factor que puede contribuir de manera importante a nuestro desarrollo económico?

En otros países ya se han enterado que la música, además de ser arte, es un negocio que genera prosperidad económica y empleos. Los números no mienten. Esta es una lista de los 10 países con mayores ingresos (en dólares) producidos por la venta de discos (físicos o por medio de downloads) en el 2013 según la International Federation of the Phonographic Industry (IFPI).

1. Estados Unidos – $4.48 billones

2. Japón – $4.42 billones

3. Inglaterra – $1.33 billones

4. Alemania – $1.29 billones

5. Francia – $907 millones

6. Australia – $507 millones

7. Canadá – $453 millones

8. Brasil – $257 millones

9. Italia – $217 millones

10. Países bajos – $216 millones

Hago al salvedad de que estas cuantiosas cifras no incluyen los ingresos por concepto de ventas de entradas a conciertos, instrumentos musicales, equipo de sonido, libros, clases y otros productos relacionados con la música. Entonces me pregunto ¿por qué Puerto Rico no está en esa lista? Puerto Rico ni siquiera está entre los primeros 20. ¿Por qué?

Interrogantes como estas deberían importarle a aquellos que se dicen interesados en el desarrollo económico de la isla. La música puertorriqueña (me refiero a TODA la música creada por puertorriqueñas y puertorriqueños), sus artistas y productos merecen ser reproducidos y distribuidos internacionalmente a gran escala. No obstante, cuando visito una tienda de música en el extranjero, observo con pesadumbre que los productos musicales hechos en Puerto Rico brillan por su ausencia. ¿Por qué no se producen en masa y se exportan los instrumentos musicales que crean las manos de talentosos artesanos y lutieres puertorriqueños, por ejemplo?

Puerto Rico posee una riqueza y variedad musical para muchos admirable e incluso hasta envidiable. Aquí se compone, se graba, se produce y se toca música tradicional, folklórica, autóctona, étnica, clásica, sinfónica, de cámara, coral, sacra, villancicos, merengue, salsa, de cantautores, nueva trova, acústica, electrónica, de concierto, bailable, académica, de arte, comercial, popular, balada, pop, todo tipo de rock, jazz, fusiones, reggae, hip hop, dance, rap, ska, new age, etc., etc., etc. Y gran parte de la música que aquí se produce puede competir con la de cualquier lugar.

Igualmente Puerto Rico es reconocido por otros países como un lugar estratégico para dar a conocer sus artistas y lanzarlos a mercados internacionales tanto hispanos como anglosajones. Decenas sino cientos de artistas extranjeros vienen todos los años a Puerto Rico a lanzar sus carreras. ¿Cuándo vamos a empezar a lanzar los nuestros de manera coordinada y sistematizada?

En este mundo tan globalizado y conectado, la música no es solo identidad. La música es también una marca. Puerto Rico tiene muchas cosas buenas que compartir con el mundo y una de ellas es, sin duda, su música. Nuestra música es una marca que nos distingue. Nuestra música también nos eleva, nos ayuda a mejorar la autoestima colectiva y aumenta el nivel de prosperidad de los que aquí vivimos. Además, la música no sólo beneficia económicamente a los músicos. Son muchos los negocios y/o profesionales que se benefician de ella.extra contenido

El propio sentido común nos dice que a Puerto Rico le conviene convertirse en la fábrica de la música, una fábrica de la música en la que:

  • se invierta en el mejor recurso: el capital humano local
  • se promueva el auténtico liderazgo y emprenderismo
  • se sustente a quienes tienen capacidad creativa para proponer ideas, visiones y proyectos innovadores
  • se eduquen verdaderos líderes emprendedores que tengan las herramientas, competencias y conocimientos necesarios para poder implementar sus ideas, visiones y proyectos exitosamente
  • se provea la preparación adecuada para que los emprendedores sepan distinguir el verdadero talento y la calidad de manera que los recursos disponibles se inviertan adecuadamente
  • se empodere a quienes poseen la iniciativa y el dinamismo de lanzarse a la calle a identificar, nutrir, desarrollar y sacarle provecho al talento local
  • se patrocine la auténtica mentalidad emprendedora, esa que se interesa más en exportar el talento local que en importar el extranjero

Puerto Rico tiene todo lo que necesita para ser esa fábrica de la música. Bajo las condiciones apropiadas, la creatividad de los músicos puertorriqueños, su destreza y talento, tienen el potencial de producir capital y generar empleo. La música puertorriqueña y sus productos derivados merecen ser incorporados a sofisticados procesos de producción, distribución, mercadeo y exportación que aseguren su circulación y exposición a gran escala. La buena noticia es que hoy día es más fácil que nunca optimizar las vías de acceso a consumidores y mercados internacionales. Es cuestión de saber aprovechar las nuevas tecnologías y los avances en los medios de comunicación. ¿Qué estamos esperando?

