Inicio » 80grados, Comunicación

¿Quién es periodista?

¿Quién es periodista en el 2012? ¿Son los reporteros o los blogueros? ¿Los curadores de información o los Tuiteros son periodistas? Cualquier persona con una computadora puede abrir un blog, escribir y difundir información, pero ¿es cualquiera un periodista?

La definición legal de lo que es un periodista en el siglo 21 se está replanteando en los Estados Unidos, con el avance contundente de las redes sociales y el llamado periodismo ciudadano en el que los individuos abren sus propios canales de comunicación. Las implicaciones de este debate legal, académico y profesional merecen un análisis profundo por los que ejercen el trabajo reporteril y en los nuevos medios cibernéticos.

“La balanza se inclina a una visión más amplia de lo que es ser un periodista en la medida en que la libertad de expresión y el acceso libre a documentos cobija a todos, pero no todo el mundo es periodista”, dijo el licenciado Jorge Pizarro, del bufete Jiménez, Graffan & Lausell, quien ha representado medios de comunicación masiva y periodistas por cerca de 20 años.

“En términos de libertad de expresión los blogueros y los periodistas son iguales, pero la diferencia está en definir quién hace el trabajo, y en la rigurosidad con que se apega a la veracidad en la noticia. La definición va a depender de esa óptica”, agregó Pizarro, quien ha sido abogado de medios como El Nuevo Día, Primera Hora y El Vocero.

El rol histórico del privilegio periodístico que dan los tribunales ha ido cambiando y hay jurisdicciones que definen quién es periodista por su trabajo y no por el medio para el que laboran, sostuvo la licenciada Julizette Colón-Bilbraut, experta en el tema de comunicación y redes sociales, además de ser abogada con más de 15 años de experiencia en litigios.

“En New Jersey se aceptan a los blogueros como periodistas, pero en un caso en Chicago, no. La nueva definición que se está creando en la jurisprudencia actual de lo que es un periodista se basa en el valor de su trabajo, y este valor se define por la forma en que busca la información y por la veracidad de la información que se difunde”, sostuvo Colón-Bilbraut.

¿Son todos periodistas?

Periodista, según la definición que se enseña en las escuelas de periodismo y en los libros, es aquella persona que se dedica profesionalmente a cualquiera de las formas del periodismo, ya sea en prensa escrita, radio, televisión o en los medios digitales. Un periodista es la persona que trabaja afanosamente por buscar la verdad, por descubrir temas de interés público, por investigar asuntos importantes para un gran número de gente y que suelen ser ocultados por instituciones como el gobierno, la iglesia o las empresas, entre otras. Lo que escribe o difunde lo hace en el menor tiempo posible, y debe basarse en fuentes verificables y veraces.

Pero una cosa es lo que dicen los libros o se enseña en las universidades y otra cosa lo que representa el ejercicio del periodismo a la luz de cómo lo están interpretando los estados y países en este momento.

“Un periodista – sea bueno o malo – posee el hambre para buscar la verdad y compartirla de maneras convincentes. Sin embargo, algunos de los mejores periodistas no tienen formación académica en el campo. Además, los blogs compiten con los medios tradicionales cada día y en ocasiones se han convertido en fuentes más confiables de información que los periodistas reconocidos”, expresó a The New York Times, Ellyn Angelotti, profesora de periodismo, leyes de comunicaciones y democracia en el Poynter Institute.

Más de 39 estados, incluyendo Washington, D.C., han desarrollado protecciones adicionales a los privilegios constitucionales que ya existen hacia la prensa pero no todas aplican a los que laboran en blogs o en redes sociales, según los expertos legales consultados.

Este debate tiene mucho que ver con la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. El Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha reconocido históricamente la necesidad de tener un mercado de ideas en el que la gente se pueda comunicar libremente. Sin embargo, desde el famoso caso del 1964 de New York Times vs. Sullivan, ese mismo Tribunal Supremo desarrolló protecciones específicas en términos de probar malicia real en la publicación de información falsa.

En ese sentido, si el trabajo del bloguero es consistente, veraz y tiene credibilidad, podría o debería tener las mismas protecciones legales que un periodista. Esto también tiene mucho que ver si el blog se concentra en ofrecer información noticiosa, de manera regular. De hecho, En Hawaii, New Hampshire y New Jersey ya se extiende el privilegio periodístico a los blogueros y periodistas ciudadanos.

Mucho de este tema se debatió en el controversial caso de la periodista de The New York Times, Judith Miller, quien fue encarcelada por rehusarse a revelar una de sus fuentes confidenciales ante un jurado que investigaba la filtración a la prensa del nombre de una agente encubierta de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), relacionado al alegado programa de armas de destrucción masiva que justificó la guerra contra Iraq y que probó ser falso.

