Inicio » 80grados, Columnas

Puerto Rico, patria mía, la tierra de mis amores…


No te digo que me agrada pensar, porque somos humanos, las situaciones difíciles que algunas personas con mucho menos recursos económicos van a confrontar y que no tienen la culpa de nada. Con este tema me levanto de noche.
–José Carrión III, “Se asoman medidas difíciles”, El Nuevo Día

Las medidas que se acercan no serán difíciles, prometen ser brutales. Tampoco se asoman, como lo hacen las tempestades sin voluntad propia. Estas medidas nos las acercan. Son producto del junte de muchas voluntades, excepto de los que sufrirán sus consecuencias. En algún lado alguien tiene el día marcado en rojo como se separaba una salita de cirugía en un hospital de provincia. Estamos a la espera de una amputación que nos las venden como poda, como si de los muñones adoloridos fueran a brotar miembros más fuertes y bonitos. La sierra con las que quieren cortarnos la tiene un grupito sin muchos remilgos. Nada ni nadie los obliga a promover un evento en el que los beneficios a largo plazo son pura especulación y el dolor una certeza irrefutable. Deben ser todos gente de mucha fe, creyentes en la redención que promete el mercado y en el perdón de un dios que sabe hacerse de la vista larga. Quizás no es la fe lo que los anima y se trata, más bien, de unos curiosos interesados en experimentos con el prójimo para ver cuánto puede cobrarse de un pueblo ya empobrecido. A lo mejor tienen tanta fe como curiosidad y mucha disposición para acatar órdenes, aunque ya no sabemos quien se las da. El presidente que los designó se puso unos pantalones cortos y una gorrita al revés para hacer kitesurfing en la isla privada caribeña del multibillonario inglés Richard Branson. Ahora estamos a merced de un señor que se pasa las noches como alma en pena, deambulando en bata por la Casa Blanca y con tiempo en sus manos para iniciar cada semana una cruzada: bien sea contra la CIA, los jueces que lo contradicen, los mexicanos con los que comparten miles de millas de frontera, los desconcertados australianos down and under, los aterrados inmigrantes de todas las procedencias, los originarios de siete países musulmanes o las tiendas Nordstrom. Ahora le ha dado con llamar a Putin para conversar sobre las armas nucleares. A saber qué cositas se dicen. A nosotros no nos ha tocado el turno. Y mejor así, porque a saber con qué pleitesía les saldría nuestra clase política.

Detrás del presidente saliente se fue también Jack Lew, el del Tesoro, quien al menos daba la impresión de entender la magnitud de nuestro enredo. Según el testimonio de su sucesor, hasta intentó explicársela mientras empacaba. Lo cierto es que ahora en el Tesoro habrá un banquero con nombre de gatito enano —un tal Mnuchin— que fue dueño de un banco con un récord de desahucios hipotecarios que le provoca a la senadora Elizabeth Warren verdaderos escalofríos. “El Forrest Gump de la banca,” lo llama ella, “por haberse encontrado en todos los sitios donde nunca debió estar.” De lo que podemos estar seguro es que a este señor no debe gustarle mucho los deudores—excepto su jefe—, a quien no le gusta la gente que vivirán del otro lado del muro.

Ante este circo de tres arenas que se ha vuelto el gobierno de los Estados Unidos, la junta sigue aquí intentando hacer méritos. A El Nuevo Día le cuenta su presidente que se levanta de noche pensando en el sufrimiento que le espera a tanto pobre inocente. No hay duda que los vecinos insomnes de este país lo escucharemos gemir de noche y maldecir de día. No obstante, los junteros que van y vienen en avión se salvarán de los escraches y de las ojeras. Una, entre los afortunados que podrá dormir mejor, la que tiene el apellido más apropiado para la tarea que se ha autoimpuesto la junta, notó en la última reunión que “los puertorriqueños” pasamos demasiados días en el hospital cuando nos enfermamos. Lo dijo así, en un vernáculo tan perfecto como el inglés en el que nos hablaban. Nunca el gentilicio sonó tan distante.

Por que no le gusta nuestra ñoñería hospitalaria, que incluye mudarnos con todo y familia a recibir vecinos con variados contrabandos, es que esta operación va a ser ambulatoria, once and done repiten ellos. Es decir, de una sola vez. Entran, cortan, nos desangramos y el que quede en pie que se vaya andando a su casa. Como Doña Ana Matosantos también cuestionó en la última reunión sabatina que el Departamento de Salud pague por arreglarnos dientes o comprarnos espejuelos no deberemos esperar prótesis alguna. Habrá que apañarse con el primer tuco que sirva de pierna, porque eso sí: nos habrán quebrado, pero tenemos que andar con la espalda bien derecha. Y aunque nos dejen a ciegas habremos de encontrar el camino. Y sobre todas las cosas, aun sin dientes habrá que morder bien duro la mano que se acercaba dizque para alimentarnos.

