Inicio » 80grados, Columnas, Cultura 2013

¿Soberanía cultural?


Regalo-Instituto-80Wilda

La soberanía fiscal, la soberanía deportiva y la soberanía cultural han sido en Puerto Rico magníficos divertimentos para soslayar la discusión de la soberanía política. Amparadas en sus nichos rutilantes, nos han servido bien a veces. Pero no dejan de ser lo que son: pertrechos coloniales.

Esa conclusión no es mía. Ha sido siempre la posición de la izquierda más lúcida del país.

La discusión de una política cultural coherente me devolvió recientemente a este tema con el maestro Antonio Martorell. Toño recuerda que esa fue la posición articulada por Gilberto Concepción de Gracia para oponerse a la creación del Instituto de Cultura de Puerto Rico en 1955. No prevaleció, por supuesto. Pero quedó para el récord que desde un principio hubo un sector que entendía que la cultura de un país no se debe ceñir a una corporación pública cuasi privada y mucho menos aislarla en un concepto de soberanía selectiva.

Cuando traje el tema a este foro hace varias semanas atrás (Esperando a Godot, 28 de junio de 2013) lo hice para abrir una discusión sobre la necesidad de fraguar una nueva política cultural. El debate parece haberse quedado entre los defensores a ultranza del Instituto de Cultura Puertorriqueña y los que creemos que debemos movernos a un ministerio de cultura con todas las letras. Lo de la política cultural coherente flota sobre ese debate sin posarse. Lo que nos quieren llevar a discutir es si conceptualizamos la cultura como una industria para producir pantaletas o pasteles y si lo que queremos es destruir la memoria de don Ricardo Alegría. ¡Por Dios!

Es necesario hacer notar antes que nada que si el ICP fuese la plenitud que alegan sus defensores, no estaríamos discutiendo esto. Lo discutimos precisamente porque no ha podido serlo, por la vulnerabilidad de ese modelo.

¡Claro que el ICP tiene a su haber grandes éxitos! ¿Quién los niega? Partimos de ellos. Hemos reconocido hasta la saciedad que en su misión de conservar, promover, enriquecer y divulgar los valores de la cultura puertorriqueña, nadie lo pudo haber hecho mejor que la institución que dirigió Ricardo Alegría.

El ICP articuló la primera función de cualquier política cultural: consolidar la construcción del Estado, de nuestra nación en este caso, sobre una cultura propia, distintiva y esencial. Nunca le estaremos suficientemente agradecidos a don Ricardo por eso, repito sin cansarme.

Un recuento de los éxitos del ICP siempre es necesario y nos enorgullece a todos. Pero no sostiene las conclusiones de que lo único que se necesita es devolverle su lustre y sostener la “continuidad”.

Lo menos que necesita Puerto Rico es “continuidad” de lo que nos ha traído donde estamos. Con ese argumento entregaron el único aeropuerto internacional del país y nos tienen dándole vueltas a la noria en prácticamente todo lo que tiene que ver con desarrollo económico y social.

El mejor argumento para un cambio radical en la política cultural del país es precisamente el manejo y la decadencia del modelo anterior. Si el ICP ha sido maltratado y dilapidado fue por su vulnerabilidad como agencia menor sujeta al capricho de los gobiernos que no ven la cultura como eje de desarrollo ni como pilar de la soberanía nacional. Construir sobre lo aprendido no es destruir el pasado. Es avanzar.

La cultura de un país, en su esencia más silvestre, es el modo de vivir de un país. Encapsularla en una corporación cuasi privada y otorgarle generosamente el grado de soberanía cultural no es aceptable. No resuelve la realidad de lo que han sido de facto embelecos coloniales para soslayar el tema de la soberanía nacional.

La soberanía fiscal hace rato que está desprestigiada y desenmascarada como el embuste que es. Es y ha sido un espejismo que cada vez que nos acercamos desaparece.

