Inicio » 80grados, Derechos Humanos, Dossier LGBTT, Lo más comentado 2015, Lo más visto 2015

Fundamentalismo religioso y homofobia


apocalipsis-5Oigo unas voces confusas y enigmáticas
que tengo que descifrar…
Dicen que soy un hereje y un blasfemo;
y otros aseguran que he visto la cara de Dios.
–León Felipe

En este breve ensayo nos ocuparemos de la manera en que el fundamentalismo cristiano, apoyándose en una lectura monolítica y rígida de las escrituras sagradas canónicas, se convierte en apologista principal del discrimen contra la comunidad LGBTTQ.

Fundamentalismo e intolerancia

El fundamentalismo cristiano nació dentro de la tradición evangélica estadounidense como un rechazo a múltiples cambios culturales que sectores religiosos conservadores catalogaban de secularismo y alejamiento de las normas sociales ordenadas por Dios. Sus puntos de disputa y polémica han sido diversos: las investigaciones históricas críticas de las escrituras sagradas que ponen en duda su inspiración divina, inerrancia e infalibilidad; las interpretaciones metafóricas de ciertos dogmas teológicos (nacimiento virginal de Jesús, su resurrección, su retorno triunfal al cabo de los tiempos); el darwinismo y la teoría de la evolución, que parece afectar la visión de la creación narrada en el Génesis bíblico; la diversificación de las estructuras familiares y de relaciones entre parejas; la apelación al consenso social para regular los códigos jurídicos y las normas éticas comunitarias (Barr, 1978; Marsden, 2006).

Diversos autores protestantes conservadores publicaron entre 1910 y 1915 una serie de tratados bajo el título general de Los fundamentos (The Fundamentals) (Torrey et al., 1994). Esos tratados tuvieron, gracias al apoyo financiero de algunos acaudalados magnates, amplia difusión y generaron polémicas intensas y amargas en el seno de las agrupaciones religiosas y eclesiásticas. De su título – Los fundamentos – nació la designación del movimiento: fundamentalismo. Los fundamentalistas se perciben como guerreros de la fe; cruzados del cristianismo evangélico ortodoxo.

Se trataba de defender los pilares tradicionales de la fe cristiana del temido efecto revisionista de los análisis críticos bíblicos y la teología liberal y modernista. Pero, esos debates teológicos, al interior de las iglesias, se acompañaron pronto de otra preocupación: el preservar y proteger la cultura y civilización cristiana occidental de los supuestos efectos nocivos germinados por la creciente secularización de la sociedad. De ahí, por ejemplo, las fuertes batallas contra las teorías de la evolución de la especie humana, el feminismo y sus reclamos de igualdad para la mujer, incluyendo los derechos reproductivos femeninos y su posible ordenación al ministerio o sacerdocio, y, más recientemente, los reclamos de reconocimiento jurídico y dignidad social de la comunidad LGBTTQ.

Mark Juergensmeyer (2000) detecta, en muchos grupos que reclaman legitimidad religiosa para su intolerancia moral, una pretensión de reactivar el patriarcado heterosexista. En el contexto social liberal de la modernidad tardía, esa postura conduce a una amarga hostilidad contra las señales de lo que esos grupos tildan como “degeneración moral”. La homosexualidad es uno de los blancos de crítica y ataque de integristas y fundamentalistas de distintas tradiciones religiosas: cristianas, judías, islámicas, hindúes. Su retórica ética y su praxis social se impregnan de homofobia. El homoerotismo deja de ser, en esa perspectiva teológica, una conducta protegida por el derecho a la intimidad individual, y se convierte en acción diabólica, en símbolo privilegiado del imperio de Satanás.

Fundamentalismo y homofobia en Puerto Rico

En los últimos años, las iglesias puertorriqueñas han descubierto que representan un sector considerable de la sociedad y que pueden intentar determinar matices y dimensiones significativas de la vida colectiva. Es un error estimar como perversa esa intención. Su objetivo sincero es mitigar la crisis de valores que ellos perciben en la ética comunitaria. Es indudable, sin embargo, que muchas de sus intervenciones en el ámbito público se restringen a asuntos de moralidad sexual: la educación sexual, los derechos reproductivos femeninos, la disponibilidad de medios anticonceptivos, la interrupción voluntaria de los embarazos, los prontuarios atrevidos de algunos cursos universitarios y el homoerotismo. Sin duda, muchas participaciones en el ámbito público de varios líderes religiosos tienen que ver primordialmente con lo que el escritor Luis Rafael Sánchez ha tildado “las grescas que acontecen al sur del ombligo” (Sánchez, 1999, p. 111).

Algunos líderes religiosos parecen nuevos Torquemadas buscando herejes y heterodoxos a quienes quemar en la cruel hoguera de la opinión pública. Se proclaman sagrados fisgones y auditores de la intimidad personal. Siguiendo a pie juntillas el ejemplo de los fundamentalistas estadounidenses, de quienes reciben aliento, inspiración e ideas, buena parte de estos líderes han hecho de la guerra contra los homosexuales, gais y lesbianas pilar central de sus diatribas y censuras (McNeill, 1993; Seow, 1996; Wink, 1999).

Líderes eclesiásticos prominentes hacen de la polémica contra la homosexualidad un signo distintivo de su ministerio en la palestra pública. Esgrimen los horrores legendarios de Sodoma y Gomorra para estigmatizar toda propuesta de liberar las normas legales de prejuicios atávicos. No tienen problema alguno en convertir la Biblia en una antología de “textos del terror”. Se trata de una peculiar idolatría de la letra sagrada. Cuando se menciona a Sodoma, por lo general se pasa por alto el texto profético de Ezequiel 16: 49, donde el pecado de esta legendaria ciudad se formula de una manera distinta a la que acostumbramos oír – “Este fue el crimen de tu hermana Sodoma: orgullo, voracidad, indolencia de la dulce vida tuvieron ella y sus hijas; no socorrieron al pobre y al indigente”.

La homofobia ha sido la obsesión que ha caracterizado las intervenciones públicas de los fundamentalistas boricuas durante los inicios de este nuevo siglo. En Puerto Rico, la conducta homosexual se consideraba delito grave, según el código penal vigente por décadas. En el 2003, en un proceso de revisión de las leyes penales del país para ponerlas al día en consonancia con las normas jurídicas modernas, destacados juristas desarmaron críticamente los fundamentos en derecho del artículo 103 del código penal puertorriqueño, el bastión de la discriminación legal de los homosexuales (Álvarez González, 2001). Ese artículo afirmaba lo siguiente: “Toda persona que sostuviere relaciones sexuales con una persona de su mismo sexo o cometiere el crimen contra natura con un ser humano será sancionada con pena de reclusión por un término fijo de diez (10) años.”

Aunque esa disposición legal nunca se aplicaba, ya que nadie era arrestado ni acusado por violarla, los apologistas de la criminalización de las relaciones homosexuales defendían su vigencia alegando sus supuestas virtudes religiosas y morales. Eliminarlo, alegaban, equivalía a legitimar las relaciones entre parejas del mismo sexo y a degradar el matrimonio tradicional. Un nutrido grupo de líderes religiosos asumieron vigorosamente el liderato, en la discusión pública, de la oposición contra la posible descriminalización de las relaciones homosexuales. El pueblo puertorriqueño presenció durante meses la intensa polémica pública entre juristas, sociólogos, sicólogos u otros peritos, por un lado, que propugnaban eliminar del código penal la criminalización de la homosexualidad, registrada en ese artículo 103, y líderes de distintas confesiones y agrupaciones religiosas, citando versículos bíblicos que a su entender expresan el repudio divino absoluto de la homosexualidad.

