Inicio » 80grados, Junta de Control, Lo más visto 2016, Puerto Rico

Wealth Extraction, Governmental Servitude, and Social Disintegration in Colonial Puerto Rico


centralamericaEn este ensayo pretendemos contribuir al debate actual sobre la crisis fiscal y la depresión económica que envuelven a Puerto Rico, tratando de redefinir las coordenadas en las cuáles la discusión actual se está desarrollando. Para esto damos un vistazo histórico y estructural a un modelo cuya comprensión está conectada con, pero tiene que ir más allá de, la relación colonial con los Estados Unidos. Descartamos el argumento que atribuye el origen de esta crisis a la crisis del ELA para centrar la discusión en la crisis de una estrategia económica prevaleciente desde finales de la Segunda Guerra Mundial, estrategia que, a pesar de las variaciones sectoriales y de otra índole experimentadas durante este largo recorrido, continúa en pie setenta años luego de su lanzamiento.

Como demuestran las experiencias de distintas jurisdicciones norteamericanas por un lado, y la de países soberanos por otro, el problema de la crisis fiscal y la depresión no exime a ninguna de las fórmulas internacionalmente aceptadas como soluciones de estatus -léase independencia, estadidad o autonomía- como tampoco se detienen ante estos arreglos políticos los ajustes estructurales neoliberales que se aplican por vías internas y externas en el complejo entramado de las relaciones económicas dominadas por la lógica neoliberal que arropa al planeta.

En nuestro argumento enfatizamos cómo la crisis fiscal y la depresión económica en Puerto Rico pueden ser comprendidas, en gran parte, como auto-infligidas, producto de las decisiones de política económica adoptadas en el país, especialmente en el ámbito fiscal y el marco regulatorio-legal, enmarcadas en una ideología del desarrollo de corte dependentista. Sin lugar a dudas Puerto Rico es una colonia, pero esto no significa que carezca totalmente de poderes para organizar la actividad económica de forma distinta a lo que ha sido. Con esto pretendemos subrayar cómo la situación colonial de Puerto Rico no significa que los orígenes de la crisis y sus posibles soluciones estén en manos del imperio. Si fuera así, lo único que nos quedaría por hacer es cabildear en Washington D. C. Peor aún, esta posición anti-imperialista, oportunista, cómoda y superficial, libera de culpa a grupos y clases del patio -sectores empresariales dependientes del mantengo corporativo local, bufetes corporativos, intermediarios financieros, cabilderos, políticos y relacionistas de grandes intereses internacionales- que han impulsado agendas contrarias al bienestar colectivo, contribuyendo a la debacle actual.

Como ha quedado claro en múltiples experiencias, tanto la dominación colonial como las políticas de ajuste estructural implementadas no son posibles sin la colaboración interna de sectores que se benefician de las relaciones asimétricas en el mundo colonial, neocolonial y en el colonialismo interno. Urge identificar a estos sectores como parte de la estrategia para superar la crisis.

VEA AQUÍ EL ENSAYO

* Nota: Artículo publicado originalmente en la revista New Politics, Vol 15, No 4, páginas 91-98, Invierno 2016.

  • Rene Gonzalez

    Suena bien…pero…estamos argumentando que debemos seguir como colonia?

    Me parece que lo correcto debe ser exigir la independencia Y tambien exigir un buen gobierno (contrario a lo que se detalla en este ensayo que fue hecho por los politicos del patio).

    El peligro con articulos como este es que libran de culpa a las estructuras coloniales que dan paso y fomentan el tipo de politico que nos llevo a la crisis.

    Alternativas hubieron…y gente dispuestas a promerlas hubieron…pero esa gente fue asesinada, perseguida, carpeteada, y neutralizada…lo que quedo gobernando a Puerto RIco fue una clase de boricuas vendidos, irresponsables, y no interesados en el bienestar de su pueblo.

    Eso importa.

  • elarrecostao

    nuestras supuestas “decisiones internas” están enmarcadss dentro d las leyes foraker, jones y 600. el status colonial hace imposible fundamentar la economía en una agricultura a gran escala, el cabotaje es sólo uno d los factores en la destrucción d nuestra economía y en la obstaculización a revitalizarla.

    • Primero, Las leyes de cabotaje son una excusa débil para explicar nuestra maltrecha economía. En Islas Vírgenes no aplican las leyes de cabotaje y todo es mas caró que en Puerto Rico.
      Segundo, fundamentar la economía de Puerto Rico en una agricultura de gran escala es un disparate. Por querer proteger los agricultores de plátano estamos pagando casi $1.00 por cada uno cuando en el estado de la Florida pagan 17 centavos. Con ese tipo de pensamiento nos van a undir aún mas en una situación mas infernal de la que estamos ahora. Por tanto, el ELA nos protege en que tenemos nuestras manos atadas y no podemos pasar leyes de proteccionismo económico en contra de lo que producen en EEUU.
      Nosotros estamos fracasando por razones que en nada tiene que ver con nuestro status. http://wp.me/p2INDS-hI

  • Esta crisis en nada tiene que ver con nuestro status y sí con nuestra cultura política. http://wp.me/p2INDS-hI

  • DavidRMartinR

    Concurro. Nuestras políticas internas basadas en exenciones contributivas para la extranjeros y la clase adinerada y una burocracia protectora de carreras políticas e intereses económicos arraigados han sido claves en esta debacle.

    El “colonialismo” ha sido una coartada mayormente fantasiosa de los que desean esquivar la culpa y que no tienen propuestas verdaderamente nuevas y distintas. Seguir con la idea de atraer manufactura científica y servicios financieros complejos vendiéndonos como refugio contributivo ha sido un contundente fracaso. Nuestras ventajas comparadas no tienen la más mínima relación con estos objetivos, compartidos por ambos partidos principales.