La soberanía deportiva que defendemos con uñas y dientes sobrevive por puro talento y a bofetá limpia. Encapsulada en el Comité Olímpico, también ha sido colocada en posición de estar mendigándole al gobierno de turno el apoyo que amerita y nunca el deporte ha tenido el rango y la estatura que debe ostentar, como lo ostenta en las naciones que son soberanas de verdad, no soberanas en parcelas.

Los anexionistas desprecian esas parcelas porque nos acercan, según ellos, a concebirnos como una república bananera. Saben que uno de los escollos más grandes a sus planes de anexión son precisamente esas parcelas que el país no quiere entregar. Pero no dejan de ser parcelas.

Entonces… me parece que hemos llegado al meollo de esta discusión. Colonialistas versus anticolonialistas. Así como lo leen.

De un lado los que se conforman y dan las gracias por su nicho rutilante de soberanía cultural. Del otro los que creemos en que a la cultura no se le deben poner apodos. Y tampoco a la soberanía.

Un instituto autónomo (que no lo es) no resolvió ni resuelve la carencia de una política cultural coherente y un departamento con estatura de ministerio que se merece toda nación que se respete. La cultura debe ser colocada en el lugar que le corresponde como una de las bases del Estado, no como apéndice del Estado.

Si a esto quieren llevar la discusión, be my guest. Estamos hablando de un asunto político.

Yo soy de las que busca construir el Estado a partir de la nación. Sobre la cultura, el patrimonio y la historia comunes que apuntalan el concepto nación. Los valores esenciales que determinan la identidad de nuestro pueblo no están en entredicho. El concepto de Estado sí y ese incluye desde el territorio hasta el orden jurídico. Desde ese punto de vista, para mí la cultura tiene que ser pilar de la nación y del Estado. Ambos.

Lo que quiero decir es que yo veo la cultura desde mi punto de vista como socialista, independentista y  sobre todo anticolonialista. Y voy a seguir haciendo todo lo que esté a mi alcance para movernos en esa dirección que en esencia es la de la soberanía nacional.

Estipulado esto, añado que no es necesario ser lo que yo soy para reconocer la cultura como columna de asentamiento del Estado, no como una corporación autónoma del Estado. Lo que nos debe llevar a otro plano de la discusión; el mismo que han recorrido tantos países en el mundo con la ventaja de que lo hacen desde sus posiciones de países soberanos y no tienen que partir de cero. En esos países la cultura está ya bajo la tutela del Estado. En muchos de ellos, la política cultural del Estado es parte de su Constitución, no tarea de una corporación cuasi pública.

A lo que voy es que la discusión de nuevas políticas culturales a tono con los tiempos son tema común alrededor del mundo. La discusión de la cultura como eje también económico de los países ya no espanta a nadie. A nadie se le ocurre pensar que estamos hablando de convertir la cultura en fábrica de pantaletas o pasteles.

Estamos hablando de organizar nuestros recursos para que el quehacer y la gestión cultural sean más eficientes y productivos para todos. Repito lo que propone el joven gestor cultural Javier Hernández como los tres ejes que articulen un nuevo diseño organizacional que flexibilice la institucionalidad: “el patrimonial, que debe encargarse de la conservación y preservación; el de la vinculación cultural a la educación, y el de las industrias culturales y cómo en ellas se estimula la demanda cultural que a su vez se utilice como motor de desarrollo económico.”

No veo cuál es la ciencia complicada o el desprecio al pasado de este nuevo pensamiento.

Algo que me da un poco de gracia es que en el devenir de esta discusión parece haber un patrón de edad al que no me adhiero. ¿O es que no se han dado cuenta de que han creado dos bandos que parecen diferenciarse por la edad? ¿Tampoco se han dado cuenta de que para la nueva generación de gestores culturales el ICP no es lo que fue para las anteriores? Que para ellos es algo parecido a un dinosaurio. Wake up!

A veces pienso que están peleando solos por una entelequia, una ilusión que solo existe en el imaginario de una nostalgia. Porque honestamente no conozco a nadie que quiera de veras de veras destruir lo que queda del ICP. Algunos por respeto, otros por pura indiferencia. Otros, los más cínicos, están dispuestos a envolvérselos en papel de regalo. Para muchos el Instituto ni siquiera es el issue. Es el non issue.