Por otro lado, si la Oficina de Turismo de Puerto Rico quiere realmente atraer más turistas a la isla podría – además de gastar enormes cantidades de dinero en anuncios – invertir en enviar a nuestros artistas a ofrecer conciertos alrededor del mundo. Una inversión como esa seguramente obtendría óptimos resultados.

La música es una excelente herramienta para embellecer la imagen y el prestigio de un lugar. La música contiene el llamado buzz factor que puede aumentar el atractivo de un lugar. Nuestra música representa el gancho perfecto para despertar el interés por Puerto Rico como destino turístico. ¿Qué estamos esperando?

Lo que está claro es que no podemos pretender enfrentar los retos económicos y sociales del siglo XXI con mentalidades del siglo XX o XIX. Situar la música en el núcleo del desarrollo económico constituye una inversión esencial en el porvenir de Puerto Rico y sus posibilidades de éxito en la sociedad del conocimiento y un mundo globalizado como el que vivimos. El que Puerto Rico se convierta en una fábrica de la música nos beneficiará a todos de muchas maneras. Recordemos siempre que el éxito de un o una boricua es el éxito de todos.  

brenda@brendahopkinsmusic.com

  • Jorge Flynn

    Brenda…Excelente artículo!!! Está en nuestras manos (los músicos puertorriqueños) retomar nuestra industria en la isla. Sabes que cuentas conmigo ;-)

    • Brenda Hopkins

      Igual digo amigo. Cuentas conmigo para apoyarte en tus proyectos. He sido testigo de tu compromiso y dedicación. Mis mejores deseos para ti siempre.

  • Maicero07

    Completamente cierto! La infraestructura que se tiene en PR también para aprender música a todos los niveles es impresionante!

    • Brenda Hopkins

      Es muy cierto, afortunadamente en Puerto Rico las opciones para obtener una educación musical de calidad abundan.

  • Grupo Giratorio

    concuerdo en un 100 porciento en lo que propones. Recientemente coincidimos en Un-Convention Puerto Rico, La Fabrica de la Musica y en mi ponencia en el panel junto a la persona que representaba a la compañia de turismo le cuestione especificamente eso, por que no dirigen sus esfuerzos a la musica a parte de los hoteles y las playas y le hice propuestas similares a lo que expones en el articulo. Pienso aveces que he trabajado desde una posicion equivocada, intento dar con el lugar correcto y las personas correctas para poder adelantar verdaderamente mis proyectos e iniciativas por el bien de este pais.

    • Brenda Hopkins

      Conozco tu nivel de compromiso y el gran esfuerzo que haces por continuar presentando eventos de calidad. Te deseo mucho éxito en este 2014 y confío en que, por el bien de todos, seguiremos uniendo voluntades.

  • rodrigvm

    Excelente reflexion, dondequiera que he viajado desde México, España y los Estados Unidos la música nuestra se reconoce. Esto se ha logrado a pulmon sin mucho apoyo institucional que le ha costado a Puerto Rico la perdida de yo no se cuantos futuros músicos, cantauatores. Aunque existen las destrezas técnicas hace falta un promoción institucionalizada sin caer en oficializar ningun tipo de música. Una barrera que existe ahora a pesar de que creemos que la buena musica se abre puertas es que hay promotores, especialmente en Florida que no han hecho por nuestros músicos todo lo que hubieran sido posible. Hay mucha evidencia de como hay un filtro que deja pasar a algunos musicos (especialmente en los Grammy) y a otros no. Los cambio demográficos en los EUA son un mercado potencial pues aun gustan mucho los ritmos (Latinos aun cuando sena en ingles). Este es el recurso mas importante de Puerto Rico…

    • Brenda Hopkins

      Mientras que por un lado hay muchísimo potencial, por otro hay poca visión o ninguna, sobre todo al nivel de productores y promotores. Viene otra generación de camino de emprendedores con nuevas ideas. Es importante identificarlos a tiempo y darles los recursos que necesitan para echan a caminar esta industria tan importante y valiosa.

