Inicio » 80grados, Puerto Rico

Funny people


cartel, final¿Dónde está situado el intelectual en Puerto Rico? Un intelectual utilizó la elíptica en el gimnasio y la abandonó sin secar su sudor del aparato. La acusación fue de indecencia, pero fungía como docente, traté de explicarle a las masas tonificadas sin éxito. “Mucho mollero y poco seso,” me dije para consolarme. Pero, en todos los espejos del gym, era yo repetido, haciendo cerebrito en cuerpo de camisilla, igualito a ellos.

La Isla es un nido de anti-intelectualismo. “No se valora pensar”, escribió un amigo en Facebook. “Los y las intelectuales somos pájaros raros,” alguien le comentó. “Ni que pensar fuera pajarear,” ofreció un amigo en común. “Pajearse, más bien,” un troll.

Y así, más o menos, se piensa la crisis intelectual en el patio desde la perspectiva del pensador patrio y apático, sin recibir compensación por sus posts y sus rants. “Rats!,” gritaba Charlie Brown, “Why can’t I have a normal dog like everyone else?” En la tirilla, el perro dormía boca arriba encima de su casita. En la vida real, los y las intelectuales del patio no duermen noche y día preparando los planos para su propia casa club.

No es fácil vivir en el trópico y ser inteligente. Mucho menos cuando “el diagnóstico del País es muerte cerebral.”  Algo así leí en Facebook en ocasión del fallecimiento de una celebridad notoria por el bochorno y el escándalo. Muchos intelectuales andaban de fiesta, guaracheando. En ocasión de no ser tan “charros” como el resto. Ni tan “cafres.” Ni tan “bestias,” tampoco.

En estas navidades mi meta es darle duro a las pesas para a lo menos poder pararme junto a mi intelectual favorito frente al espejo. ¿Será ese mi lugar? “Mucho mollero y poco seso,” me dijo para sonsacarme. Pero en todos los espejos del gym, era él repetido, haciendo cerebrito consigo mismo.

Si la isla es un nido de ratas. La clase intelectual es a) su vocero (get it?). O b) aprendiz de Splinter. A mí me sucede que me ababacho y me atortugo un poco al momento de presentar mis argumentos ante el público lector. Por eso todo lo convierto en un chiste. Como el del intelectual que abandonó el pueblo en busca de su lugar en el mundo con linterna, provisiones y caseta. Caminó poco hasta trazar una línea en la tierra. Dijo “hasta aquí.” Y en esa división fundamentó sus ideas. En ocasiones, se asomaba, miraba hacia el poblado y gritaba “¡Idiotas! ¡No entienden que no me siento entendido por ustedes! ¡Malagradecidos!” Pero en el pueblo estaban tocando una guaracha y nadie se enteró.

Es cómico porque es verdad.

  • Pingback: Exede()

  • Pingback: sat internet()

  • Pingback: drugrehabcentershotline.com treatment centers()

  • Pingback: direct payday loans halifax nova scotia lender()

  • Pingback: payday loan()

  • Pingback: AngiesList Review()

  • Pingback: Find Chicago Limo()

  • Pingback: buy soundcloud plays()

  • Pingback: poweradjusters.com()

  • Pingback: cheap runners world magazine subscription()

  • Pingback: loan for bad credit()

  • Pingback: bad credit loans()

  • Pingback: loan bad credit()

  • Pingback: bad credit lender()

  • Pingback: empower network review()

  • Pingback: loans for poor credit()

  • Pingback: nederland vakantie()

  • Pingback: loan for poor credit()

  • Pingback: loans for bad credit people()

  • Pingback: Phone reverse lookup()

  • Pingback: additional info()

  • Pingback: Discover NHCPS()

  • Pingback: have a look my video to discover how to win at roulette immediately()

  • Pingback: ACLS Certification Discount()

  • Pingback: Pension()

  • Pingback: premier league philippines()

  • Pingback: Houses Rent Bethlehem PA()

  • Pingback: Atlanta GA car detailer()

  • Pingback: foods that burn fat()

  • Pingback: Watch The Video()

  • Pingback: Best RO Filter()

