Ser humano perfecto sería puertorriqueño