Por eso no hablan de reconstruir el templo. Ni siquiera de desmitificarlo porque ya está desmitificado. Hablan de otra cosa. Esa cosa no se circunscribe a la institucionalidad que se pretende flexibilizar. No se circunscribe a un ministerio o a una corporación pública aunque en algún momento habrá que albergarla en uno de ambos o en otro aparato público. Esa cosa es mucho más compleja: una política cultural coherente que construya sobre el pasado, viva en el presente y nos de un mejor futuro.

  • Pingback: domain registration()

  • I’m Legend

    Buen artículo, gracias

  • gracias , gran post
    Todo sobre esto para mí

    http://hmrcphonenumber.co.uk/

  • Fernan Rivera

    Como acostumbra, la autora da cátedra de periodismo. Por otro lado, la gestión inteligente de nuestro patrimonio y quehacer cultural puede ayudarnos a salir del hoyo…

  • torreselantillano

    Por este medio deseo expresar que me parece terriblemente desconcertante la falta de consistencia en el uso de la lengua española por una autodenominada “socialista, independentista y defensora de la cultura.”

  • corsican_pride

    Antes que nada, creo que debemos definir el concepto de “cultura” para efectos de establecer una politica publica que sea coherente, inclusiva y fuera del vaiven politico.

  • Quintín Cruz

    Lo peor es lo que está pasando tras los muros de Fortaleza y de lo que nadie habla: se le entregó el asunto cultural al ex popular, ex mus, Angel Collado. Ya los términos de los miembros de la Junta el ICP vencieron. Y aún tenemos a la esposa del padre de Bhatia dominando en el ICP. Sí, la doñita activista asimilista que se vendía como Mercedes Gómez Marrero, se presenta ahora como Mercedes Gómez de Bhatia. Cosas veredes.

  • jdeminan

    Digo siempre que es mas facil criticar y destruir (o si se prefiere el termino “postmodernista”, de-construir) que construir. En este pais no hay UNA izquierda, ni un solo grupo independentista,hay varias. Y hay algunos “independentistas” que por mas de una decada le han estado cargando las maletas al PNP y su agenda de destruir el ELA como si tuvieran ya un buen sustituto armado y listo para enchufar. LA REALIDAD? No lo tienen! La colonia no la invento el PPD, comenzo el dia que el General Nelson Miles puso un pie en Guanica.Desde entonces cada puertorriqueno ha lidiado con esa realidad dura e impuesta, de mil y una formas. Y del ELA han estado viviendo mientras se lo comen a pedazos lo mismo la PR Cement de la familia Ferre que buena parte de sus otros detractores. Siempre es mas facil criticar y destruir que construir.

