Inicio » Puerto Rico

“Veinte siglos D.M.” … después de La Magdalena



Maria Magdalena de las Rosas, por Tanya Torres

Maria Magdalena de las Rosas, por Tanya Torres

I.  Crear peligrosamente es lo que Edwidge Danticat en su libro de ese nombre alaba -las devociones, los juegos, los juicios creativos del vaivén de esos que crean lejos de donde nacieron. Irse y crear en la distancia es, de plano, peligroso; de curva, sinuosamente circular. Circular y peligroso. Y cita a Camus: “a person’s creative work is nothing but a slow trek to rediscover, through the detours of art, those two or three images in whose presence his or her heart first opened”.

En “Las 7 salves de La Magdalena”, Raquel Z. Rivera & Ojos de Sofía desafían astutamente más de un peligro -temático, artístico, musical, conceptual- y crean lenta y peligrosamente un arma con la que se reivindica a una mujer a la que todavía se le lanza piedras por lo bajo, aunque ya la oficialidad religiosa haya declarado -hace 41 años- que no fue la pecadora de las viejas películas y los santos sermones.

Se podría decir que uno de sus objetivos es acuchillar con mezclas y recombinatorias de salves, bombas, aguinaldos, seis y danzones las antiguas y reiteradas camisas de fuerza con las que a María Magdalena se le ha vestido y descrito desde siempre. Se podría decir también que el homenaje a “Nuestra Señora de Lexington” es un poderoso dispositivo tacto-visual, un objeto pre-meditado que anuncia desde antes de tocarlo la amplitud de su deseo. Y, ante todo, es una forma de sacar de paseo en la metrópolis la fuerza pura de esta música, música jíbara redux que reverbera en un fogón tumultuoso donde cristalizan, macerados, “veinte siglos D.M.” (Después de Magdalena)”. Desde El Barrio, país de residencia de los creadores, que siguieron buscando y redescubrieron lo que hace años les abrió el corazón.

II.  Conceptualmente, el proyecto que se ha presentado en Nueva York y que llega a Puerto Rico, es una larga y lenta circunvalación para encontrar lo que María Magadela puede ser, representar y significar para todos, pero sobre todo para las mujeres. Para hidratar la piel de la Magdalena lacerada y vilipendiada, para humedecer el espacio en el que se le piensa, este makeover musical de la Magda Supreme replantea la valorización-por-procreación que está al centro del discurso mítico-religioso de las dos Marías. Ésta, la del disco: “La María cuya importancia no estuvo dictada por la maternidad”, como escriben en las notas del CD. Exfoliada y emperifollada la Magda avanza. La Magdalena que aparece en la letra de las canciones no sigue a nadie; se lanza, vibra, acompaña, propone y compone. Antireproductiva pero antivirginal. Seduce sin consecuencias.

Vicios sagrados y oraciones paganas se le han atribuido, pero en el primer momento de la primera canción, “Nuestra Señora de Lexington” arranca envuelta con la patina de una luz humedecida por las lágrimas y adornada con la candidez de un seis fajardeño: Magdalena La Sublime/ La Patrona del Solsticio/ La que en nuestro beneficio/ Con sus lágrimas redime


Siempre es un riesgo transitar entre la dureza de los conceptos reiterados y petrificados en la memoria, y alguna nueva manera de hablar de esa realidad. Doble riesgo es éste: poder hidratar también en esta colección temática los géneros musicales caribecéntricos (puertorriqueños, dominicanos) desde un allá, desde la periferia que es el centro de creación de las dos gestoras de esta celebración íntima hecha pública: de Raquel Rivera – productora, compositora, arreglista, intérprete – y de la artista Tanya Torres, que también reside en East Harlem, “socias creativas” que han dedicado cuatro años a esta colaboración imagiacústica.

Aquí no hay improvisación. Desde 2006 han estado intentando, según ha dicho Rivera, “canalizar nuestra devoción compartida”. Los músicos que se le unen en el camino demuestran una gran dosis de meticulosidad, proveyendo el marco de honestidad emotiva de los ritmos: el piano de Desmar Guevara, la guitarra de Yasser Tejada, el cuatro de Alejandro Negrón. Es un objeto destilado, pensado, una cajita de aserrín prensado, un proyecto en el que el pensamiento precede la articulación. No pasa siempre.