Los argumentos centrales de esos religiosos fueron, reducidos a lo esencial, dos: los mandamientos bíblicos, alegados reflejos de la voluntad divina, y la naturaleza de la sexualidad humana, tal como Dios la ha supuestamente diseñado. De acuerdo al primero, los mandamientos bíblicos, la cosa parece sencilla: la Biblia, se alega, condena la homosexualidad. El problema es que si se toma el sendero de los “textos del terror”, los resultados pueden ser sencillamente aterradores. La Biblia, por ejemplo, ordena matar las brujas (Éxodo 22: 18) y las desposadas no vírgenes (Deuteronomio 22: 20-21). Ambos textos no quedaron en el vacío. Hombres con poder social y mentalidad patriarcal los leyeron con mucha atención, antes de proceder a cegar atribuladas vidas femeninas. En el siglo diecinueve, los defensores norteamericanos de la esclavitud encontraron en la Biblia un arsenal muy útil para sus pretensiones de conservar intactas las leyes que convertían a unos seres humanos en propiedad y mercancía de otros seres humanos (Haynes, 2002).

Por siglos, textos canónicos atribuidos a san Pablo proporcionaron argumentos muy convenientes para los opositores de la equidad en derechos de las mujeres. Las tradiciones patriarcales de la cristiandad, hoy tan criticadas pero no totalmente superadas en las iglesias, tienen un innegable anclaje bíblico. Los siguientes versículos de la primera epístola de Pablo a Timoteo fueron, durante centurias, baluartes sólidos de una profunda tradición social de misoginia patriarcal:

“Que las mujeres escuchen la instrucción en silencio, con todo respeto. No permito que ellas enseñen, ni que pretendan imponer su autoridad sobre el marido: al contrario, que permanezcan calladas. Porque primero fue creado Adán, y después Eva. Y no fue Adán el que se dejó seducir, sino que Eva fue engañada y cayó en el pecado. Pero la mujer se salvará, cumpliendo sus deberes de madre, a condición de que persevere en la fe, en el amor y en la santidad, con la debida discreción” (Primera epístola de Pablo a Timoteo 2: 11-15)

Citando esos versículos como alegada expresión fiel y autorizada de la voluntad divina teólogos y filósofos de la cristiandad defendieron durante casi dos milenios la prioridad ontológica del varón sobre la mujer (“porque primero fue creado Adán, y después Eva”), la responsabilidad femenina del terrible pecado original que rige como perversa maldición sobre toda la historia humana (“no fue Adán el que se dejó seducir, sino que Eva fue engañada y cayó en el pecado”), la reclusión de la mujer en sus funciones maternales (“la mujer se salvará, cumpliendo sus deberes de madre”) y su sumisión perpetua al silencio y la obediencia (“Que las mujeres escuchen la instrucción en silencio… No permito que ellas enseñen, ni que pretendan imponer su autoridad… al contrario, que permanezcan calladas.”) Sólo cuando biblistas y teólogos comenzaron a estudiar ese rígido mandato en su contexto histórico específico; a saber, como manifestación ideológica de una sociedad helenística patriarcal ya superada culturalmente y no como expresión de la voluntad divina (Schüssler Fiorenza, 1983), pudo iniciarse la lenta superación de la subordinación femenina, la cual, dicho sea de paso, aún no concluye.

Lo anterior no quiere decir que la Biblia sea un texto insignificante para la reflexión ética. Todo lo contrario. Las escrituras sagradas hebreo cristianas presentan desafíos constantes y complejos de lectura e interpretación. Es imposible leer la Biblia, con la mente libre de prejuicios, sin percibir el predominio en ella de la convocatoria profética a la solidaridad con los desvalidos y marginados. “Abre tu boca en favor de quien no tiene voz y en defensa de todos los desamparados… y defiende la causa del desvalido y del pobre” (Proverbios 31: 8-9); “¡Defended al desvalido y al huérfano, haced justicia al oprimido y al pobre, librad al débil y al indigente, rescátenlos del poder de los impíos!” (Salmo 82: 3-4). Las condenas en la Biblia, frecuentes en los profetas y en los Evangelios, se dirigen, en su gran mayoría, contra quienes usan el poder público –político, económico y religioso– para la injusticia y la opresión. Ejemplo destacado es el amargo juicio que Jeremías hace de la conducta de Joaquín, rey de Judá (Jeremías 22: 13-16):

“¡Ay del que edifica su casa sin justicia, y sus salas sin equidad, sirviéndose de su prójimo de balde, y no dándole el salario de su trabajo!… ¿No… hizo [tu padre] juicio y justicia, y entonces le fue bien? El juzgó la causa del afligido y del menesteroso… ¿No es esto conocerme a mí?, dice Jehová.”

O el profeta Miqueas (Miqueas 3: 1-4), apostrofando a los gobernantes de Israel por su injusticia y el abuso del poder:

“Oíd ahora, príncipes de Jacob, y jefes de la casa de Israel: ¿No concierne a vosotros saber lo que es justo? Vosotros que aborrecéis lo bueno y amáis lo malo, que les quitáis su piel y su carne de sobre los huesos; que coméis asimismo la carne de mi pueblo, y les desolláis su piel de sobre ellos, y les quebrantáis los huesos y los rompéis como para el caldero, y como carnes en olla. Entonces clamaréis a Jehová, y no os responderá; antes esconderá de vosotros su rostro en aquel tiempo, por cuanto hicisteis malvadas obras.”

O Jesús en su amarga confrontación con los líderes religiosos de su época, quienes intentaban imponer sobre la conciencia humana sus restrictivos códigos de pureza (Mt. 23: 27-28):

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, pero por dentro están llenos de… toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía…”

Así como una vez se reconoció, al menos por las voces más ilustradas y sensatas, la impertinencia e insensatez de usar la Biblia como arsenal contra la teoría heliocéntrica, la evolución de las especies, el gobierno republicano, la abolición de la esclavitud, la tolerancia del pluralismo religioso o la igualdad de las mujeres, hoy debemos evitar emplearla como instrumento de discrimen y persecución contra quienes defienden su derecho a la intimidad de sus orientaciones sexuales. Los auténticos lectores de la Biblia encuentran en ella horizontes cada vez más amplios de solidaridad y respeto a la diversidad humana como reflejo temporal de la trascendencia eterna divina. Por algo la hermenéutica bíblica ha nutrido toda otra hermenéutica académica y, en general, la crítica literaria secular (Auerbach, 2003).

El segundo argumento clásico en la tradición cristiana contra la homosexualidad, proviene de una valoración de la sexualidad hoy considerada obsoleta y atávica. Ciertos textos de san Pablo, ligados a la teoría de la concupiscencia desarrollada por san Agustín, ensombrecieron moralmente la sexualidad. Se vio en ella la señal máxima del pecado. Se le estigmatizó moralmente, adjudicándole una exclusiva función permisible – la procreación, la reproducción de la humanidad. La castidad, el celibato, la virginidad se convirtieron en virtudes primarias de la cristiandad (Brown, 1988). La relación sexual se limitó a la esfera marital y exclusivamente con el propósito de proseguir la especie humana. Si la única justificación admisible para la sexualidad era la procreación humana, toda actividad sexual que no tuviese esa finalidad era severamente condenada. No queda lugar, en este esquema conceptual, para el placer infértil, sobre todo aquél que no puede enmarcarse en la dualidad de “varón y hembra” tan reiterada en la escrituras sagradas.