  • Néstor Salomón

    Algo de descarga socio – política, algo de psicoanálisis de nuestra sociedad, algo de marketing de los que trabajamos en este sector… Lo que Brenda trae en este valioso escrito, no es solo una gran verdad, sino un grito de cuestionamientos muy directos. Me pregunto si hay culpables, y si hay, quien o quienes serian… Me pregunto si en las universidades preparan a los futuros profesionales a ser emprendedores empresariales en su especialidad o a ser los mejores diseñadores de resumé… Me pregunto por qué nos cuesta tanto unirmos ordenadamente en asociaciones, en vez de tomar el tiempo para reuniones de vacilón de colegas… Me pregunto, por qué las universidades no se unen generando negocios de orgullo puertorriqueño (patentes) y no solo quedan en la matrícula y las becas… Me pregunto, cuántos de nosotros que trabajamos en el sector de la música, tenemos plan medico y un aporte jubilatorio adminsitrado por la asociación o colegio que representa nuestra profesión… Me pregunto, cuándo será el día que nosotros hagamos negocios con los premios y dejemos de darle publicidad a los premios que nos dan a cambio que se llenan los bolsillos en otros lugares y con nuestros talentos…Me pregunto tanta cosas más… Pero lo que más me pregunto es, cuando será el día en que estemos preparados par empezar esto con seriedad con estrategias a corto, mediano y a largo plazo. Y fundamentalmente con muchas energias y convicción. MUCHAS GRACIAS BRENDA

    • Brenda Hopkins

      Compartes muchas preguntas muy importantes amigo Néstor, las cuales reflejan tu interés por contribuir y ser parte de la solución Comprender que el bienestar y la prosperidad de uno o una es el bienestar y la prosperidad de tod@s es el punto de partida que nos permitirá romper con la debilitante costumbre de que cada cual esté pendiente exclusivamente de sus propios intereses. Las herramientas están ahí, disponibles para ser aprovechadas. Me siento afortunada de conocer personas y profesionales talentosos dignos de admiración y respeto como tú. Gracias por tu aportación y gracias por interesarte en ser parte del cambio que necesitamos.

      • Néstor Salomón

        De la misma forma pienso de vos Brenda, es un honor para mi compartir pensamientos contigo. Aunque el esfuerzo individual sea pequeño, siempre vale la pena poner un granito de arena en nuestras convicciones. Ya sea por solidaridad, o por devolver algo de la actitud de solidaridad que otras personas tuvieron conmigo cuando sin pedirlo, me ayudaron. Somos unos cuantos los que intentamos y ponemos individualmente un granito de arena. Claro está si sabemos compartir y comenzar a unirnos estoy seguro que podemos hacer mucho mas. Sin ser ortivo (palabra moderna argentina que significa amargado) quiero expresar, que no cuenten conmigo para vacilar y tomar una cerveza gremial entre un grupo de colegas… Quisiera que cuenten conmigo para asociarnos ordenadamente de forma inclusiva y que nuestras profesiones tengan el lugar que se merecen… Tenemos que ser firmes y estratégicamente responsables, ya que es la mejor forma de llegar a mejorar el presente y poner pautas para el futuro…

  • Messiana1091

    Muy de acuerdo con esta reflexión sobre nuestra música. Es triste que los gobiernos no lo vean así.

    • Brenda Hopkins

      Es triste y es incomprensible además la falta de visión que nos mantiene estancados.

    • Brenda Hopkins

      Es triste y es incomprensible además esa falta de visión que nos mantiene tan estancados.

  • Amigo2012

    El otro día estaba escuchando por Internet una emisora de radio de España. Estaban haciendo el último programa del año y la música que tenían de fondo era a José Feliciano cantando Feliz Navidad.

    • Brenda Hopkins

      La verdad que es una sensación tan bonita cuando cosas como esas suceden. Yo tengo tantas historias parecidas. Hay que compartir más de las cosas positivas que suceden también. Feliz navidad amigo2012

  • Hermelindo Ruiz Mestre

    Muy buena reflexión, Brenda. Que siga la música!

    • Brenda Hopkins

      Gracias amigo! Que siga la música!

  • Coralista

    Hace poco más de una año, hice dos giras artísticas con el coro al cual pertenezco, viajamos a Colombia y Canadá, en ambos lugares escuchamos “música puertorriqueña” fue increíble. Lo mejor de todo era que cuando hablábamos con alguien, nos hablaban de nuestra música y se sabían igual las canciones.

    • Brenda Hopkins

      Es tan bonita esa sensación, sobre todo cuando estamos lejos. Una vez, durante los años que estudié en Boston, escuché a un hombre cantando “En mi Viejo San Juan” y tocando guitarra en el subway. Tuve que detenerme a escucharlo así que decidí esperar el próximo tren. Me pareció muy interesante que el hombre no era puertorriqueño, era peruano.

      • ritaelena

        Una vez estuve de viaje con un grupo y nos pidieron en Austria, en un show de música alpina, que cada cual cantara una canción de su país y cuando canté un fragmento de En mI viejo San Juan, muchísimas personas pudieron cantar el coro. Fue una sensación maravillosa y me aplaudieron mucho porque se la sabían.

        • Brenda Hopkins

          Gracias por compartir esa experiencia tan especial.