El CD establece el arco entre los adentros de la devoción y los afueras de la calle. La calle de la Magdalena y la Magdalena de la calle se sirven de la sonoridad que delata su función redentora. En la bomba yubá/sica “Al pie de la cruz”, Magdalena es la Divina María de la Luz, mientras que en el aguinaldo “Canción de la Magdalena” la mujer insiste que hay espacio para la fuga, para el escape, para ser humanos, quizás: En esa agonía/ Me rehuso a verte/ Por eso propongo/ Cambiar nuestra suerte. Son canciones paradas en zancos por las calles de Nueva York, desplegando y sacudiendo su unicidad, así como lo hace la “ungida de oficio” en el aguinaldo “Canción de la Magdalena”: Yo también he sido/ la electa de Dios/ Sorda humanidad/ Que no oye mi voz/ Que no oye mi voz/ Ni me quiere ver/ Cual hija divina/ De altísimo ser

Raquel Z Rivera

III.  ¿Qué ritmo tiene ese cuerpo madgaleno, y qué ritmo tienen los cuerpos que la celebran? Otras catedrales “peligrosas” en las que no había peligro eran parte de la peregrinación semanal de Raquel Rivera por Carolina, por San Juan, circa 1994. Allí la autora de Nuyoricans fron the Hip Hop Zone, (Palgrave, 2003) y editora de Reggaeton (Duke University Press, 2009) se convirtió en dueña y señora de todos los ritmos que después estudió. Su cuerpo siempre ha estado implicado en su trabajo investigativo, académico y musical. Con su trabajo de campo inauguró quizás la crítica de la música urbana en la prensa puertorriqueña, constatando que los devotos siempre sudan música para poder sentir.

Del hip hop al reggaetón al jíbaro-heavy music de este CD, la trayectoria de Rivera la creadora se debe a un admitido desarrollo espiritual, que no puede ser confundido con una adhesión a una creencia. En una entrevista reciente con The New York Daily News, Rivera admitió que está “interesada en la devoción como cosa poética. Creo, pero no creo literalmente”.

Tanya Torres, por su parte, se regodea en la luxuriante humanidad de una mujer-icono que nunca se vio desadjetivada. Comenta Rivera en su ensayo de presentación al CD :”Las Magdalenas de Tanya no se encuentran en penitencia, sino en contemplación, armonía, adoración. No pintan de rubio su ser moreno. Son símbolos cromáticos de un mito que me ayuda a entender mejor al Todo y a mí”. Así, en el arte que acompaña las presentaciones del disco, se exhiben las imágenes de la “patrona de los fieles creadores que no creen en nada, salvo en la calidad redentora del acto creativo”. Al igual que en el salve/pri-prí/aguinaldo “La 7ma salve”, las Magdalenas de Torres buscan a María mi morena santa. Y en “María Magdalena de las Rosas”, la imagen insignia del CD, se hace eco de la letra de la bomba yubá “La que sabe”. Flores amarillas pide ella, cantan. Y así la pinta Torres: en manto rosa con flores amarillas. Morena.

IV.  Una calle que se regodea en su longitud es la imagen que precede las canciones -la tapa del CD que, al abrirse, planta al escucha potencial en la geografía desde donde se alarga y se acorta la lejanía. Por allí es que Ojos de Sofía plantea el mapa de la creación alternativa sobre la “plenitud de plenitudes y consumación de las consumaciones”, mixta de textos Gnósticos, de guitarra y calavera: A la luz de una vela/ (Magdalena bien lo sabe)/ Contemplas tu caravela (Magdalena bien lo sabe).

Portada de la producción discográfica "Las 7 salves de La Magdalena"


En la foto de contraportada de Juan V. Núñez, la pintura de la Magdalena es cargada por una mujer en sandalias por las calles del Barrio. La foto concentra en el asfalto. Sólo en una esquina se delata el pasar de la mujer con la Magdalena de flores y hojas a cuestas. Imperceptible casi, se encuentra una colilla de cigarillo en el asfalto de la calle. Habrá seguramente más colillas que hojas y flores en las avenidas del Barrio. Pero, como demuestra este proyecto, en el jardín urbano de la Lexington, las hojas, francas, siguen cayendo.

