Inicio » Columnas

La finca agroecológica familiar como modelo productivo


Serie agricultura ecológica y soberanía alimentaria en Puerto Rico | Parte 7

La evidencia demuestra que las fincas ecológicas, diversificadas e integradas, son netamente más productivas que los monocultivos a gran escala. En ocasiones anteriores he reseñado los trabajos del británico Jules Pretty sobre productividad de sistemas agrícolas sustentables.1 En un informe del Relator Especial sobre el Derecho a la Alimentación de la Organización de las Naciones Unidas, se incluye la siguiente premisa:

Si queremos alimentar a 9 billones de personas en el 2050, necesitamos urgentemente adoptar las tecnologías agrícolas más eficientes disponibles…Las técnicas y beneficios de la agroecología ya están bien establecidas, ahora toca empujar a los gobiernos para que cambien sus políticas y apoyen la transformación de la producción alimentaria.2

Las fincas ecológicas familiares, especialmente en zonas tropicales y sub-tropicales, generan una gran variedad de productos, servicios e ingresos para las familias agrícolas. Éstas también reducen el gasto de insumos externos y de mano de obra al promover los ciclos internos y sinergías en el sistema agroecológico, al tiempo que potencian el manejo del  agua, y de materia orgánica, de la energía y de la biodiversidad.

Existen varios conceptos para describir el tipo de emprendimiento agrícola que proponemos. Primero, se trata de fincas diversificadas. Esto quiere decir que se trabaja sobre varios tipos de aspectos productivos, como hortalizas, frutales y animales. Segundo, son fincas integradas, donde los distintos aspectos productivos se complementan. A modo de ejemplo,  el excedente de vegetales y pastos se usa para alimentar a las gallinas, que a su vez producen huevos para el mercado y estiércol orgánico de buena calidad, para sembrar hortalizas. En tercer lugar se trata de empresas  pequeñas, usualmente constituidas alrededor de un grupo familiar o de afinidad. Esto tiene la ventaja de que, por lo general, hay un proyecto bien definido, con continuidad, y de que son los miembros de ese núcleo los que aportan la mano de obra cualitativamente importante, independientemente de que se contrate personal para completar las necesidades laborales.

Una de las caracterizaciones del modelo que describo es la Agricultura Sustentable de Bajos Insumos Externos3 (LEISA según sus siglas en inglés), y está en la base tanto de sistemas campesinos tradicionales como de fincas agroecológicas4 contemporáneas. Sus principales características son:

  • Promueven condiciones favorables para el crecimiento de las plantas, principalmente a través del manejo de  la materia orgánica y la vida del suelo.
  • Optimizan el equilibrio y disponibilidad de nutrientes, a través  del manejo de nutrientes en los ciclos internos y externos al sistema agrícola.
  • Minimizan las pérdidas en el sistema ocasionadas por el sol, el viento y el agua, mediante el manejo del microclima, el agua y la erosión.
  • Minimizan las pérdidas en cultivos y animales provocadas por plagas y enfermedades mediante técnicas preventivas y tratamientos apropiados.
  • Explotan la complementariedad y sinergía en la utilización de la biodiversidad agrícola, a través de sistemas agrícolas integrados con un alto grado de diversidad funcional.

En Puerto Rico las fincas familiares han sido tradicionalmente diversificas e integradas. Además de los productos y servicios que benefician directamente a los miembros del núcleo productivo, dependiendo del área, mercados, características de la finca, capital y mano de obra disponible, la finca pequeña y mediana acostumbra incluir uno o más componentes  para generar ingresos en dinero (los llamados cash crops). Algunos de los más comunes son café, plátano, frutales, animales y sus derivados (pollos, huevos, cerdos, leche), plantas ornamentales, madera, recao (culantro) y otras especias. Actualmente, esas entradas en la finca ecológica familiar se complementan con agroecoturismo, talleres educativos y venta de productos con valor añadido en la finca, como mermeladas, dulces  y artesanías. Allí también se ofrecen  servicios a otros agricultores y consultorías sobre temas relacionados a la agricultura ecológica (ver más adelante).

Fincas ecológicas para producir alimentos en Puerto Rico

El modelo de fincas familiares agroecológicas debería ser la base de una estrategia para lograr el aumento neto y de calidad en la producción de alimentos para el mercado interno de Puerto Rico. De esa manera, se puede producir una gran diversidad de alimentos de calidad en cantidades competitivas, mientras permitiría hacer agricultura y conservar la base de recursos naturales (agua, suelo, biodiversidad).  En algunos casos, la agricultura ecológica ayudaría a restaurar áreas degradadas, como en laderas de montañas erosionadas. Este tipo de agricultura puede tener impactos positivos para resolver muchos de los problemas ecológicos, económicos y sociales en el Puerto Rico actual.