Todavía resuenan en muchos documentos eclesiásticos oficiales, al igual que en muchos púlpitos, los residuos de esa valoración negativa del placer sexual. De aquí la larga e inútil batalla contra el llamado onanismo, así catalogado en referencia al texto veterotestamentario sobre Onán (Génesis 38: 6-10). Su costo ha sido elevado: la agonía mental y espiritual de innumerables jóvenes hondamente angustiados por su incapacidad de vivir a la altura de esas normas de abstinencia corporal. Nuestra sociedad e incluso la mayoría de la cristiandad ya no se rigen por ese riguroso ascetismo corporal. Cada vez más, se reconoce la legitimidad y autonomía del placer sexual. La obsesión por la concupiscencia deja de dominar la reflexión ética de los principales centros de formación teológica.

Nos encontramos en un momento en la historia humana en que se debaten perspectivas muy disímiles sobre la familia y la sexualidad humana, sus múltiples configuraciones, matices y dimensiones (Ruether, 2000). Las leyes, en una sociedad democrática y liberal, deben proteger la pluralidad de visiones y conducir a que los debates y conflictos entre ellas se conduzcan de maneras civiles y dialógicas. La idea jurídica del alegado “crimen contra natura” supone un consenso social que ya no existe. El pluralismo ideológico, ético y religioso es elemento esencial de toda democracia moderna. Eso requiere de todos abandonar los repudios absolutos y aprender a reconocer, respetar y, si posible, disfrutar la dignidad de las diferencias, la equidad en las diversidades (Sacks, 2002).

A la sombra de la alegada “naturaleza” humana con excesiva frecuencia se consideró, citando a autoridades distinguidas de la cultura occidental como Aristóteles, san Pablo y Tomás de Aquino y esgrimiendo ciertos versículos bíblicos, que unos seres humanos eran inferiores en racionalidad y espíritu que otros – los esclavos en comparación con sus amos, las mujeres en comparación con los varones, los indígenas americanos en comparación con los blancos europeos. Pocas cosas son tan naturales como la idea de la naturaleza humana. Las teorías críticas feministas han logrado evidenciar la contingencia del sexo, las disposiciones sexuales y la identidad de género. Han desmantelado su aparente arraigo en una “naturaleza” humana perenne y han mostrado su carácter de construcciones culturales, regidas por normas sociales reproductivas heterosexuales (Butler, 1990). El discrimen que padece la comunidad LGBTTQ, además de jurídicamente arcaico, constituye un atavismo filosófico y teológico.

La criminalización de la homosexualidad inscrita en el código penal puertorriqueño se abolió como efecto secundario de la decisión del tribunal supremo estadounidense en el caso de Lawrence et al. v. Texas, emitida el 26 de junio de 2003. Pero en 2007 se fraguó otro debate intenso en Puerto Rico, producto de una alianza entre políticos oportunistas y religiosos conservadores y fundamentalistas. En noviembre de ese año el Senado de Puerto Rico aprobó la resolución concurrente número 99, presentada y propugnada por uno de los políticos más corruptos en nuestra historia: Jorge de Castro Font. El propósito de esa resolución era poner en práctica en nuestro país una estrategia similar a la seguida en diversos estados norteamericanos: enmendar la constitución estatal para regular como única y exclusiva relación conyugal legítima el matrimonio entre un hombre y una mujer, atajando de esa manera uno de los reclamos de la comunidad homosexual – el reconocimiento jurídico de sus relaciones de amor. La enmienda a la constitución leería de la siguiente manera: “El matrimonio es una institución civil, que se constituirá sólo por la unión legal entre un hombre y una mujer en conformidad con su sexo original de nacimiento. Ninguna otra unión, independientemente de su nombre, denominación, lugar de procedencia, jurisdicción o similitud con el matrimonio, será reconocida o validada como un matrimonio.”

La Cámara de Representantes, afortunadamente, no dio paso al proyecto. Pero durante varios meses líderes religiosos fundamentalistas y conservadores insistieron públicamente, utilizando todos los medios de comunicación masiva a su disposición, en la necesidad de aprobar esa enmienda a la constitución como medida indispensable para evitar la supuesta degeneración moral de la familia como institución pilar de la sociedad. La alternativa, varios de ellos insistieron, era la reiteración en Puerto Rico del legendario cataclismo acontecido en Sodoma y Gomorra. Líderes políticos de dudosa reputación ética, como los senadores Jorge de Castro Font y Roberto Arango, se convirtieron en apologistas de esa posible enmienda constitucional, a cambio del apoyo de las iglesias conservadoras y fundamentalistas en las primarias de su partido político y luego en las elecciones generales de noviembre de 2008. Lo lograron, aunque ambos políticos luego tuvieron que renunciar a sus escaños senatoriales por acciones nada honorables.

Las intervenciones de muchos líderes religiosos en ese debate intenso, con escasas y honorables excepciones, fueron lamentables. Intentaron estigmatizar a unos seres humanos – la comunidad LGBTTQ – como prevaricadores que repudian la voluntad divina y amenazan la salud moral de la sociedad puertorriqueña. Poco les importó las consecuencias que esas imputaciones podrían tener para las vidas de unas personas cuya distinta manera de sentir y vivir el amor debía, por el contrario, ser motivo de reconocimiento, respeto e incluso regocijo en la diversidad. Tampoco le han explicado al pueblo su alianza, en esa campaña homofóbica, con algunos de los políticos de menor integridad ética en la historia de nuestro país.

La homofobia fundamentalista encarna una lógica discursiva nada novedosa. Siempre que las sociedades modernas han asumido el desafío conflictivo y complejo de abolir y superar ciertas restricciones jurídicas y hábitos sociales que evitan la plena y equitativa participación en los procesos decisionales democráticos por razones de nacionalidad, raza, etnia, religión, educación o identidad sexual, han surgido voces que de manera estridente advierten sobre sus alegadas posibles consecuencias nocivas. La historia de la libertad humana ha tenido que recorrer siempre el tortuoso sendero de amarguras, labrado con obstinación y terquedad por quienes se empeñan en que el futuro humano se limite a los paradigmas del pasado, idílico para algunos, profundamente doloroso y trágico para muchos otros.

El debate/diálogo en el interior de las comunidades religiosas y la sociedad puertorriqueña general debe conducirse en un contexto de respeto recíproco por parte de las distintas perspectivas éticas, teológicas y filosóficas. Ese ambiente no puede lograrse plenamente mientras se anatemice una de esas perspectivas sobre lo que es recto y justo permitir en la sociedad y en las iglesias. De ello se han dado cuenta un número creciente de iglesias en diversas partes de nuestro orbe, las cuales insisten en que las leyes de un país no deben usarse para criminalizar y discriminar sectores minoritarios. Otras incluso han dado un paso más adelante, aprobando la ordenación a su ministerio o sacerdocio de seres humanos de diversas orientaciones sexuales y diseñando celebraciones litúrgicas para sus matrimonios no tradicionales (Johnson, 2006). En la teología y los estudios religiosos surgen voces elocuentes que con sólido rigor intelectual analizan de manera novedosa las diversas posibles configuraciones legítimas del amor, la sexualidad y la familia, libres del lastre discriminatorio de la homofobia (Ellison & Douglas, 2010). En los estudios críticos de los escrituras sagradas y en la hermenéutica bíblica se cuestionan, con rigurosidad académica, las traducciones e interpretaciones de textos adobadas con cierto matiz homofóbico (Lings, 2011).