    La que escribe dice defender la figura del “Estado” como gestor de la cultura desde una unica oficina, pero…que estado? Si el PNP volviera a ganar las elecciones en 2016, desde ESE estado?!?! Creo que la obsesion por tener un “estado” independiente le nubla la razon, porque lo que plantea es una gran contradiccion.Nos pide que creamos en la gestin cultural de una oficina totalmente sometida al estado que ella misma define como colonia, y de ahi con un acto de fe que creamos que eso es mas “nacional” que lo que ha hecho el ICP en medio siglo de defender y conservar la cultura como lo ha hecho, desde el pueblo y CON el pueblo. Esa estrategia sigue siendo SUPERIOR a esperarlo todo de un burocrata sentado en una oficina con todo el poder centralizado en una silla, una especie de “zar de la cultura”.Repetimos la pregunta: que estado seria ese? el de un Ricky Rosello?
    Lo que pasa es que para algunos ‘independentistas”, despues que no sea algo creado por el ELA,todo es aceptable…TODO? Han hecho del ELA un fetiche “de todos los males” y esa es una posicion inmadura porque el ELA no es ni angle ni demonio, es un partido populista que surge en la decada de los 30s y 40s para lograr una mejor redistribucion de la riqueza de la que habia en la colonia que existia desde 1899, y si esos eran sus principales objetivos logro gran parte de su agenda creando una clase media desde la pobreza colnial heredada por el latifundio de la micro-elite azucarera. Pero nadie cree que lo hizo sin cometer otras faltas, pero si cambio la estructura de clases del pais para algo mejor de lo que habia, DE LO QUE HABIA! No desde el ideal de lo queremos ser, sino de la realidad existente ya.Sus grandes desaciertos se ven mas claros hoy dia, como siempre pasa a la distancia, pero el PPD es lo que es,un partido de centro de origen populista,como todo partido de centro,con una ala derechista y otra hacia la izquierda.De ahi su dificultad en lograr unidad de proposito. Pero ni es ni se invento la colonia.No agrandemos las cosas.
    Volviendo al ICP, una creacion bajo el ELA pero que no le fue dada facilmente a Ricardo Alegria pues tuvo que debatirse con el ala derecha del PPD para lograrlo, ese ICP tiene esos logros innegables que no fueron faciles,pero si el ICP es hoy una ruina ,no se debe en abstracto a la “colonia” y nada mas, NO! Llamemos al asesino por su nombre y apellido,el PNP, quien siempre quizo y ha querido eliminarlo para lograr asimilar a los boricuas al chicle y al hamburguer, quien desde la direccion de una Leticia del Rosario lo hirio de muerte, subordinando lo programatico a lo administrativo para desde alli erosionar y destruir los intelectos que le daban fuerza al ICP.Cada triunfo del PNP desde 1968 al presente-y contemoslos pues son varios-le han creado un espacio al PNP (y a aquellos que les cargan las maletas) para ir serruchando el tronco del ICP, y hoy cuando su fundador y principal gestor,el Dr.Alegria, no esta ya en este mundo,primero dicen hipocritamente “reconocer” su obra,pero en verdad se unen a los PNPs para darle el tiro de gracia.

    Yo digo que se necesita un ICP nuevo, mas cercano al pueblo y menos a los politicos de turno,pues al fin y al cabo el ICP hoy lo representan mas esos maestros del Cuatro,esos maestros talladores de santos, esos escritores e historiadores de nuestra realidad, y esos artesanos, mas que cualquier burocrata politico de turno desde una oficina-batata.

    • Guest

      El ICPR es parte de nosotros, pero no es nosotros; un intento de “definir” lo que nunca ha tenido una definición linear.

  • Pedro Ortiz

    Estoy
    parcialmente de acuerdo. Si hay algún asunto planteado, ese no es el
    ICPR. El problema es con ese concepto de “política cultural” y como
    llegas a la conclusión de la necesidad de un aparato de estado
    centralizado y producido por el ente colonial llamado
    ELA que formule dicha “política”. ¿Acaso uno existe una variedad de
    organizaciones culturales que se pueden organizar “desde abajo” y que
    pueden asumir esa responsablidad de formular la política cultural
    boricua? ¿o resulta mucho mas fácil crear un aparato de estado que nos
    dirija y, de paso ponga unos chavitos en las manos de los mismos de
    siempre. Si queremos un estado nacional independiente tenemos que
    empezar por crear nuestras propias estructuras y tener los coj…. o
    equivalente femenino para implantarlas.

  • Roxana Fernandez Azizi

    Somos una nacion! porque hubo y hay hombres y mujeres que se tomaron el riesgo ,porque sin riesgo no hay cultura ni historia,segun Pablo Freire. Por eso existe el ICP,y nosotros todavia hablamos el espanol,caminamos y pisamos los adoquines,y nos reimos o lloramos cuando vemos un nino trovar,bailar la bomba. Bomba es la que nos estan tirando ..la de que te vistes y no te buscan,asi se ha sentido el liderato cultural,que ha tratado de enviar un mensaje de que se atienda la cultura y hasta ahora no se sabe nada, muy mal..hay que meditar,porque existe una ley #89 que se crea en junio 21 de 1955, con el proposito de divulgar,promover,proteger y educar sobre la cultura puertorriquena,pero no es asi de sencilla es una obra programatica compleja. Comparto que debe existir un proyecto nacional de eso se trata,pero desde el Instituto de Cultura Puertorriquena sino ,sera peor o mas de lo mismo.porque precisamente ,en gran medida la Junta de Directores y la Directora (or) le han estado respondiendo a la Fortaleza, y a intereses particulares El ICP es custodio de los bienes ,de nuestro acervo cultural,y en esto si que debe de haber garantia,es un asunto demasiado serio. En el quehacer cultural hay jovenes y no tan jovenes ,pero podemos y trabajamos juntos,porque compartimos el mismo interes.trabajar por nuestro pais y apoyar y brindar cultura a nuestro suelo boricua,. Nuestros reclamos son: 1, Liberar al ICP 2. Nombrar la Junta de Directores,los centros culturales ha enviado cartas,llamadas y no hay respuestas,solo una reunion el .