Lejos estamos de los diez años de la medicinita amarga que planificaba Agapito, variando la terapia con las que Fortuño pretendía restablecernos en solo cuatro. El once and done tampoco dura lo que tirar de una curita. Lo de los dos años es pura insensatez y puro espejismo. Basta mirar la prensa internacional para darse cuenta que los países que son dejados a la merced de señores con una sierra afilada no resuelven sus asuntos ni en dos años ni en siete. En estos días los diarios comentan que Grecia ya ha recortado los planes de pensiones 12 veces sin poder aplacar aun a sus acreedores. Y esto sin entrar en otras estrategias de pago y empobrecimiento que no dan tregua, allá en marcha y aquí previstas. La junta es inmune a toda advertencia. Reconoce la predicción de los expertos de que solo en un año, entre este y el próximo, la economía del país se habrá contraído otro 16%, pero nada la hace dudar. Con una cantidad indeterminada de consultores, un pequeño contingente de abogados y el recién nombrado entusiasta director interino de la junta, cuyo salario de $5,000 le inspira, parecen todos dispuestos a cantar como Andy Montañez:

De hospitalidad del patio bien de patria sin recelos
Porque en ti el extranjero nunca se ha sentido extraño
Mi trova no es un engaño porque mi sentir denota
Siempre yo abriré la boca para cantarle a mi gente
Con [una misión tan] clemente quien no se siente patriota

Puerto Rico, patria mía, la tierra de mis amores…

  • Liz Yanira Del Valle

    Anayra, gracias por tanto!!! No solo eres brillante sino muy valiente!!!! Siempre te leo. Eres como los vascos, quienes dicen las cosas por su nombre!!! ENHORABUENA por hacer la diferencia.

  • vilmarivera

    Aqui nadie resuelve nada, La AAA nos ha espetado un monton de cargos y no han resuelto nada, se copio de la AEE con el monton de cargos extras y tampoco han resuelto nada diz-que para pagar a los acreedores y todavia le deben lo mismo, Que hacen con el dinero extra que cobran? Eso mismo va a hacer la Junta de Control Fiscal a bajar las pensiones, el Gobernador con su reforma laboral esclavisara al pueblo, y el pueblo sequira chabao. No saben nada, no saben ni siquiera lo que tienen entre manos, todo lo que quieren es estar en puesto privilegiado, gastar el dinero del pueblo en cosas inutiles como el tren que es un gasto sin beneficios, los abanicos que pusieron en varias partes para generar luz sin hacer un estudio previo y no generan nada. Entre muchas otras cosas, no generan riquezas, este monton de estupidos si no que generan pobreza y despues se ven deambulando con su escolta con su cara como lechuga, y como el ex-gobernador Hernandez Colon diciendo estupideces, yoo creo y parece que era el asesor de Agapito, que fue al Congreso a hablar del ELA mejorado y cuando le preguntaron que era eso hizo el ridiculo porque no sabia contestar. Otro invento, todo lo que quieren es seguir mamando y ahora mas porque hay mas mamones y horita vienen los nietos de los mamones que sus padres usaran sus conexiones para inventar posiciones que no existen y que puedan cobrar sin hacer nada. Como el Mantecoso hijo de Hernandez Colon que probablemente se la pasaba, alimentado su boca las 24 horas del dia y nunca se supo que hacia ni que hizo.

  • doroti santiago

    Ya se acabó el tiempo de consignas y likes en los medios sociales….o sales a la calle o te callas por siempre. Gracias por este resumen real.

    • Anayra

      Gracias a usted Doroti.
      Concurro: “a la calle que ya es hora”.

  • Julio cesar guanche

    Muy bueno, gracias por escribirlo. Soy cubano, y sigo siempre 80grados.

    • Anayra

      Gracias a usted Julio, por encontrarnos en 80grados.
      Saludos.

  • Angela Figueroa

    Bravo Anayra. Genial pieza sobre una realidad brutal. Qué será de Borinquen…qué será de mis hijos y de mi hogar…

    • Anayra

      ¡Qué bueno saber de ti Angela!
      No sabemos “qué será de Borinquén y de mi hogar…”
      Tenemos razones para temer lo peor y “luchar para vencer”.
      Un abrazo.