Inicio » 80grados, Arte, Cultura

“Puerto Rico: Puerta al Paisaje”


Entre dos mundos, de Myrna BáezEl Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico (MAC), en colaboración con el Museo de Historia, Antropología y Arte de la UPR, inaugura el miércoles 6 de febrero, a las 7:00 pm, la exhibición titulada Puerto Rico: Puerta al Paisaje, bajo la curaduría de Lilliana Ramos Collado, Ph.D., curadora del MAC. Por la riqueza y complejidad del tema, la exhibición se ha dividido en dos partes: feroz/feraz, que inaugura el 6 de febrero en la UPR; y entremundanos, que inaugurará el 1ro de marzo en el Museo de Arte Contemporáneo, en Santurce.

Puerto Rico: Puerta al Paisaje se propone traer a discusión las artes del paisaje en nuestra isla, desde el siglo XVIII hasta el presente. En juego están territorio y territorialidad, las contradicciones y continuidades del concepto “naturaleza”, la fricción ancestral entre naturaleza y artificio, el tratamiento del paisaje en otros géneros pictóricos y la literatura y la música, así como los nuevos acercamientos a la naturaleza por la vía de las nuevas ciencias y tecnologías.

feroz/feraz, la primera parte de Puerto Rico: Puerta al Paisaje indaga en el imaginario que opone la fertilidad de la tierra / la catástrofe infértil, se fundamentada en un diálogo tenso entre el la obra paisajista de Francisco Oller y la de otros artistas tales como Ramón Frade, Carmelo Sobrino, Nayda Collazo Lloréns, Eric French, Carlos Marcial, María de Mater O’Neill y Luisina Ordóñez, entre muchos otros.

entremundanos, la segunda parte de esta exhibición, contiene dos zonas de densidad, una dedicada a una generosa muestra de la obra de Myrna Báez y otra a la obra de Carlos Raquel Rivera. Entre estos dos gigantes de nuestro arte se crea un espacio de la otredad humana en el paisaje, y es entre el mundo humano y el natural donde se enquistan los deseos de armonía y los miedos a lo desconocido que la naturaleza parece encerrar para nosotros en tiempos más recientes. Esas dos zonas de densidad estarán rodeadas de una nutrida colectiva de artistas que alcanza el más extremo presente, con aportaciones de creadores de la talla de Jaime Suárez, Melvin Martínez, Edgar Rodríguez Luigi, Javier Román, Olga Albizu, entre otros, y documentación de obras de Jaime y Javier Suárez, y Vanessa Hernández Gracía.

La exhibición parte de la premisa de que el paisaje constituye una ficción y un argumento pictórico: es convocado por la mirada, que lo conforma y lo consume según un repertorio de conceptos problemáticos históricamente signados sobre “naturaleza” y “artificio”. Contenga o no el paisaje la presencia de la figura humana o de sus artefactos, lo humano se manifiesta, si bien vestigial, en esa mirada que lo suscita, lo selecciona, lo recorta, lo vuelve significante. Como afirmó Oswald Spengler en su obra cumbre: “La naturaleza es, en cada momento, una función de la cultura”.

La curaduría de Ramos Collado se ha propuesto dinamizar conceptualmente el paisajismo, anclando el repertorio de obras en tres hitos: un primer momento de formación de lo “clásico” en la pintura de Francisco Oller, dedicada a exaltar la productividad de la tierra; un segundo momento perplejo en el trabajo de Carlos Raquel Rivera, forjador de un paisajismo ominoso; y un tercer momento, aún plenamente vigente, con el paisajismo exaltado y “entremundano” de Myrna Báez. En torno a estos tres hitos se armará la escena temática que toma en cuenta, además, ciertos elementos del desarrollo cronológico del paisajismo en Puerto Rico, de la mano con la situacionalidad de la idea de paisaje en el contexto social y económico.

La exhibición —compuesta de obras de las colecciones permanentes del MAC, del MuHAA, de préstamos de otros museos y de colecciones privadas, de obras en proceso y/o comisionadas, y de documentación de obra efímera emplazada en exteriores— espera despertar el interés del público en la representación de nuestra naturaleza para propiciar discusiones sobre lo que ésta significa para nosotros de cara a otras tradiciones representacionales regionales y globales. La gran pregunta queda en las manos del público: ¿Qué hemos hecho en Puerto Rico con nuestro entorno natural?