En otras ocasiones he argumentado que a través de la agricultura ecológica se podría producir la mitad de los alimentos para la población de Puerto Rico, si se utiliza medio millón de las 2,300,000 cuerdas de área que dispone el archipiélago puertorriqueño. En promedio, cada cuerda de terreno podría producir los alimentos para cuatro personas (o la mitad, para ocho), a base de una dieta que incluya frutas y verduras, viandas, uso moderado de alimentos de origen animal y cereales como arroz y maíz.

El tamaño promedio de las fincas ecológicas de agricultura familiar, viables como unidades productivas, puede ser de 25 cuerdas. Este número parte tanto de la experiencia histórica (ver la tabla abajo) como la personal en el manejo de fincas integradas y diversificadas y  se ofrece aquí como propuesta de trabajo en progreso. Existen fincas orgánicas comercialmente exitosas de producción intensiva de vegetales de dos cuerdas, mientras que en producción de café o leche, las fincas más grandes probablemente tengan mayor viabilidad.

Área en producción agrícola y tamaño de fincas en Puerto Rico de 1935 a 2007

*Datos del Depto. Agricultura PR 2008, The Census of Agriculture USDA 2007, otros.

Sorprende al ver los datos anteriores el enorme cambio que sufrió Puerto Rico en los usos de terrenos, de un 84% agrícola 1935 a 24% en 2007, y ha seguido en descenso. Además, usos agrícolas en el 2007 no quiere necesariamente decir producción de alimentos, pues incluye ornamentales, crianza de caballos, producción de semillas transgénicas, entre otros rubros. En lo que se constata cierta estabilidad a través de los años es en el tamaño promedio de cerca de 40 cuerdas para las fincas. Los promedios incluidos incluyen todo tipo de fincas, como las ganaderas, que usualmente son de mayor tamaño que las de vegetales.

Aunque a través de la intensificación agroecológica y el desarrollo futuro de nuevas estrategias productivas sustentables se podría aumentar en el futuro el rendimiento agroecosistémico,5 no es necesario pensar (por lo menos en las condiciones geopolíticas actuales) en producir todos los alimentos que el País necesita.6 En un país de economía abierta, se continuaría el intercambio de alimentos. Mediante la importación, podrían adquirirse aquellos componentes que son parte de la dieta puertorriqueña y no es viable o rentable su producción en nuestro clima sub-tropical: aceitunas, algunos aceites, cereales como trigo y cebada, frutas exóticas, entre otros. La exportación sería el vehículo para vender productos de alto valor en el mercado internacional, como el café gourmet y frutas tropicales orgánicas frescas y procesadas.

Las fincas ecológicas tienen potencialmente mayor rentabilidad sistémica

Para evaluar la producción y la productividad de las fincas ecológicas familiares es necesario pensar la agricultura desde otro paradigma, distinto al de la agricultura industrial donde lo único que se computa como ganancia es el ingreso en dinero por la venta de uno o dos componentes agrícolas. Por ejemplo, mientras en la agricultura tradicional el arroz es parte de un sistema que incluye otros cultivos asociados (en Puerto Rico se sembraba con maíz, habichuelas, ajonjolí, etc.) y sub-productos (materia orgánica) que forman parte del sustento de la familia agrícola, en la agricultura industrial lo único que se valora es el grano y todo lo demás se destruye.

En el núcleo productivo ecológico se valora la gran diversidad de aportes que se consiguen tanto de las siembras como de los otros componentes de la finca: charcas y quebradas, bosques y setos, plantas medicinales y animales domésticos y silvestres. Además de estas cosechas, la finca ecológica familiar recibe otros beneficios tanto en lo económico como en la reducción de gastos y en el aumento del bienestar de sus miembros.

Ejemplos de aumentos directos de rentabilidad en las fincas ecológicas familiares:

  • Producción y recolección para autosustento familiar: la finca provee cantidad y calidad de alimentos y otros productos, como  vegetales, frutas, madera, medicinales, huevos, leche, carne y pescado.
  • El trueque de productos e intercambio mano de obra es una característica tradicional de la agricultura familiar. En Puerto Rico esto fue un componente importante en lo económico y en lo social.
  • Debido a las características inherentes a la agricultura ecológica familiar, la disminución de insumos externos es un ahorro importante en las gastos de explotación, al eliminar o reducir el gasto en abonos químicos, plaguicidas, semillas híbridas y mecanización pesada.
  • Los agricultores ecológicos pueden complementar sus ingresos con la venta de insumos y servicios a otros agricultores, tales como: composta, estiércol, semillas, plantines, arado con bueyes, uso de maquinaria pequeña, asesorías y certificación.
  • Alrededor del mundo, los agricultores ecológicos familiares complementan sus ingresos con ecoturismo, talleres y otras actividades educativas.
  • Al vivir en el entorno de la finca, los agricultores pueden añadir valor en la finca elaborando productos derivados de su producción agrícola: mermeladas, aceites y cremas en base a plantas medicinales, especias secas y artesanías.