La mayoría de las iglesias cristianas se enfrascan hoy en un proceso complejo de reflexión y evaluación sobre la homosexualidad, como antes lo hicieron respecto a la abolición de la esclavitud y la igualdad de derechos de las mujeres. Es un sendero que seguramente conducirá, como ocurrió en esas instancias anteriores, a la reinterpretación de los textos sagrados, a la creación de un orden social más igualitario y democrático y a la eliminación de leyes obsoletas y discriminatorias. El discrimen que padece la comunidad LGBTTQ ha motivado debates intensos al interior de muchas iglesias, con sectores crecientes que pugnan por liberar su devoción piadosa del lastre de la homofobia (Silva Gotay y Rivera Pagán, 2015). Es un proceso de emancipación que, como otros similares en el pasado, progresa lenta y pausadamente, pero que esperamos concluya en un ambiente jurídico y social de reconocimiento y apreciación de la equidad en las diversidades que enriquecen la humanidad.

Todavía nos queda mucho que recorrer en el sendero que conduce a la superación de la homofobia fundamentalista. Lo esencial a recordar es la perspectiva profética y evangélica central en las escrituras sagradas judeocristianas, la cual tan bien expresara en una de sus geniales intuiciones el gran poeta y patriota cubano José Martí…

“¡Son como siempre los humildes, los descalzos, los desamparados, los pescadores, los que se juntan frente a la iniquidad hombro a hombro, y echan a volar, con sus alas de plata encendidas, el Evangelio! ¡La verdad se revela mejor a los pobres y a los que padecen!” (El cisma de los católicos en Nueva York, 1887).

REFERENCIAS

Álvarez González, José Julián. (2001). “¿Infame crimen o infame ley?”, Diálogo (Universidad de Puerto Rico), año 14 núm. 139, p. 22.

Auerbach, Erich. (2003). Mimesis: The Representation of Reality in Western Literature(translated from the German by Willard R. Trask, with a new introduction by Edward W. Said). Princeton, NJ: Princeton University Press.

Barr, James. (1978). Fundamentalism. Philadelphia: Westminster Press.

Brown, Peter. (1988). The Body and Society: Men, Women and Sexual Renunciation in Early Christianity. New York: Columbia University Press.

Butler, Judith. (1999). Gender Trouble: Feminism and the Subversion of Identity. New York and London: Routledge.

Ellison, Marvin M. & Douglas, Kelly Brown. (2010). Sexuality and the Sacred: Sources for Theological Reflection (2nd. ed). Louisville, KY: Westminster John Knox Press.

Haynes, Stephen R. (2002). Noah’s Curse: The Biblical Justification of American Slavery. Oxford: Oxford University Press.

Johnson, William Stacy. (2006). A Time to Embrace: Same-Gender Relationships in Religion, Law, and Politics. Grand Rapids: Eerdmans.

Juergensmeyer, Mark. (2000). Terror in the Mind of God: The Global Rise of Religious Violence. Berkeley: University of California Press.

Lings, Renato. (2011). Biblia y homosexualidad ¿Se equivocaron los traductores?San José, Costa Rica: Editorial SEBILA.

Marsden, George M. (2006). Fundamentalism and American Culture. Oxford: Oxford University Press.

McNeill, John J. (1993). The Church and the Homosexual. Boston: Beacon Press.

Ruether, Rosemary Radford. (2000). Christianity and the Making of the Modern Family. Boston: Beacon Press.

Sánchez, Luis Rafael. (1999). Nuestra Señora de la Corrupción, El nuevo día, 21 de septiembre de 1999, p. 111.

Sacks, Jonathan. (2002). The Dignity of Difference: How to Avoid the Clash of Civilizations. London: Continuum.

Schüssler Fiorenza, Elisabeth. (1983). In Memory of Her: A Feminist Theological Reconstruction of Christian Origins. New York: Crossroad.

Seow, Choon-Leong. (Ed.). (1996) Homosexuality and Christian Community. Louisville, KY: Westminster John Knox Press.

Silva Gotay, Samuel & Rivera Pagán, Luis N. (Eds.). (2015). El sexo en la Iglesia. San Juan, Puerto Rico: Publicaciones Gaviota.

Torrey, Ruben A. et al. (1994). The Fundamentals: A Testimony to the Truth (4 vols.). Grand Rapids: MI: Revell Books.

Wink, Walter. (Ed.). (1999). Homosexuality and Christian Faith: Questions of Conscience for the Churches. Minneapolis: Fortress Press.

  • Juliana Ortiz

    Si todos los líderes religiosos pensaran como Rivera Pagán, el mundo sería mejor…

  • Lorenzo Gómez

    De nuevo, tras la masacre en Orlando, cobra vigencia esta excelente columna de Rivera Pagán.

  • antitesis12345

    Evidencia que muestra cómo ha ido evolucionando la izquierda comefuego religiosa en Puerto Rico. Han pasado por distintas etapas, siempre dentro del juego teológico. En un tiempo militaron en la Teología de la Liberación, el brazo “religioso” del PSP. Ante el fracaso del gran proyecto, se fueron reinventando según fueron surgiendo temas árgidos, siempre del lado de la controversia y la “transgresión”. En un tiempo dado fueron homofóbicos y ahora abrazan la causa porque está de moda y es una forma de combatir la fe. Han ido redactando su propio “evangelio”. Pero ya les llegó el tiempo de tirar sus últimos cartuchos. Pseudointelectuales antes, aburridos ahora. Nunca han dado nada de sí, nunca han luchado por nada, sólo en el papel pleno de citas y referencias. Pero es papel mojado.

    • Lorenzo Gómez

      Contestaría tus insultos si tuvieses la integridad moral de identificarte y dar la cara. Pero los cobardes como tú se esconden tras seudónimos para criticar e insultar. Así que sigue insultando todo lo que te parezca ya que tus insultos solo tienen un único resultado: que más personas, inteligentes e íntegras, leen y valoran y apoyan lo que Rivera Pagán ha escrito.

      • antitesis12345

        Esto no le concierne a usted, a menos que sea el relacionista profesional del autor o que se haya sentido aludido. Pero si me dice públicamente quién es, dónde trabaja, su correo electrónico y su número de teléfono nos podemos tomar un café y conversar sobre los años 70 y sus protagonistas. La historia del Seminario Evangélico durante el siglo pasado…

        • Lorenzo Gómez

          No converso con personas que hacen críticas ofensivas e insultantes escudándose cobardemente tras seudónimos. A menos que se atreva a decir públicamente lo que sin derecho alguno me exige: quién es, dónde trabaja, su correo electrónico, su número de teléfono y con quienes hace el amor.

          • antitesis12345

            Bueno la gente con las que hipotéticamente podría fornicar no se las pudiera decir, porque estaría implicando a terceras personas. Nos hemos salido del tema que es el autor y su artículo. Y como lo que publicó el autor no es un parte noticioso sino un artículo de opinión, le dejo la última expresión para que tenga la ilusión de que sus respuestas no solicitadas y su defensa del autor han sido excelentes. Que le vaya bien, señor.

