Inicio » 80grados, ¿Qué Hacer?, Cultura, Música

Un Cantar para nuestro Oscar


oscar300

Una de esas noches en que “volvemos a ser gente” buena y solidaria, mientras nos preparábamos para iniciar a la medianoche la jornada de “32 por Oscar”, una querida amiga me regaló unas palabras que me alentarán siempre. Hablamos sobre lo que se estaba haciendo por la excarcelación de Oscar López Rivera y me dijo: “Todos los días, al levantarme, me pregunto: ¿qué podré hacer hoy por Oscar?”.

Me conmovieron sus palabras, que la dignifican a ella y a quien las inspira, porque son palabras llenas de poder. No es una pregunta retórica, es la reflexión de quien se apresta a la acción y la ejecuta, aunque 32 años de lucha por la libertad plena de Oscar pueden agotar a la guerrera o al guerrero más incansable. No obstante, me consta que mi querida amiga y miles de personas comprometidas con la liberación de Oscar han encontrado fuentes de energía, de coraje, de entusiasmo incluso, para contestar esa pregunta y hacer algo más, cada día. Participar en las gestiones por la excarcelación de Oscar es un camino de liberación personal y colectivo, que invita a la acción individual y comunitaria.

El sábado 14 de septiembre en el Coliseo Roberto Clemente nos toca “Cantar para nuestro Oscar”. Decenas de artistas, junto a miles de participantes, estamos convocados para usar el poder de la palabra y de la música y, en la mejor tradición de las “gestas de pueblos antiguos”, reconocer a un héroe puertorriqueño que lleva 32 años encarcelado injusta y abusivamente. Oscar se merece nuestros mejores cantos porque, en un país de conflictos vacuos y reales, él es “maestro constructor de puentes” que unen y comunican a puertorriqueños y puertorriqueñas desde Vieques hasta Chicago, desde los 10 años hasta los 100, de diversas ideologías políticas. También nos hermana con cientos de habitantes del planeta que han expresado su reclamo por la excarcelación, desde Desmond Tutu hasta Susana Baca.

Oscar López Rivera es un maestro y nos invita a luchar: “La lucha nunca cesa, la vida es lucha toda”, como dice Juan Antonio Corretjer. Oscar también lee, escribe y pinta, aun en la prisión que aspira a reducirlo, infructuosamente. Supongo que habrá disfrutado el juego de palabras del título del CD y del concierto que le rinden homenaje: “La lucha es vida toda”. Oscar demuestra con sus prácticas y sus expresiones que si bien “la lucha continúa”, como canta Miriam Makeba, también es cierto que la vida desborda todo. Oscar López Rivera sigue luchando desde la cárcel, porque es un ser libre y es maestro de cientos de miles que aprovechamos sus lecciones. Todavía más importante, me parece, es que Oscar sigue viviendo, que su amor por lo que la vida le ofrece lo mantiene digno y productivo, brindando amor a su hija, su nieta y toda su gran familia extendida, mostrándonos el poder de las artes y del cariño para liberar al más perseguido de los presos. La pequeñez y mezquindad de sus carceleros, desde el anónimo hasta el más famoso, son tales que no merecen una línea más.

Por eso se acerca otro momento de “Cantar para nuestro Oscar”. El álbum La lucha es vida toda servirá de guía en el tributo del 14 de septiembre en el Coliseo Roberto Clemente. Es un trabajo colectivo que aspira a retratar distintos momentos de la vida de Oscar, desde su niñez al día de hoy en que aspira a caminar por la playa con su hija y su nieta. Termina como debe ser, con La fiesta de Oscar, anticipo de la bienvenida que le daremos cuando regrese a casa, y en la cual participan familiares y amigos, patriotas vivos y eternos. Oscar nos convoca nuevamente a que seamos la mejor gente que podemos ser, solidaria, respetuosa, digna, creativa, amorosa. En realidad “La lucha es vida toda, el Tributo” es otro gran regalo que nos hace Oscar.

Gracias por tus palabras de aquella noche en el Viejo San Juan, querida amiga.