Aportes indirectos que deberían ser compensados por el conjunto de la sociedad

Adicionalmente, cuando se evalúa lo que las fincas ecológicas aportan al conjunto de la sociedad en la cual se insertan, surgen otras contribuciones que deberían ser contempladas y eventualmente compensadas:

  • Conservación y mejora de los suelos: El manejo ecológico de los suelos reduce la erosión, aumenta la materia orgánica y por lo tanto la vida y la fertilidad edáfica, evita la destrucción de ecosistemas sensibles y la sedimentación en cuerpos de agua y costas.
  • Protección frente al cambio climático: A través de la vida en el suelo, las coberturas en los cultivos y la integración de la biodiversidad se secuestra carbono, mientas la reducción en el uso de combustibles fósiles –tanto en la producción como en el transporte de mercancías- reduce las emisiones a la atmosfera de gases que provocan el efecto invernadero.7
  • Uso intensivo de la biodiversidad: Los policultivos ofrecen estabilidad ecosistémica, aumentan la productividad, fomentan el uso de variedades nativas de cultivos, plantas y árboles, aumentan la polinización y apoyan el control de plagas orgánico; a través de una mayor diversificación se logra estabilidad productiva agroecosistémica.
  • Manejo ecológico del agua: Protección de las fuentes y de los cuerpos de agua; recarga de los acuíferos, mejora de la calidad.
  • Reducción de la contaminación ambiental: Se reduce la contaminación del suelo, del agua y del aire, así como de viviendas y estructuras de trabajo.
  • Mejor alimentación y salud: Hay estudios que demuestran que los alimentos de producción orgánica contienen mayor calidad y diversidad de nutrientes.8 La evidencia sobre el impacto negativo a la salud del uso de plaguicidas es abrumadora.9
  • Rescate de la cultura del agro: El rápido proceso de abandono del campo que se dio en Puerto Rico, acompañado por estrategias para denigrar a los campesinos ignorantes y el trabajo agrícola como algo atrasado, es una de las grandes dificultades para conseguir que la gente joven quiera asumir la agricultura como una opción laboral y comercial viable y digna. La práctica de la agricultura ecológica ayuda a promover en la sociedad valores ecológicos, a restaurar la cultura rural como algo positivo y a la recuperación generación de conocimientos agroecológicos.10
  • Revitalización de zonas rurales: En Puerto Rico es necesario recuperar las zonas rurales para la producción agrícola y la creación de empleos directos e indirectos; así como para recuperar, por un lado, la capacidad de producir alimentos, y, por otro, dar nueva vida a los pueblos del interior de la Isla.

Existen varias maneras en que el agricultor ecológico puede ser compensado a través del estado/gobierno por los aportes a favor de la ecología y la sociedad.11 Esto puede hacerse mediante reducciones en los impuestos,  incentivos por la creación de empleos y empresas rurales o créditos y subsidios por menos contaminación e impacto perjudicial sobre el medio natural. En algunos lugares se experimenta con cobrarle un impuesto o tasa al que contamina con agroquímicos, destruye biodiversidad o erosiona los suelos, de acuerdo al daño ambiental que hace. Esto aumenta los costos de producción para la agricultura convencional y por lo tanto, hace más competitiva a la agricultura ecológica.12

Esto último es una manera de hacer responsable a la agricultura contemporánea de una gran cantidad de costos ecológicos, sociales, económicos y  sanitarios  -las llamadas externalidades– que son asumidos por el conjunto de la sociedad y abaratan artificialmente la producción industrial de alimentos.13 En algún momento habrá que aceptar la baja productividad neta y los altos costes externos que sustentan los modelos actuales de producción agrícola y de alimentos industriales. Éstos están bajo el control de un reducido número de corporaciones transnacionales, concentradas en unos pocos cultivos y razas de animales, dependientes de tecnologías que depredan los recursos no renovables, contaminan la naturaleza, impactan negativamente sobre la salud de la gente y destruyen la diversidad natural y humana. Una vez se introducen todas las variables en la ecuación, la agricultura ecológica familiar resulta verdaderamente rentable.