            • Luis Rivera Pagán

              Estimado Lorenzo, gracias por tu buena voluntad y tu inteligencia, de la que soy, como tu viejo profesor, fiel testigo. Pero malgastas el tiempo discutiendo con alguien que se esconde tras el anonimato para insultar. Te aconsejo que leas de los evangelios este texto en Mateo 7,6: “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos…” En algo tienes razón: más personas han leído y recomendado mi ensayo desde que este seudo señor comenzó sus agravios.

              • antitesis12345

                Excelente cita bíblica.

  • Juliana Ortiz

    Un aporte fabuloso para apoyar la equidad y respetar la diversidad de la identidad de género. ¡Gracias!

  • Amadeo Bravo

    ¡Muy buen aporte a la eliminación del discrimen! La religiosidad debe ser solidaria e inclusiva. ¡Gracias!

  • Rene’ Cubille’

    1- Nunca he comprendido la obsecion con tener que dilucidar asuntos de preferencias sexuales homosexuales públicamente.

    • Firulai

      Las personas heterosexuales no han tenido la necesidad de hablar de su orientación sexual porque cultural y políticamente se ha construido la heterosexualidad como una la orientación sexual hegemónica. Por otro lado, esa misma hegemonía basada en un hecho aparentemente natural y biológico ha invisibilizado y marginado a otras orientaciones sexuales. Así, personas como tú reclaman que las orientaciones sexuales e identidades de género deben desocupar el espacio público que siempre ha ocupado la heterosexualidad. De hecho, catalogar las diversidades sexuales como desviaciones denota la homofobia que destila el comentario que no tiene otro objetivo que pretender ridiculizar y ofender. En cuanto a la tolerancia, déjeme decirle que no existe un deber de tolerar las violaciones a los derechos humanos ni la imposición de creencias religiosas.

      • luis Rivera Pagán

        Quienes discriminan contra las personas negras se molestan si se les llama racistas. Y lo son. Quienes piensan que las mujeres deben someterse a la voluntad de sus maridos se indignan si se les tilda de misóginos. Y lo son. Los que discriminan contra extranjeros e inmigrantes se irritan si se les acusa de xenofobia. Y de verdad incurren en xenofobia. Así mismo, quienes tratan de privar de esenciales derechos civiles y humanos a la comunidad lgbtt se enfadan si les atribuye homofobia. Son homofóbicos.

  • Francis Conway

    This essay is so well argued and convincing! Thanks for defending equality from a theological perspective…

  • Pedro Nuñez

    La mejor crítica teológica a la homofobia y al discrimen que conozco. ¡Gracias profesor Rivera Pagán!

  • Manolo Pérez

    Para seguir este tema, recomiendo el valioso ensayo de Rivera Pagán en el libro “El sexo en la Iglesia”, que editó con Samuel Silva Gotay.

  • Rigoberto Colón

    Las iglesias y las religiones debe proclamar la universalidad del amor divino y rechazar la homofobia.

  • Larry Knudson

    Churches should grow up! Homophobia is similar to racism and misogyny.

  • Ruth Benítez

    ¿Y el león eunuco que tanto fastidió con sus críticas, acaso lo mató un dentista gringo? ¡Que viva la diversidad del amor!

  • Gerónimo Freire González

    Este es el mejor análisis que conozco sobre religión, fundamentalismo y homofobia.

  • Christian Torres

    Las iglesias deben evitar la homofobia y proclamar la universalidad de la gracia divina y la equidad humana…

  • Elena Dominguez

    Si los homosexuales tienen las mismas obligaciones civiles que los otros ciudadanos, deben tener asimismo los mismos derechos, entre ellos el de casarse y formar una familia. La homofobia es tan discriminatoria como el racismo o la misoginia.

  • Alfredo Martínez Ramírez

    ¡Este ensayo de Rivera Pagán es excepcional!

  • Andrés González

    Si las iglesias prestaran atención a este excepcional escrito habría más justicia y equidad…

    • Alfredo Martínez Ramírez

      ¡De acuerdo, este ensayo de Rivera Pagán es excepcional!

  • Norberto Morales

    Poco a poco las iglesias superarán la homofobia y descubrirán que la gracia divina no discrimina. ¡Gracias Rivera Pagán!

  • Gonzalo Martínez

    Más lectores están de acuerdo con Rivera Pagán cada vez que el león eunuco ruge una de sus sandeces,

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Publicado el 07/02/2013
    ¿Por qué los gobiernos promocionan el matrimonio entre un hombre y una mujer?
    NO es porque dos personas se amen mutuamente. Es por la perpetuación y estabilización de la Sociedad.
    Esta interpretación del matrimonio tiene sus raíces en razones biológicas de la naturaleza.
    ¿Pero, realmente, tenemos alguna razón de peso para mantener una definición tan estrecha?
    ¿O ha llegado el momento para que el gobierno revise y expanda nuestra comprensión del matrimonio para que incluya el matrimonio del mismo sexo?

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    PARTE DE LO QUE DICE EL ARTÍCULO: “”Parece ser que ahora todos necesitamos una Biblia nueva porque no estamos entendiendo bien el texto bíblico y necesitamos reinterpretar las Sagradas Escrituras siguiendo esta nueva corriente teológica que una minoría pretende justificar e implantar por un medio u otro.”” http://protestantedigital.com/tublog/36571/Cuando_el_justo_calla_la_impiedad_avanza

  • Gonzalo Martínez

    ¿No estará aterrado, oculto en el armario, este obsesionado que tantas necedades ha escrito contra esta excelente columna? A mejor sus ínfulas de león eunuco son un intento de esconder su oculta orientación sexual que le aterra. Nunca se sabe…

    • Edgar Efren Torres Acevedo

      GONZALO MARTÍNEZ DEFINITIVAMENTE ERES UNO DE ELLOS:
      Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no solo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican. http://www.desiringgod.org/sermons/doing-and-endorsing-evil?lang=es

  • Edgar Efren Torres Acevedo
  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Paul Washer – ¿Eres un cristiano O un mundano? – Prédicas Cristianas COMPLETAS https://www.youtube.com/watch?v=OgEN3gK-gRQ&feature=player_detailpage#t=2239

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Tiempo de tomar postura. Serviremos sólo a Dios y sólo ante El nos postraremos. El es nuestro único Dios y caminaremos sobre Su Palabra, la cual declaramos es la verdad que permanece para siempre.

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Me gustaría saber su posición sobre el tema de la sana doctrina en la Iglesia en estos tiempos de apostasía que piensan legalizar el matrimonio del mismo sexo. yo estoy buscando una nueva Iglesia que respete la autoridad de la palabra por los cambios en la que estaba que ahora cambió y apoya esas herejías…
    RESCATE DE NUESTRA IGLESIA PRESBITERIANA PUERTORRIQUEÑA…https://www.facebook.com/groups/1556135324636301/

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    1 Corintios 1:26,28
    Cristo, sabiduría de Dios…
    26Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento; no hubo muchos sabios conforme a la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;
    27sino que Dios ha escogido lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte;
    28y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es;…
    https://youtu.be/0veZLdjwHG8

  • Elena Sandoval

    Excelente ensayo de Rivera Pagán sobre un tema muy delicado, sensitivo y urgente.

