Inicio » 80grados, Puerto Rico

Construyamos (en) familia: equidad y adopción


Galeano-Helena2

Somos padre y madre adoptivos por elección. Porque estamos convencidos de que todx niñx merece el amor, el estímulo, la crianza y el acompañamiento necesarios para el pleno desarrollo de su potencial individual. Porque estamos convencidos de que nuestra sociedad se fortalece en la medida en que todx niñx crece en un hogar capaz de desarrollar sus habilidades para participar solidariamente en la construcción de eso que llamamos “familia”. La familia no se engendra ni se hereda; la familia se forja con vínculos heterogéneos que se enlazan al calor del amor, que es también, y enhorabuena, diverso.

El reciente Proyecto de Ley (PS 437), presentado por la senadora Mari Tere González, propone extender el derecho de adopción “sin disposición de género”, lo cual sería un primer paso a la equidad en procesos de adopción para parejas del mismo sexo en Puerto Rico. Apoyamos fervientemente este proyecto legislativo y exhortamos a todxs los padres y madres adoptivxs y “biológicxs” de nuestro país a hacer lo propio. Más aún, lxs incitamos a indignarse y expresar públicamente su indignación ante la reciente decisión de la Corte Suprema de Puerto Rico que determinó que una madre “de hecho” no podría convertirse en madre “en y con derecho” de una hija que la reconoce y la reclama como tal. ¡Así no se construye (en) familia en nuestro país!

El Evan B. Donaldson Adoption Institute, una organización estadounidense dedicada a la investigación y el desarrollo de políticas públicas respecto a la adopción, nos provee datos recientes que ameritan nuestra atención. En un estudio publicado en 2011 el instituto concluyó lo siguiente :

Uno de los cambios históricos en los procesos de adopción en las pasadas décadas ha sido el creciente número de niñxs ubicados en familias encabezadas por parejas lesbianas y homosexuales. Han sido en su mayoría niñas y niños procedentes de hogares de crianza (foster homes) que son mayores o tienen necesidades especiales…. Las parejas lesbianas y las homosexuales, al igual que sus contrapartes heterosexuales, están proveyendo la crianza necesaria y el hogar permanente que necesitan estxs niñxs. Más aún, lo están haciendo con un alto nivel de sensibilidad paterna/materna y capacidad, comparable al nivel registrado en parejas adoptivas heterosexuales. La evidencia demuestra, además, que sus hijos e hijas se están adaptando tan bien como aquellxs adoptadxs por parejas heterosexuales.

No conocemos de estudios similares realizados en nuestro país. Pero sí contamos con datos del Adoption and Foster Care Analysis and Reporting System (AFCARS), un organismo federal, que debemos ponderar. Según AFCARS, en el año 2009 había en Puerto Rico 1039 niñxs ubicadxs en hogares de crianza a la espera de ser adoptadxs. Una penosa espera que concluyó ese año tan solo para el 19% (202) de ellxs. Dos años más tarde, en el 2011, fueron muchísimos más los niñxs nuestrxs que se quedaron esperando: tan solo un 5% de ellxs fue recibido en un hogar adoptivo. ¿Cómo podemos construir (en) familia en nuestro país mientras tantos de nuestros menores pasan gran parte de su niñez a la espera?

La espera desespera y la desesperación engendra desesperanza. Está en nuestras manos detener este ciclo. Las cifras citadas nos deben movilizar tanto como el llanto desesperado de un niño en el silencio de la madrugada. Respondamos en familia a ese clamor y apoyemos toda medida conducente a expandir y acelerar los procesos de ubicación de nuestros niñxs en hogares adoptivos amorosos y dispuestos a criarlos y formarlos como miembros de la familia extendida que nos compete construir como país.

Oponernos a extender el derecho de adopción a parejas del mismo sexo equivale a enseñarle a nuestros hijxs, sobrinxs, nietxs y ahijadxs biológicxs, adoptivxs, politicxs o postizxs a practicar la discriminación. Equivale además a cruzarnos de brazos y hacernos de la vista larga ante la espera de tantos de nuestrxs niñxs que se preguntan diariamente ¿por qué no me vienen a buscar a mí?

La equidad en procesos de adopción es una cuestión de derechos y de justicia para con las mujeres y los hombres de todas las “orientaciones sexuales” que están calificadxs, preparadxs, listxs y, tantas veces, desesperadxs por compartir el maravilloso tesoro de la adopción, la maternidad y la paternidad. ¡Pero eso no es todo, familia! La equidad en procesos de adopción en nuestro país es también un issue social que nos urge atender para darle una respuesta al clamor de los cientos de niñxs nuestrxs que crecen esperando el regalo de un hogar que los cobije.

La intolerancia no es la respuesta a esa espera. La vía para construir familia y darle a todxs nuestrxs niñxs la oportunidad de formarse en familia es, en la inédita coyuntura en la que afortunadamente nos encontramos, apoyar cada proyecto de ley en favor de la equidad en procesos de adopción.

“Mucha magia y mucha suerte tienen los niños que consiguen ser niños”, dice Galeano. Está en nuestras manos ser las magas y los magos, las hadas y los hados, las heroínas y los héroes, las princesas y los princesos, los seres humanos y la familia que todxs nuestrxs niñxs necesitan para vivir, disfrutar y recrearse en su niñez. Construyamos familia, apoyemos la equidad en procesos de adopción ahora.

Jocelyn A. Géliga Vargas (profesora UPR-Mayagüez)

Christopher Powers (profesor UPR-Mayagüez)

Cabo Rojo, Puerto Rico

19 de mayo de 2013