  1. Este artículo es parte de una serie que se publica en 80grados.net. En ocasiones la información, argumentos y bibliografía se complementan y preferimos no repetirla. Una rápida búsqueda en internet bajo ‘Jules Pretty + sustainable agriculture’ lleva a una gran cantidad de información sobre productividad de sistemas agrícolas sustentables. []
  2. Por Olivier De Schutter, “Report to the Human Rights Council, UN,” diciembre de 2010:www2.ohchr.org/english/issues/food/docs/A-HRC-16-49.pdf []
  3. Ver traducción en español del libro Farming for the Future: C. Reinjntes, B. Haverkort, A. Waters-Bayer. (1995) Cultivando para el futuro: introducción a la agricultura sustentable de bajos insumos externos. Editorial Nordan, Montevideo. Recomendamos “LEISA revista de agroecología” para conseguir excelente información sobre la evolución a nivel de campo de estas tecnologías agrícolas: www.leisa-al.org. []
  4. La agroecología se define como “…como una disciplina que provee los principios ecológicos básicos sobre cómo estudiar, diseñar y manejar agroecosistemas que son productivos y a su vez conservadores de los recursos naturales y que además, son culturalmente sensibles y socialmente y económicamente viables.” Ver la amplia bibliografía del profesor Miguel Altieri (profesor chileno de la Universidad de Berkley), especialmente su libro Bases científicas de la agroecología. Para el desarrollo de la agroecología ver: SOCLA, Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología: http://agroeco.org/socla/ []
  5. Ver, de Jules Pretty, “The sustainable intensification of agriculture (2010)”, http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1477-8947.1997.tb00699.x/abstract. []
  6. No somos muy partidarios de la intensificación de la producción a través de tecnologías hidropónicas, pues con frecuencia representan intervenciones radicales sobre la corteza terrestre, la importación de materiales para la construcción de los invernaderos y el uso de productos químicos de síntesis para abonar. Sin embargo, hemos visto proyectos hidropónicos con buena calidad de producción de vegetales, y es muy posible que la hidroponía de características más ecológicas sea algo que se vaya desarrollando en el futuro. []
  7. Ver “Alimentos y cambio climático: el eslabón olvidado,” GRAIN, 2011. http://www.grain.org/fr/article/entries/4364-alimentos-y-cambio-climatico-el-eslabon-olvidado []
  8. Para ver alguna de la literatura disponible en inglés:http://www.ota.com/organic/benefits/nutrition.html []
  9. Hay cientos de artículos científicos sobre el tema, Pesticide Action Network of North America (http://www.panna.org/) tiene una base de datos en formato accesible al público: http://www.pesticideinfo.org/ []
  10. Sobre la recuperación en el imaginario social puertorriqueño de la cultura del agro, ver la tesina de maestría de Mayra Nieves “Estrategias de gestión cultural para la promoción de la agricultura ecológica en Puerto Rico” Universidad de Puerto Rico, Río Piedras, 2011. []
  11. Hacia el final de nuestro artículo “La soberanía alimentaria: historia y desafíos” se incluyen propuestas para una política impositiva que favorezca la agricultura ecológica y desincentive la agricultura industrial. Ver: http://www.80grados.net/2011/09/la-soberania-alimentaria-historia-y-desafios/ []
  12. Los países nórdicos y varios estados de Estados Unidos han establecido impuestos para limitar el uso de abonos químicos y pesticidas en la agricultura. Hay bastante información disponible, por ejemplo: http://www.newrules.org/environment/rules/fertilizer-pesticide-bans-or-taxes []
  13. Ver sobre el tema de las externalidades:  http://www.cifaed.es/archivos/publicaciones/6.pdf  y http://revistas.um.es/agroecologia/article/view/117211 []

  • Pingback: cloud.gonitro.com/p/b91O6sAg1hsP-zWNFVhNlg()

  • Muy informativo este artículo, especialmente los datos.  Recuerdo que en los años 60 y 70 cuando vivian mis abuelos, yo tuve la oportunidad de disfrutar del arroz con pollo, las habichuelas blancas con calabaza, todo producto de la finca de aproximadamente 5 cuerdas de mis abuelos en la Paloma en Hatillo.  Son recuerdos inolvidables.  Espero que haya un renacimiento de la agricultura en Puerto Rico.  Artículos como este inspiran esa posibilidad.  Gracias.

  • Mariecel Maldonado

    Excelente artículo.  Mi padre me contaba como sembraban ellos arroz del pais en un barrio de Utuado en una pequeña finca de Guaonico en los años veinte y hasta los treinta, cuando se popualrizó a consumirse el arroz blanco.