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Ejemplos de apostasía en la iglesia cristiana postmoderna relativista…

    Por, Matt Slick
    •2ª Timoteo 4:3-4: “Porque llegará el día en que la gente no querrá escuchar la buena enseñanza. Al contrario, querrá oír enseñanzas diferentes. Por eso buscará maestros que le digan lo que quiere oír. 4 La gente no escuchará la verdadera enseñanza, sino que prestará atención a toda clase de cuentos”… ***A continuación hay una lista de ejemplos de iglesias que afirman ser cristianas y que están adoptando ideas no bíblicas. *** https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=461360770687128&id=100004396266377&hc_location=ufi

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Maestros con proposito

    ¡¡¡GRACIAS!!! A LA ORGANIZACIÓN ALERTA PUERTO RICO POR REPRESENTAR NUESTRA ISLA Y DEFENDER NUESTROS DERECHOS EN LA OEA EN WASHINGTON D.C.

    NUESTRA MISIÓN ES DEFENDER A NUESTRAS FAMILIAS HASTA LAS ULTIMAS CONSECUENCIAS

    https://www.facebook.com/443447952400320/photos/a.444236935654755.1073741826.443447952400320/812962562115522/?type=1&pnref=story

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    TREMENDO TESTIMONIO DE UN TRANSEXUAL SANADO POR EL AMOR Y LA PALABRA DE NUESTRO SEÑOR… https://www.facebook.com/darrisal/videos/10152966421628295/

  • Edgar Efren Torres Acevedo
  • Pedro Berríos

    Tiene razón: ese obsesionado que ha escrito tantos comentarios a su columna le hace el favor de ilustrar perfectamente la atroz convergencia de ignorancia, fanatismo y odio visceral a la diversidad.

    • Edgar Efren Torres Acevedo

      LA ÚNICA DIVERSIDAD QUE EXISTE ES COMPLEMENTARIA EN LA CREACIÓN DIVINA EN LOS ÚNICOS DOS SEXOS QUE EXISTEN (VARÓN y HEMBRA) NOS CREÓ (( D I O S )) . . .

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Cómo la teología gay manipula el libro de Levítico
    AUTOR Will Graham 13 DE JUNIO DE 2015
    Hoy quiero enfrentar cinco argumentos que la comunidad gay emplea para derribar las enseñanzas anti-homosexuales del libro de Levítico.He saltado una y otra vez porque hay una nueva corriente teológica dándose a conocer en España que está machacado el libro de Levítico de una forma brutal. Me refiero, claro está, a la teología Queer (gay/ homosexual).

    Hoy, todo lo que quiero hacer es enfrentar cinco argumentos que la comunidad gay emplea para derribar las enseñanzas anti-homosexuales de mi querido libro.

    Espero que os sea de ayuda…

    1.- ¡No puedes interpretar el libro de Levítico literalmente!

    El primer argumento es que no hay que entender los pasajes anti-homosexuales de Levítico literalmente. ¿De qué pasajes estamos hablando? Por un lado Levítico 18:22: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”. Y por el otro, Levítico 20:13: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron”.

    El problema con este punto de vista es que Levítico es un libro de legislación judía. No es literatura poética ni apocalíptica. El libro se escribió para ser entendido literalmente. Cuando Dios tacha la homosexualidad de “abominación”, no está hablando alegórica ni simbólicamente. Leer un libro literal de forma literal no significa que el lector sea fundamentalista. Significa que es una persona intelectualmente honesta.

    Por cierto, ¿cómo es que nadie tiene ningún problema con la literalidad del resto del libro de Levítico? ¿Por qué son precisamente estos dos capítulos (el 18 y el 20) que no hay que interpretar de forma literal?

    Se tratan, pienso yo, de auténticas “acrobacias exegéticas”. No dejo de alucinar con las interpretaciones alejandrinas ofrecidas por la teología gay. ¡En serio, estos escritores merecen un premio o algo! Son una señal indubitable de que el don de la creatividad sigue con nosotros en el siglo XXI.

    De todas maneras, ¿cómo se sentirían estos teólogos si nadie los leyese de forma literal? Acaso no se enfadarían diciendo: “¿Por qué siempre malinterpretáis todo lo que os digo?” Creo que el Señor tendría algo parecido que decir a la teología Queer hoy en día.
    .http://protestantedigital.com/magacin/36474/Como_la_teologia_gay_manipula_el_libro_de_Levitico

  • Walter Torres

    ¡Gracias Rivera Pagán, por criticar la homofobia con tan sólidos argumentos!

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    TRANSGENDERISM IS A MENTAL DISORDER, SEX CHANGE BIOLOGICALLY IMPOSSIBLE: JOHNS HOPKINS #o4a #news #LGBT http://overpassesforamerica.com/?p=10447

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Bruce Jenner…ahora Caitlyn! Antes fue reconocido como héroe olímpico, ahora lo exaltan como héroe aquellos que proclaman el derecho de cada cual a construir su sexualidad sin ningún límite. No importa que sus genes sean masculinos, que sus hormonas sean masculinas y que su cuerpo sea el cuerpo de un hombre. Él se sentía mujer y mutiló su cuerpo para lograrlo. Para algunos los sentimientos son más importantes que la realidad, inclusive que la naturaleza. La imagen que se exalta en la famosa revista ¿ es una mujer realmente?https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10152873876807409&set=a.10150243109387409.319979.599962408&type=1&theater

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Por: Dr. Cesar Vázquez
    @carmelocalderas El Nuevo Dia Primera Hora @PRporlafamilia Metro Puerto Rico
    Bruce Jenner…ahora Caitlyn! Antes fue reconocido como héroe olímpico, ahora lo exaltan como héroe aquellos que proclaman el derecho de cada cual a construir su sexualidad sin ningún límite. No importa que sus genes sean masculinos, que sus hormonas sean masculinas y que su cuerpo sea el cuerpo de un hombre. Él se sentía mujer y mutiló su cuerpo para lograrlo. Para algunos los sentimientos son más importantes que la realidad, inclusive que la naturaleza. La imagen que se exalta en la famosa revista ¿ es una mujer realmente?

    Para lograr este cuerpo necesitó, y sigue necesitando, dosis constantes de hormonas femeninas. Hoy en día se le recomienda a la mujer que usa estrógeno, que los use hasta los 60 años, usualmente 10 años después que le cesa la menstruación. Después de esta edad los efectos secundarios de las hormonas aumentan. Bruce ya tiene 65 años y necesita altas dosis para contrarrestar el efecto de los genes masculinos que tiene en cada célula de su cuerpo. Tendrá que enfrentar las consecuencias, como lo son los derrames cerebrales, la alta presión, los coágulos en las piernas y el riesgo de embolias pulmonares.