    • Roxana Fernandez Azizi

      perdonen los errores la falta de la-ñ y los acentos se fue sin corregir y sin terminar. iba por: Reclamo # 2 los Centros Culturales el voluntariado que estan adscritos al ICP,cuentan en la junta con dos personas que los representen y han enviado sus posibles candidatos.3. Comité de transición con participación de los empleados unionados ProSol Utier,artesanos,musicos, poetas,escritores,cineastas ,gestores otros sectores a participar para activar las comisiones asesoras que son las que ayudan a fortalecer la obra programatica del ICP. Es importante hacer lectura del Libro de los 18 años del Instituto de Cultura Puertorriqueña del 1955-1973 “18 años contribuyendo a fortalecer nuestra conciencia nacional -de Ricardo Alegria Gallardo.(4), Congreso de Unidad Cultural-Asambleas y Convención ,ya se ha comenzado un proceso desde Movimiento Amplio Pro-ICP . Sin la revolución educativa,social y cultural no lograremos mayores cambios y para esto hay que capacitar liderato,promotores culturales,gestores para ser los comunicadores de .la politica cultural..Que el logo que diseño nuestro maestro-artista Lorenzo Homar,no se lo regalemos a los partidos politicos .Luego hablamos de la soberania cultural y nacional. En 2007 se llevo a cabo un Congreso de Unidad Cultural,mas bien una reunión,y Don Ricardo Alegria nos envia una comunicación ,ante la amenaza y el atentado contra la cultura puertorriqueña, y porque se consideraba la solicitud o petición ante la Unesco ,d la soberania cultural.en este asunto hay otras personas que pueden aportar,,conservo copia de la carta.La felicito por revolcarme el espiritu y atreverme a escribir mi sentir,creo que de esto se trata la cultura de animar nuestro espiritu.”La cultura es el alma de un pueblo”. !gracias!

  • Fabi

    Jajaja. El Ministerio de España era una cosa bajo el gobierno socialista y ahora pasa por lo mismo que pasa el ICP al cambiar con Rajoy. No importa Ministerio/Secretaría/Departamento están mucho más atado a la ideología partidista que el mismo ICP. Qué ilusión la suya!

  • Fabi

    Qué ‘mambo jumbo’! Esto es la desinformación más viciosa que he leido. Mientras haya gobernador/a y una legislatura, se juegan y se jugarán los fondos, las ideologías y sus estructuras. Eso es imparable, sea quien sea q esté arriba.

  • VICTOR MARTINEZ

    COMPARTO TU ARTICULO,WILDA

  • VICTOR MARTINEZ

    LA SITUACION EN QUE SE ENCUENTRA EL ICP. (EN LOS ULTIMOS 20 ANOS),SE DEBE A LA DESIGNACION DE MIEMBROS A LA JUNTA QUE NO HAN HONRADO LA DIRECCION Y PROPOCITOS DE LA INSTITUCION Y SI LA POLITICA DEL ENTRETENIMIENTO,…LA POBRE CONCIENCIA DEL DANO OCACIONADO SERA SU CARIMBO HISTORICO,…

  • María del Rocío Costa

    Tu argumentación me recuerda un poco a El país de cuatro pisos.

  • Nereida Colon

    Bravo Wilda!