  • Pingback: San Diego Security Guard()

  • Pingback: San Diego Security Patrol()

  • Pingback: his secret obsession reviews james()

  • mango dolly
  • It’s a shame you don’t have a donate button! I’d definitely donate to this brilliant blog! I suppose for now i’ll settle for bookmarking and adding your RSS feed to my Google account. I look forward to brand new updates and will share this site with my Facebook group. Chat soon!

  • thanks for sharing niche article awesome

  • Tendremos un conversatorio sobre las intersecciones entre lo artístico y lo religioso en “Canción de la Magdalena” este jueves 21 de octubre a las 8pm en la Librería La Tertulia de Rio Piedras. Participaremos mi colaboradora Tanya Torres, el teólogo Luis Rivera-Pagán y esta servidora.

    También tendremos una charla de artistas en la UMET ese mismo jueves 21 a las 10am. Y tendremos la exhibición del arte de Tanya en el Centro Cultural Marina Arzola de Guayanilla el sábado 23 a las 7pm (y, si aparece guitarrista, canto el seis fajardeño del disco).

    Más información sobre nuestro proyecto: http://www.canciondelamagdalena.com

  • Benjamín Muñiz

    Alex: el CD está disponible en La Tertulia en Río Piedras, cdbaby.com, Amazon… (www.canciondelamagdalena.com). A Silvia la entiendo pues tampoco vengo de una tradición católica y me cuesta entender el asunto de los santos como guías espirituales. La noche del 16 de octubre Raquel y Ojos de Sofía nos permitieron tener la experiencia de una devoción que se alimenta de artes y saberes diversos. Voces y manos, inteligencias y emociones, provocaron un encuentro poco común en PR. Boricuas de aquí y allá, una portuguesa y un dominicano interpretaron salves, bombas y plenas. La Magdalena propició ese encuentro y Raquel aprovechó un proceso creativo y espiritual que le ha permitido dar coherencia a su experiencia personal y que ha producido pinturas inspiradoras en los pinceles de Tanya. Raquel escribió las canciones, grabó el CD, convocó a los músicos (8) y nos invitó a la fiesta. Entendí mejor las referencias a la cruz porque salieron de PR y pasaron por el barrio, por un espacio mágico que ha permitido que se realice el sueño de José Martí y otros. “Nuestra América” se vive en ciudades como NY, donde conviven y comparten sus pasiones e intereses nuestros hermanos latinoamericanos. Eso nutre a Raquel y Ojos de Sofía.

  • Silvia

    Me parece interesante el proyecto desde el punto de vista creativo, pero muy cercano a la Magdalena de los católicos, cristianos que persiguieron (y fueron perseguidos también)a muchas mujeres incluyendo a la María Magdalena. No veo una innovación en esto, excepto por la música, tal vez. De todas maneras es un buen intento de mezclar las ideas con lo religioso.

    • Hola Silvia. Puedes escuchar las canciones aquí: http://www.ojosdesofia.com. Me intriga mucho saber, si luego de escuchar la música, la Magdalena co-líder y co-mesías de Jesús que propone el proyecto te sigue pareciendo semejante a la Magdalena católica.

    • Hola Silvia: Te invito a pasar por mi blog y ver las otras Magdalenas. La que se presenta aquí se puede interpretar como la más “católica” pero si ves las otras, y lees los textos, creo que podrás ver otra perspectiva, o varias, respecto a las obras y mi interpretación de la Magdalena. ¡Gracias por comentar!

  • Axel

    Gracias al viaje de Felix, lo quiero! Solo falta el link para conseguirlo..sales Dept? helloou!?

    • El CD está disponible en la Librería La Tertulia de Rio Piedras y en la Fundación Nacional para la Cultura Popular del Viejo San Juan. También está disponible por internet: iTunes, Amzon, CDBaby, DigStation, y más.