    Necesitó cirugía plástica facial. Tiene que haber tenido unos momentos de mucho dolor y probablemente tiene áreas de poca sensación en la cara. Sus senos son de silicona. Nunca amamantaron un niño y tiene mucho menos riesgo que una mujer normal de padecer de cáncer porque las células son masculinas. Sus caderas y nalgas son de silicona. No tiene matriz y nunca podrá ser madre, que es la experiencia exclusiva de la mujer. Si tiene una vagina artificial la entrada de la misma no dilata ni tampoco lubrica y se puede romper por una relación fuerte o brusca. Para mantenerla abierta tiene que utilizar un dilatador. Y si le dejaron la próstata para mantener la respuesta orgásmica podría padecer de cáncer de próstata.¿A qué mujer le da cáncer de próstata? Si tiene como pareja a un hombre mayor de 50 años a ambos le podría dar cáncer de próstata. ¿Qué interesante? Compartir el mismo cancer…

    Lo más importante es que nunca podrá ver la vida como la ve una mujer. No la puede ver como mujer porque su cerebro es el cerebro de un hombre. El cerebro de un hombre es diferente al de una mujer. Y lo peor es que la insatisfacción profunda que siente hacia sí mismo no se resolverá con la cirugía. El bisturí no resuelve los conflictos psicológicos. La incidencia de uso de medicinas psiquiátricas, de hospitalizaciones psiquiátricas y de suicidios en transexuales que se operan es tan alta o más que en los que no se operan. Y ni hablar de los conflictos que ha creado en su familia. Sus hijos ¿que tuvieron? ¿papá o dos mamás?

    A todas las mujeres que ven la imagen de Bruce Jenner, no le tengan envidia sino pena. ¿Toda una mujer? No creo. Llámenle Bruce como le sigue llamando su mamá. Lo peor de todo es que ya no es ni hombre ni mujer. Es el absurdo que se crea cuando actuamos contra el diseño de nuestro cuerpo, que en última instancia es el diseño de Dios nuestro Creador. Todos nuestros conflictos son sanados cuando vivimos en comunión con Él.

    Dr. César A. Vázquez Muñiz,
    portavoz Puerto Rico por la Familia
    3 de junio de 2015https://www.facebook.com/drcesarvazquez1/posts/891214117626670

  • Edgar Efren Torres Acevedo
  • Luis Rivera Pagán

    Ese obsesionado que ha escrito una enorme cantidad de comentarios a mi columna me ha hecho el favor de ilustrar perfectamente la atroz y peligrosa convergencia de ignorancia, fanatismo y odio visceral a la diversidad.

  • Luis Rivera Pagán

    Ese
    obsesionado que ha escrito una enorme cantidad de comentarios a mi columna me
    ha hecho el favor de ilustrar perfectamente la atroz y peligrosa
    convergencia de ignorancia, fanatismo y odio visceral a la diversidad. ¡Gracias!

    • Abner Laporte

      Como decía “El Chavo del 8″… Eso, eso, eso…

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Lucas13:2,4

    Arrepentíos o pereceréis

    2Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque sufrieron esto?

    3Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

    4¿O pensáis que aquellos dieciocho, sobre los que cayó la torre en Siloé y los mató, eran más deudores que todos los hombres que habitan en Jerusalén?

    Lucas 13:5
    Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

    Lucas 24:47
    y que en su nombre se predicara el arrepentimiento para el perdón de los pecados a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.

    Mateo 3:2,10-12
    Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.…

    Hechos 2:38-40
    Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.…

    Hechos 3:19
    Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor,

    Apocalipsis 2:21,22
    `Le he dado tiempo para arrepentirse, y no quiere arrepentirse de su inmoralidad.…

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    VERDAD QUE DA PENA APOYAR LAS ACTITUDES ANTINATURALES DE PERSONAS DESEQUILIBRADAS EMOCIONALMENTE….ÉSO ES LO QUE LES ESPERA A LOS QUE NO ACEPTAN LA VOLUNTAD DE NUESTRO DIOS Y USAN HORMONAS Y ESTEROIDES ANABÓLICOS… VARÓN Y HEMBRA NOS CREO LO OTRO SON FÁBULAS MENTALES…

  • Norberto Rodríguez

    ¡Gracias Rivera Pagán! No le haga caso a un obsesionado con dos características: exceso de palabras, escasez de inteligencia.

  • Amarilis Pagan Jimenez

    Excelente columna. Reflexiva. Justa. Abre espacios para el trabajo solidario a favor de los derechos humanos y reconoce el valor del amor y la justicia. Gracias Luis.

  • Gerardo

    Un excelente ensayo. Gracias.
    El eunuco de una princesa -¿nubia?- iba en su carruaje en camino al Sur cuando se encuentra con un apóstol que le habló de las ideas de Cristo, renovadoras y anti-racistas. En ningún momento critica al eunuco por ser bien distinto: las sedas y mirada lo delataron. Le habló de un amor mas allá de lo carnal que nos incluye a todos. Hay quienes usan los textos sagrados para despepitar su odio.

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Es interesante como la palabra abarca todo en la vida del hombre y la mujer. Mientras el cambio es constante en la civilización humana a lo largo de la historia. Pero la palabra de DIOS es permanente y no cambia. La sociedad propone cambios y evolucionan sus principios y leyes humanas para ajustarse a los planes políticos y económicos de los gobiernos humanos. Pero la palabra nos llama como cristianos a reconocer que aunque estamos en el mundo no somos del mundo porque somos por el sacrificio de Jesucristo reconocidos como hijos de DIOS. Por lo cual como Iglesia dirigida por el Espíritu Santo y en unión al sacrificio de Jesús recibimos la gracia del Padre Celestial para ser uno junto a Cristo con el Padre. Si comprendemos eso sabemos que no podemos permitir que la Iglesia cambie los preceptos ni los mandamientos del Evangelio. Tenemos que mantener la Iglesia que es la novia del Cordero en obediencia a la palabra para que sea digna de las bodas con Jesucristo. Si la Iglesia no es digna será rechazada y separada del pueblo elegido para la vida eterna. Por eso hermanos las Iglesias no deben evolucionar en los principios que guarda en la palabra para acercarse a los preceptos del hombre. Porque según me han enseñado en la palabra lo que debemos buscar es que el mundo cambie a los preceptos de la Santa Palabra y no que la Iglesia se separe de la Santa Palabra para agrandar al mundo.

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Jeremías 8:9
    `Los sabios son avergonzados, están abatidos y atrapados; he aquí, ellos han desechado la palabra del SEÑOR, ¿y qué clase de sabiduría tienen?
    1 Corintios 1:20
    ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el escriba? ¿Dónde el polemista de éste siglo? ¿No ha hecho Dios que la sabiduría de éste mundo sea necedad?
    1 Corintios 2:12
    Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado gratuitamente, (¿DONDE VAS A BUSCAR EL ESPÍRITU EN EL MUNDO O SU PALABRA?)
    1 Corintios 1:26,28
    …26Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento; no hubo muchos sabios conforme a la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27sino que Dios ha escogido lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; 28 y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es;…

  • Gabriela Ruiz

    Por lo visto tenemos un obsesionado que comete el pecado mayor: convertir a Dios en el Gran Perseguidor. Gracias Rivera Pagán por tan valioso análisis. Y no le conteste a ese individuo. Recuerde lo que aconseja el Evangelio “no echarle perlas a los cerdos”. ( Mateo 7:6).

  • Edgar Efren Torres Acevedo
    • Abner Laporte

      Pues lo felicito… Usted tiene su derecho y yo el mío…. Con respeto a la diversidad de pensamientos podemos vivir todos en armonía…

  • Abner Laporte

    Se puede estar de acuerdo o en desacuerdo con lo que se dice, pero a esto es a lo que se le llama una VERDADERA COLUMNA… Y por si acaso, yo estoy 100% de acuerdo. Excelente trabajo, excelente lectura…

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Valentín Calderón Lionel

    24 de marzo de 2015 ·
    Contestación a una Carta Pastoral.