“¿Debemos entonces crear un privilegio que proteja sólo a esos periodistas empleados por la revista Time, The New York Times y otros gigantes de los medios, o debemos extender esa protección también al propietario de una impresora de escritorio que produce un boletín semanal para informar a sus vecinos, hermanos de logia, correligionarios o co-conspiradores? ¿Protege el privilegio de periodista al estereotipado bloguero que vestido con pijamas se sienta frente a su computadora personal para colgar en la Internet su información para que cualquiera la vea? Si no, ¿por qué no?”. (Cita en el Subpoena en la de citación a Judith Miller ante un Gran Jurado federal).

Tres ejemplos recientes

Hay tres ejemplos recientes que traen a discusión la definición de qué hace a alguien periodista: uno en Oregon, otro en Chicago y otro aquí en Puerto Rico.

En Oregon, un juez federal determinó que una bloguera de Montana, Crystal Cox, no podía reclamar las protecciones de ley que se dan a los periodistas de ese estado porque no era una periodista. Cox había sido demandada por difamación tras acusar al fundador de un grupo de inversiones de actuar ilegalmente, pero el juez determinó que no tenía educación formal en periodismo, y que no siguió los estándares periodísticos como verificar la información o incluir ambos lados de la historia, como se supone que haga un periodista.

En Chicago, se debate el caso en el que se intentó limitar el privilegio de ser periodista. TechoBuffalo, un sitio de tecnología que recibe más de un millón de visitantes al mes, publicó en exclusiva la imagen del manual de un teléfono marca Motorola antes de que el mismo fuera difundido, alegando que la recibieron por una fuente anónima. La empresa Johns-Bryne, que imprimió el manual, demandó al site de noticias para que revelara su fuente a lo que éstos se negaron amparándose en que son un medio. Aunque inicialmente el tribunal estaba en contra, cambió de posición y determinó que es un medio noticioso.

Aquí en Puerto Rico, recientemente el Tribunal de Apelaciones falló a favor de un tuitero a quien el Departamento de Estado le había denegado una credencial de prensa. A través de su cuenta CaribNews en la red social Twitter, Juan Carlos Pedreira se dedica a copiar las noticias que investigan, escriben y recopilan  otros periodistas en medios locales e internacionales. Su título es considerado por muchos en el ambiente de las nuevas tecnologías como un “curador” de información, posición que también existe en algunos medios tradicionales, que copia y difunde “links” de noticias generadas por otros.

No es lo que hacen, sino cómo lo hacen

Más allá de identificar si un blog o un curador de contenido en las redes sociales hace trabajo reporteril, lo importante es determinar cómo hacen el trabajo de diseminación de información.

“El que repite información, como un curador, o el que escribe en una red social como Twitter o Facebook, podría tener incluso hasta más responsabilidad legal que un reportero en un medio tradicional porque repiten sin saber si la información es correcta o ilegal”, dijo Pizarro.

“No es lo mismo ir a una conferencia de prensa o buscar un documento y reacciones a repetir una noticia sin verificarla. El que repite sin verificar se expone aún más a cometer actos de malicia real o a difamar si lo que difunde es incorrecto, y no tendría igual protección en ley”, agregó Pizarro.

En el mundo de super-saturación noticiosa actual,  los curadores de información o contenido en Internet son importantes pero no son periodistas, opinaron los expertos. Según Colón-Bilbraut deben operar bajo un Código de Ética que es nuevo.

“El periodismo en esta era no va a sobrevivir sin los curadores, pero eso no los convierte en periodistas. El objetivo del curador es investigar datos de diversas fuentes, pero eso no es ser periodista”, sostuvo Colón-Bilbraut.

Según Colón-Bilbraut, otros elementos que ayudan a definir quiénes son periodistas incluyen:

  • Que la información sea veraz o el comunicador se expone a acciones por difamación (Broker’s Choice of America vs. NBC, 2011)
  • El “Hot News Exception” bajo la doctrina de uso justo (“fair use”) en la ley de Derechos de Autor  no es una carta blanca para el uso de material de otro. (Murphy vs. Millenium Radio, 2011)
  • La forma y manera en que se interactúa con entrevistados también puede ser fuente de acciones legales. (Duckett vs. Nancy Grace and CBS, 2010)
  • El fin no justifica los medios. Si la información no fue legítimamente recopilada, viola la ley (News of the World)
  • El privilegio de no tener que revelar las fuentes se sostiene cuando se ha protegido tanto a la información como a la fuente de ser divulgada. (US vs. Sterling, 2011)

Los temas de consentimiento y privacidad de los individuos objeto de la cobertura también determinan hasta dónde aplica la ley al que difunde información.