Canciones para Oscar

Las canciones del CD La lucha es vida toda servirán de eje del concierto tributo para Oscar López Rivera. Los artistas participantes también cantarán algunos de sus éxitos, para una presentación de unas dos horas y media. El proyecto es muy ambicioso, porque entrelaza a través de canciones la biografía de Oscar desde los juegos de su niñez (Tony Mapeyé) en San Sebastián del Pepino (Trío Taboas-Scharrón) hasta su experiencia en los Estados Unidos y en la guerra de Vietnam (Mikie, Chabela y el Topo).  Su estirpe es la de caciques como Agüeybaná,(Roy y Zoraida) que lucharon contra los españoles invasores. En el historial de Oscar, su militancia por la independencia de Puerto Rico se alimentó, como en el caso de José Martí y otros, de las experiencias en las entrañas del imperio, en el “fuego de Chicago” (Intifada). El llamado es claro y se replica: “Levántate y no duermas más, ya llegó la hora de actuar, ya todo se sabe, ya no hay que temer, el hacer lo que hay que hacer nos salvará.” (Tito Auger y Así Somos) Durante los 32 años de su encarcelamiento (Fernandito, Walter, Fofé y Eduardo), que demuestran el abuso del “señor federado” (Lucecita), Oscar es capaz de cultivar su amor a su hija y nieta (Danny Rivera) pero, igualmente importante es el amor que provoca, de su familia inmediata y de su familia extendida, que somos nosotros (Andy Montañez). Me atrevo a asegurar que la noche del Tributo La lucha es vida toda en el Coliseo Roberto Clemente, antesala a la fiesta por su regreso (Haciendo Punto), el más presente de todos será Oscar López Rivera.

Los cantos son poderosos. En mis programas de radio he tenido el privilegio de dialogar sobre Oscar y celebrar su vida y la lucha por su excarcelación, mientras escuchamos diversos “cantos de libertad”. Además de las que contiene el CD La lucha es vida toda, que todos debemos adquirir y que escucharemos el 14 de septiembre en el Coliseo Roberto Clemente, a continuación comparto la letra y los enlaces de otras cuya selección ha estado inspirada en la vida de nuestro compatriota encarcelado. Les invito a escucharlas teniendo a Oscar presente, para que sientan como se llenan de significados “más profundos y sentidos”. Al final enumero otros títulos que han alimentado otros homenajes, otros momentos en los cuales hemos necesitado “Cantar para nuestro Oscar”.

1. Joan Manuel Serrat: Para la libertad (poema de Miguel Hernández, música de Serrat)

“Para la libertad sangro, lucho y pervivo.

Para la libertad, mis ojos y mis manos,

como un árbol carnal, generoso y cautivo,

doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones

que arenas en mi pecho. Dan espumas mis venas

y entro en los hospitales y entro en los algodones

como en las azucenas.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,

ella pondrá dos piedras de futura mirada

y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan

en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño,

reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.

Porque soy como el árbol talado, que retoño

y aún tengo la vida.”

2. Dúo Guardabarranco: La libertad, de Salvador Cardenal y “Banderas de libertad” (letra de San Francisco de Asís y música de Salvador Cardenal). Ambas se subieron a la Internet con fotos de Oscar y el reclamo de su excarcelación).

“Si se pudiera ver el mar

desde esta cárcel fría

mi rostro entre barrotes

no lloraría.

Mar sin costas fuiste un día,

lágrimas de Dios.

Son mis rejas frente y secas,

máscaras de piel deteniendo

las olas del soñar

la libertad.

La libertad, un niño ciego,

la libertad, un loco amando,

la libertad, un nadador en alta mar,

la libertad, encarcelada,

la libertad, en mi cabeza,

la libertad, un pensador contra la ley.

Si se pudiera ver el sol con la mirada fija

un ángel entraría por las pupilas.

Habrá cielo, habrá infierno

solo estoy aquí.

Habrá cielo, habrá infierno, estamos aquí

deteniendo las olas del soñar, la libertad.

La libertad, un niño ciego,

la libertad, un loco amando,

la libertad, un nadador en alta mar,

la libertad encarcelada,

la libertad en mi cabeza,

la libertad un pensador contra la ley.

Hijos míos

salgan al mundo

con las antorchas en las manos.

Donde haya hogueras

pongan manantiales

donde haya espadas

pongan rosas.

Transformen en jardines

los campos de batalla

abran surcos y siembren amor

y planten banderas de libertad

en la patria de la pobreza.

3. Otras canciones para Oscar: Danny Rivera: Libre (“como el ave que escapó de su prisión, y puede al fin volar”); Mercedes Sosa: Corazón libre (“no te entregues corazón libre, no te entregues, no”) y Tiempo de libertad (“canta la canción de un tiempo de libertad / va cruzando los cielos nuestra canción, pájaro liberado que busca amor); León Gieco: El país de la libertad (“Búsquenme donde se esconde el sol,
donde exista una canción. Búsquenme a orillas del mar
besando la espuma y la sal.Búsquenme, me encontrarán en el país de la libertad.”); Roy Brown: Oubao Moin (“gloria a las manos, a todas las manos que hoy trabajan, porque ellas construyen y saldrá de ellas la nueva patria liberada.”)

Publicado originalmente en Claridad. (www.claridadpuertorico.com)