    Quiero comentar la Carta Pastoral que circula en las redes y que quede meridianamente claro para tranquilidad de los presbiterianos que lo hago en mi carácter de Cristiano ya que me desafilié de la iglesia cuando ví venir esto, no queriendo convertirme en cómplice. Pueden eliminarme de su lista de amigos si así lo desean pero recuerden que porque el reloj se pare no se detiene la hora y que las estrellas seguirán brillando aún cuando el ciego no pueda verlas y otros cierren los ojos para no mirarlas.https://www.facebook.com/lionel.valentin2/posts/989542237737434

  • Anaida Pascual Morán

    Lectura obligada para contar con argumentos y elementos de juicio de naturaleza teológica que posibiliten la defensa de los derechos humanos de sectores – a estas alturas de la historia – aún discriminados y asediados en nombre de un Dios intolerante e inquisidor…

  • Milagros Suárez

    Tiene razón Rivera Pagán, cada vez que surgen voces en favor de la liberación de los excluidos y marginados hay quienes cometen la blasfemia mayor: convertir a Dios en el legitimador trascendente de la exclusión y marginación. Así pasó cuando las mujeres reclamamos equidad. ¡Es un sacrilegio difícil de perdonar!

  • José Manuel Capella-Pratts

    Dr. Rivera Pagán, como siempre: atinado. Gracias por esta necesaria contribución. Bendiciones mil.

  • Edgar Efren Torres Acevedo

    Es de esperar que un PCUSAriano del Seminario Teológico de Princeton hable tanta ñoña apoyando la vagabundería legalista postmoderna de la Iglesia Emergente Apóstata que no reconocen la autoridad de la palabra y serán la iglesia ecuménica del anticristo.

    • José Manuel Capella-Pratts

      Wow. Hermano Egdar, veo que usted sigue muy activo en su campaña de enlodar e insultar a todo cristiano que no comparta sus mismas ideas y perspectivas. Aún así creo que hay esperanza para usted. La gracia de Cristo alcanzó a Saulo De Tarso y a usted también lo puede alcanzar. El amor es más poderoso que el odio y los insultos. Amen.

      • Edgar Efren Torres Acevedo

        Pastor la palabra de DIOS que es su Ley y por la cual seremos juzgados es contundente y no cambia por que es eterna e inmutable su autoridad la demostró el verbo encarnado Jesús el Cristo con su vida y sus evangelios. El nos salvó con su sacrificio en la Cruz del Calvario y nos justificó ante su Padre Celestial quien nos entregó a Jesucristo para lograr ser uno con él en su hijo por medio de su sangre. El Evangelio que Jesús enseñó a los Apóstoles señala el pecado y la conducta correcta de un verdadero Cristiano usando como modelo el varon perfecto que fue JESÚS en la tierra. Aunque nuestra naturaleza pecaminosa nos hace pecar por el sacrificio y amor de Cristo somos perdonados si nos arrepentimos y buscamos su perdón. Por éso toda la teoría del legalismo que relativiza la biblia y con su postmodernismo teológico trasnochado pretende alterar la verdad de DIOS demostrada a través de su Hijo Jesucristo es una fábula de los que tienen la conciencia cauterizada por el modernismo teológico que Satanás esta usando para establecer su Apostasía dentro de las Iglesias. Toda su Apostasía está en la profecías de la Santa Palabra de DIOS que para los creyentes jamás permitiremos que sea adulterada. En el amor de nuestro Señor Jesús el Cristo resucitado ruego por las almas que los siervos del enemigo quiren confundir con sus argumentos y filosofía de hombres corruptos que buscan destruir su Santa Iglesia. AMÉN AMÉN Y AMÉN. ..

    • Agustina Luvis

      Que decepción que las personas , estén de acuerdo o no, no puedan reaccionar a la altura intelectual, seria y profunda que merece un artîculo como este .

      • Edgar Efren Torres Acevedo

        LO MISMI EN PALABRAS MÁS FINAS Y A LA ALTURA INTELECTUAL; Profesor; Luis N. Rivera Pagán la palabra de DIOS que es su Ley y por la cual seremos juzgados es contundente y no cambia porque es eterna e inmutable su autoridad la demostró el verbo encarnado Jesús el Cristo con su vida y sus evangelios. Él nos salvó con su sacrificio en la Cruz del Calvario y nos justificó ante su Padre Celestial quien nos entregó a Jesucristo para lograr ser uno con él en su Hijo por medio de su sangre. El Evangelio que Jesús enseñó a los Apóstoles señala el pecado y la conducta correcta de un verdadero cristiano usando como modelo el varón perfecto que fue JESÚS en la tierra. Aunque nuestra naturaleza pecaminosa nos hace pecar por el sacrificio y amor de Cristo somos perdonados si nos arrepentimos y buscamos su perdón. Por eso toda la teoría del legalismo que relativiza la biblia y con su postmodernismo teológico trasnochado pretende alterar la verdad de DIOS demostrada a través de su Hijo Jesucristo es una fábula de los que tienen la conciencia cauterizada por el modernismo teológico que Satanás está usando para establecer su Apostasía dentro de las Iglesias. Toda su Apostasía está en la profecías de la Santa Palabra de DIOS que para nosotros los creyentes jamás permitiremos que sea adulterada. En el amor de nuestro Señor Jesús el Cristo resucitado ruego por las almas que los siervos del enemigo quienes quieren confundirnos con sus argumentos y filosofías de hombres corruptos que están buscando destruir su Santa Iglesia. AMÉN Y AMÉN…

  • tolerante

    Hacia mucha falta este escrito. La misma crueldad de los cristianos fundamentalistas hacia la comunidad gay, la tiene algunos individuos de la comunidad gay hacia los cristianos, al encajonar a todos los cristianos bajo la misma categoria. No todos los cristianos son intolerantes y fundamentalistas.

    • José Manuel Capella-Pratts

      Gracias. Lamentablemente las voces intolerantes hacen más ruido.

  • Dimas David Muñoz

    ¡Gracias Dr. Rivera Pagán!

  • Carmen Delia García

    Este artículo merece difundirse a lo largo y ancho de Puerto Rico. Nunca había leído un análisis que fuese crítico a la homofobia eclesiástica desde una perspectiva teológica y cristiana. ¡Gracias!

  • PSBpr

    Excelente! El caso Lawrence v Texas es de 2003, no de 2013 como aparece en el escrito.

    • Luis N. Rivera Pagán

      Gracias por el elogio y también por la corrección. Lawrence v Texas fue el 26 de junio de 2003. El 26 de junio de 2013 fue United States v Windsor.

  • Leila Negrón

    Excelente.

  • Roberto Gutiérrez Medina

    ¡Excelente contribución, profesor Rivera Pagán! ¿No le parece que la homofobia es más intensa en las iglesias protestantes y pentecostales que en la Católica? Al menos esa es la opinión de un distinguido columnista del New York Times.

    • Luis Rivera Pagán

      Es posible que tenga razón. La muy católica España legisló el matrimonio igualitario en 2005 y ahora la también muy católica Irlanda lo aprobó por amplia mayoría en un referéndum.

      • LiSA IVONNE

        Tal vez es que la linea dura fundamentalista de la Iglesia Catuolica esta mas arraigada en sus estructuras gobernantes, que distan mucho ser democraticas y por tanto reflejan una influencia mas desgastada sobre sus membresias.

      • Edgar Efren Torres Acevedo

        APOSTASÍA LEGALISTA POSTMODERNA ECUMÉNICA LA IGLESIA DE SATANÁS…