Inicio » 80grados, Columnas

El país sin nombre


La mayoría de los que viven allí lo llaman América, desde la época de la conquista de grandes extensiones de México en la década de 1840. No obstante, ni siquiera es América del Norte. El nombre América le fue dado por los conquistadores españoles a todo el territorio que va desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Americanos somos todos los que hemos nacido o adoptado este inmenso territorio como el lugar para vivir.

Otros lo llaman Estados Unidos, para referirse a su carácter federado, pero también existen estados federados venezolanos, mexicanos y  brasileños. Podrían llamarse Estados Unidos de América del Norte, pero también los Estados Federados (Unidos) Mexicanos están en ese continente.

Aún otros los llaman norteamericanos, pero en América del  Norte también viven los  mexicanos y los canadienses. Tampoco los podemos llamar norteamericanos anglosajones porque hay anglosajones en Canadá. Además, los habitantes originales de este territorio vinieron de Asia y fueron diezmados por los conquistadores europeos de diversos países. ¿Y qué de los africanos que fueron traídos como cautivos esclavos? ¿O los inmigrantes que han llegado a América del Norte desde los más diversos países?.

Entonces ¿qué queda? Algunos los  llaman gringos. Otros los llaman yanquis o imperialistas yanquis. Pero hacerlo de forma correcta requiere referirse a la clase dominante, al estado, no a los oprimidos. Porque son los representantes de la clase dominante, dentro del estado o fuera de él, los que impulsan la ideología de su supuesta superioridad racial, lo mismo frente a los oprimidos en el imperio, que en las colonias y neocolonias.

Usar las palabras americanos o norteamericanos para referirse a los que en realidad son los representantes de la clase dominante del estado imperial que nos sojuzga desde 1898, es quedarse preso dentro de los límites de la ideología imperial. Esa ideología es excluyente y racista, porque se pretende dejar fuera a todos los que no son anglosajones y otros llamados blancos del imperio norteño, de la categoría americanos. No hay que olvidar que el uso del lenguaje de la clase dominante de un imperio en una colonia, es una forma de someterse a sus límites económicos y políticos.

No hay grupos humanos inferiores ni superiores, sólo diferimos en los procesos histórico-sociales por los que hemos pasado. Los humanos surgieron en África. Sistemas sociales avanzados se desarrollaron en Mesopotamia en el Oriente Medio y en el norte de África, Egipto. Luego sucedió algo similar en China, India y Meso América. El desarrollo de Europa se mantuvo retrasado con respecto a los otros continentes. Después se desarrollaron imperios en el Oriente Medio, otros con base en el Mediterráneo como Grecia y Roma y en Asia

Los imperios se forman a través de la guerra, el control represivo y la explotación del trabajo de los colonizados. Con el tiempo las transformaciones culturales y la ideología vienen a jugar un papel importante en la estabilización de los imperios. La supuesta superioridad cultural y política del imperio es inculcada a los colonizados para mantener su dominio.

En los imperios modernos el racismo juega un papel fundamental para dominar a los colonizados. El mismo surge como resultado de la colonización del nuevo mundo por las potencias europeas. Primero se desarrolla con respecto a los habitantes de lo que vino a ser nombrado América, para justificar el trabajo forzado. Después se usó para justificar el cautiverio y esclavitud de los africanos.

Las razas no existen, sólo hay diferentes historias humanas en distintos pueblos. Las diferencias biológicas entre los grupos  humanos son mínimas. El color de la piel no tiene nada que ver con la inteligencia y el desarrollo de los humanos. Sólo el racismo, que no tiene ninguna base científica, lo convierte en una desventaja para algunos grupos humanos. El racismo ha sido utilizado por las clases dominantes de los imperios para tratar de justificar su dominio sobre las colonias y neocolonias.

La clase dominante del imperio ha utilizado la ideología racista como forma de mantener sojuzgados a los puertorriqueños. Esta se ha expresado como supuesta vagancia, falta de espíritu de empresa y docilidad, entre otras formas.  Afirmar la humanidad de los puertorriqueños, igual a la de cualquier otro pueblo, es afirmar la aspiración a la libertad. Conocer que somos uno de los pueblos de América es parte importante de ese proceso de liberación.

  • Manuel Domenech

    Hay que aclarar algunos puntos. La primera república de este continente fue ese país que, por ser la primera, se autodenominó Estados Unidos de América. La declaración unilateral de su independencia fue en 1776 muchísmo antes que la declaración de la independencia de cualquier país latinoamericano. Por esa razón Estados Unidos fue modelo. Tan modelo que el nombre de Estados Unidos de … que tienen varios países latinoamericanos fue por copia del sistema constitucional de esa nación. Si por un lado, EUA integró varios territorios aledaños como estados no olvidemos que las guerras intestinas de las repúblicas latinoamericanas hicieron lo mismo. Una guerra entre Bolivia y Chile le costó a Bolivia su única salida al mar. La guerra del Pacífico entre Chile y Perú hizo que Tarapacá pasara a manos chilenas, etc. En estos momentos hay un litigio entre Chile y Perú por una zona marítima en espera de una decisión del Tribunal Internacional de la Haya. Estos son solo ejemplos de las varias guerras entre países latinoamericanos. No todo lo malo está en el vecino del norte.

  • benet

    Muy buen artículo!