  • Pingback: football training, football training drills, training for football, click here, now, more info()

  • Pingback: fat loss factor()

  • Pingback: easy healthy recipes()

  • José Felipe González Pabón

    Si usted es un intelectual nato, es decir, le llama la atención de manera muy urgente el asunto de el saber y el internarse en los laberintos del conocimiento, y si esta actividad le satisface y gratifica más que otras actividades, pues no se amilane ante críticas, rechazos y desaprobaciones. Por el contrario, continue adentrándose sin tregua ni pausa en esos rumbos y siga disfrutándolo con tanto entusiasmo y asombro como siempre, pues esas sensaciones son infinitas. Y quien que está inmiscuído e involucrado intensamente en la intelectualidad le dedica un segundo de su pensamiento a algo que no sea la energización mísma del proceso intelectual? Quien, en esas circunstancias, está pendiente de o presta atención a lo que otros opinen sobre la intelectualidad cuando como intelectuales estamos en una cumbre de gozo orgásmico tan placentera?

  • http://www.facebook.com/eduardo.sandez.31 Eduardo Sandez

    Mucho se ha dicho acerca de ” qué es ” un intelectual y, al parecer, no hay un real y general acuerdo. Propongo que, a modo de ejercicio, cada uno de nosotros se pregunte ” qué NO es ” un intelectual. Tal vez entendamos un poco mejor este pseudoalambicado asunto………… tan propiamente… humano

  • Isable

    La intelecutalidad, si ésta es equivalente a academia, (ver Liliana abajo), es un proceso de adquisición por osmosis, elitista, e inherentemente circular: un intelectual es aquel que puede certificar la intelectualidad de otro.

    Yo prefiero otro epítetos, por ejemplo; sensible, profunda, o crítica. O acaso; sexy, linda, simpática, o generosa. En un mundo perfecto los tendría todos.

    Advertencia al intelectual dicotómico: mi posición no niega la academia (me he pasado los últimos 14 años de mi vida en ella), si no que la abraza como instrumento en vez de aferrarse como si esta fuera la única puerta de acceso… o las última diez donas de Krispy Kream ever, you choose.

  • http://www.facebook.com/mercedespadilla.works Mercedespadilla Works

    Por lo menos yo prefiero apartarme de aquellos intelectuales que son demasiado cínicos y tienen un complejo de superioridad muy elevado.

  • http://www.facebook.com/nosveran Nos Verán

    Bien ”Animal Planet” podría cubrir los comentarios sobre los intelectuales, no creo estar en las Galápagos cuando me encuentro con algún intelectual. Al parecer los puertorriqueños no podemos ser intelectuales (qué lástima) porque o nos ”partímos” o como todo buen ”adorno” nos pasamos en Marshalls. Creo que hay que tener mucha prudencia entonces, no vaya a ser que tengan un intelectual sobre su mesa de noche y no lo sepan.

  • http://www.facebook.com/lilliana.ramoscollado Lilliana Ramos-Collado

    Conozco intelectuales así, y también gente de otras profesiones. Pero estoy bastante harta de los intelectuales que se avergüenzan de ser intelectuales. A lo mejor, Guillermo, estás acudiendo al gym equivocado. Trata del gym del salón de clase. Es otra cosa.

  • http://www.facebook.com/angelm.maldonado.7 Angel M Maldonado

    Las instituciones han dado poco espacio para el florecimiento del intelectual orgánico. El intelectual es mirado como un pájaro de mal aguero, como un adorno en la sociedad del espectáculo. Aquí pensar e intentar comunicar es casi podrirse en el ostracismo.

  • gerardo torres

    Y hasta dónde es el intelectual puertorriqueño, completamente desligado de su pueblo, el culpable de que existan estas lagunas entre unos y otros. Cuando un reconocido escritor negro en PR dice que somos una cultura hispánica, revela lo esquizofrénico de esa identidad y reafirma esa brecha, en su plano personal y en su conversación con el pueblo. Peor que la falta de una cultura intelectual es la cursilería que caracteriza a muchos de los intelectuales en la isla de los espantos. Como decían en los cerros de Cayey, “son tan finos que se parten”.